Sin Perdón

El comienzo de la lucha se llama la primera grabación de este grupo, un inicio catalogado como político y directo con el que los cuatro integrantes de Sin Perdón salieron a los escenarios punk de Santiago en 1998. Pero según la misma banda la historia toma un rumbo nuevo en otro disco, esta vez con un título sobre lágrimas y desconsuelos, donde las letras evolucionan hacia los temas personales y las canciones hacia el punk melódico, una tendencia en la que Sin Perdón es uno de los precursores en Chile.

Leer más

Años

Santiago, 1998 -

Décadas

1990 |2000 |

Géneros

Sin Perdón

Integrantes

Ratón, guitarra (1998 – 2002).
Claudio Lobos, bajo (1998 – •).
Rodrigo, voz y guitarra (2000 – 2001).
Ítalo Valentino, batería (2000 – •).
Paz, voz (2000 – 2002).
Ramón Vidal, guitarra (2001 – •).
Ismael Bustamante, voz y guitarra (2002 – •).
Daniel Soto, teclados (2004 – •).

Camila Rioseco

Perseverante y profesional, este grupo ya completa cinco grabaciones entre demos y discos oficiales, donde muestran un depuramiento de su sonido y un evidente crecimiento como banda. Sus orígenes, como es frecuente, están en bares y locales asociados al underground, circuitos que Sin Perdón fue ampliando en sus giras por Chile junto con sus primeras grabaciones, El comienzo de la lucha (1998) y … de amor y tragedia… (2000).

Cambios de integrantes y la incorporación del teclado se sumaron a la primera grabación que la banda consideró más que un simple demo: es … viejas y nuevas tragedias… (2004), que incluye varios temas grabados con anterioridad, y con el que llegaron a rankings de radios y tiendas. Con ese disco Sin Perdón da vuelta la página, muestra reediciones de canciones previas junto con creaciones inéditas y demarca la etapa que los pone de frente a tocar punk melódico en todo el país y en ciudades argentinas y peruanas.

La aceptación del público adolescente aumentó considerablemente en 2005, año en que fueron contactados por el sello El Escarabajo para editar su próxima placa, Sin Perdón (2006). Es el disco más destacado de la banda hasta el momento, y, que les permitió la entrada a festivales masivos como Hit Me (2006), Vive Latino (2007) y La Cumbre del Rock Chileno II (2009). Así mismo Sin Perdón ha tocado con grupos nacionales como Inestable, Gufi y Tronic y extranjeros como los argentinos Shaila y El Otro Yo, los estadounidenses Yellowcard (en el mismo festival de 2006), los escandinavos Millencolin (el 16 de octubre de 2008 en el Teatro Caupolicán) y los estadonidenses New Found Glory (9 de diciembre de 2008 en el Estadio Víctor Jara).

Las temáticas de amor y de crítica social han ido ganando un público leal y fanático para el grupo, que en julio de 2009 lanzó su sexto disco, El valle condena. Esta vez se trata de una crítica frente a la amenaza ambiental que representa el proyecto minero Pascua Lama, instalado por la compañía transnacional Barrick Gold en la zona cordillerana correspondiente a la región de Atacama en Chile. Sin bien Sin Perdón se ha acercado al pop, sus raíces de punk melódico aún se escuchan en sus canciones, y su historia es un referente para nuevas bandas del género.

Trilogía de Nueva York: mujeres sacan la voz

Desde la gran ciudad de la música, el año arranca con publicaciones de nuevo material. Tras una década de silencio, la cantante Claudia Acuña presentó Turning pages, editado por su propio sello, mientras que la gran saxofonista Melissa Aldana lidera un quinteto en Visions, y la guitarrista Camila Meza adelanta Ambar, junto a una pequeña orquesta.

Paloma Mami, siempre un poco más

Las audiencias de la música pop se inclinan hoy por el streaming y según reportes allí la estrella del trap pasó a ser el fenómeno nacional más resonante de Spotify.