Sandro Salvati
Foto: archivo de Orlando Avendaño

Sandro Salvati

Las investigaciones del musicólogo Álvaro Menanteau confirman a Sandro Salvati como el primer saxofonista moderno del jazz nacional (una permanente alternativa al altoísta Patricio Ramírez). Su historia como solista está estrechamente vinculada a todas las corrientes de vanguardia jazzística surgidas en Chile desde que a fines de los ’50 comenzara el histórico enfrentamiento entre músicos de tendencias tradicionalistas y progresistas.

Fechas

1936-2003
Santiago

Décadas

1950 |1960 |1970 |1980 |1990 |

Géneros

Grupos

Sandro Salvati

Iñigo Díaz

Nació en 1936 en Buenos Aires, pero adoptó la nacionalidad chilena tiempo después cuando sus padres italianos (una familia de artistas ligada a la música docta) se instalaron en Santiago. Por esta razón su primer acercamiento a la música respondió a un doctrinario adiestramiento en el piano y violín clásicos, que a la larga le permitió integrar la técnica interpretativa a su enorme intuición como músico de jazz.

Sus primeras referencias en el saxofón (fortuitas, por cierto, pues descubrió el jazz al caminar por enfrente de la fachada del Club, en calle Merced) fueron hombres como Mickey Mardones y Kiko Aldana, quienes al promediar los ’50 ya estaban abriéndose hacia opciones más cercanas al bebop y dejando atrás el hot jazz tradicional. Salvati y su saxofón irían directo hacia las corrientes musicales vanguaristas. La historia lo reconocería posiblemente como el más adelantado -estéticamente- de todos los saxofonistas de su época (Gonzalo Gómez, Oscar Acevedo, Álvaro Vicencio y Mario Escobar Jr).

En 1957 se integró como saxofonista tenor al conjunto The Six & Seven, dirigido por el contrabajista Julio Andrade, donde siguió en contacto con músicos modernos y logró imponer sus conocimientos de maestros del saxo como Charlie Parker (en el bebop) y Lee Konitz (en el cool jazz). Al año siguiente se trasladó al saxofón alto, su instrumento definitivo.

En adelante, Salvati se relacionó únicamente con los principales hombres de las vanguardias jazzísticas. Se asoció con los pianistas Omar Nahuel, Mariano Casanova y Ronnie Knoller (con quien participó en el Festival Internacional de Uruguay), se integró los Chilean Jazz Messengers (del pianista Miguel Sacaan) y grabó para el Village Trío (del también pianista Roberto Lecaros). En 1960 se había instalado en Nueva York, ciudad donde pudo tocar en el legendario club Birdland y asistir a actuaciones de solistas como John Coltrane, Eric Dolphy y Paul Desmond.

De regreso en Chile ya estaba totalmente alejado en intereses de la línea mainstream que cultivaban algunos de sus saxofonistas contemporánes. Salvati estableció su nuevos vínculos con los hombres que iban tras la música de alto riesgo: los pianistas Matías Pizarro y Manuel Villarroel. Con ellos realizó importantes sesiones de free jazz, hasta entonces inédito en nuestro país. Poco después ingresó en los territorios del jazz electrificado uniéndose a los dos grandes conjuntos de los ’70 en esta línea: Fusión (1972, con Pizarro y el bajista peruano Enrique Luna), Aquila (1973, liderado por el vibrafonista Guillermo Rifo), y Nuevas Direcciones (1975, con un baterista Pedro Greene recién llegado de sus estudios en Boston, París y Amsterdam).

Ambas bandas contaron con el visceral y explosivo estilo de un Sandro Salvati que ya había transitado por todos los lenguajes del jazz moderno. A fines de los ’70, comenzó a alejarse progresivamente del jazz y finalizó sus apariciones junto a Enrique Luna en 1995 y en algunas muy esporádicas jam sessions. En septiembre de 2003, y víctima de un edema pulmonar, falleció quien fuera uno de los hombres más significativos en la transición del jazz clásico al moderno.

«Solo quiero que la gente se entretenga»

Ases Falsos libera este  jueves 21, por 24 horas, su disco Mala fama, el tercero del año de Cristóbal Briceño. En  marzo arrancó el año con un disco de cumbias con guitarra y en mayo siguió con uno solista cargado de melancolía. De los tres discos, habló con MusicaPopular.cl en la que, afirma, será por un tiempo la única entrevista que dará a un medio escrito.

El histórico reencuentro en sus 50 años

El anuncio del guitarrista Mario Gutiérrez de invitar a Germaín De la Fuente a la celebración de los 50 años del Los Angeles Negros marca un hito histórico: Ambos fundadores, compañeros de liceo en San Carlos, no se reencuentran desde 1974. La historia detrás del reencuentro.