Aquila

De la mano del joven compositor y vibrafonista Guillermo Rifo, el grupo Aquila llegó a ser reconocido en la historia como el primer proyecto sustantivo en el encuentro del jazz con la música popular y la música docta. Como un legítimo e híbrido ensamble de cámara, Aquila encontró su protagonismo en una variante de estilo y punto de vista creativo que no sólo sobrevivió largamente en la música chilena sino que se convirtió en una de las ramas más fuertes desde los últimos 30 años: la fusión.

Leer más

Años

Santiago, 1973 - 1974

Décadas

1970 |

Géneros

Aquila

Integrantes

Guillermo Rifo, vibráfono y dirección (1973 – 1974).
Sandro Salvati, saxo alto (1973 – 1974).
Guillermo Olivares, piano eléctrico (1973 – 1974).
Williams Miño, bajo (1973 – 1974).
Sergio Meli, batería (1973 – 1974).

Iñigo Díaz

Desde 1965, un Guillermo Rifo de 19 años actuaba en la sección de percusiones de la Orquesta Sinfónica de Chile. En 1969 había fundado el Grupo de Percusión de la Universidad Católica y en 1971 ya se encontraba experimentando con el vibráfono (instrumento de percusión melódica) en el lenguaje jazzístico, en conciertos junto a los hermanos Roberto Lecaros y Mario Lecaros, siguiendo a vibrafonistas clásicos como Lionel Hampton, Red Norvo o Milt Jackson. Su permanente impulso hacia el redescubrimiento de la música popular lo llevó a reunirse con el baterista Sergio Meli, quien había tocado hasta 1969 con los Lecaros en el grupo de jazz Village Trío.

Al igual que el epicentro de músicos que frecuentaban la casa del pianista Matías Pizarro para tocar jazz y dar vida al grupo Fusión, el reducto de Rifo y Meli para organizar a Aquila, se configuró en la discoteque Rosso Nero en el centro comercial Apumaque, que había abierto espacios para el jazz los lunes de cada semana y cuyos propietarios eran el propio Meli y el cantante pop Paolo Salvatore. En 1973, Aquila terminó como ordenarse como quinteto con una importante diversidad de influencias. Era liderado por el vibráfono de Rifo, cuyo origen estaba en la música clásica, y el fondo de Sergio Meli, baterista de la generación del jazz moderno, y además contaba con la incorporación del saxofonista alto Sandro Salvati (que recién había pasado por el prototipo de Fusión), el pianista eléctrico Guillermo Olivares, hasta 1972, integrante del grupo rock Embrujo) y el bajista eléctrico Williams Miño (con experiencia en la música popular).

Aquila editó su único disco, Aquila (1974), a través del sello Alba, incorporando composiciones afines a la fusión pertenecientes en su mayoría a Rifo, además de creaciones del resto de los miembros del quinteto y piezas del jazz moderno de Pharoah Sanders y Herbie Hancock. Cerró su vida activa rápidamente, tras pocas apariciones en cierto underground y con los inconvenientes de una ciudad con toque de queda. Aunque como según señala el musicólogo chileno Álvaro Menanteau en su libro Historia del jazz en Chile (2003), en ese breve lapso Aquila alcanzó una categoría fundacional en la línea de la música instrumental de mezclas.

Tras la bajada de telón, Guillermo Rifo siguió desarrollando su veta popular al dirigir musicalmente al Sexteto Hindetmith 76 (1973), ensamble de cámara docto que profundizó en la música de raíz folclórica, y luego liderando el grupo electroacústico Latinomusicaviva (1978), uno de los proyectos más significativos de la fusión latinomericana.

Tres ciudades para el Día de la Música Chilena

Ana Tijoux, La Combo Tortuga, Villa Cariño, Álex Anwandter y María Esther Zamora con Pepe Fuentes figuran entre la docena de artistas que actuarán el 4 de octubre en el Velódromo del Estadio Nacional. Con distintos carteles, la celebración se replicará el 5 y 6 de octubre en Chillán y La Serena, respectivamente. La entrada es gratis (+).

«La despedida» de Cami

La cantante da a conocer el tercer adelanto de su próximo disco y se prepara para actuar en el Lunario del Auditorio Nacional de Ciudad de México.