Miguel Jiménez

Guitarrista de jazz y fusión, Miguel Jiménez es un ejemplar de la generación que vivió la transición musical durante la década de 1990. Más centrado en la enseñanza que en la creación autoral, fue un nombre sin demasiada visibilidad durante gran parte de la década de los 2000, aunque ello no le impidió de incursionar en distintos proyectos de jazz latinoamericano, jazz fusión, jazz manouche y jazz contemporáneo, como el que en 2017 desembocó en su primer disco como líder, Espiral.

Fechas

Santiago - 05 de mayo de 1974

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Con estudios especializados en Nueva York junto a profesores de la estatura de Kurt Rosenwinkel y Jonathan Kreisberg, Jiménez se ha volcado más hacia un trabajo al interior de la academia que a una activa presencia en los escenarios del circuito jazzístico. Licenciado en Música de la Universidad de las Américas y también intérprete de guitarra de Projazz, desde comienzos de los años 2000 pasó a integrar el staff de académicos en ese instituto de formación. En paralelo, Jiménez también ha explorado en el encuentro de la música latinoamericana con el jazz, toda una escuela activa en la música.

En 1999 comenzó a tocar con el cuarteto La Saga, donde compartió con el fallecido saxofonista Eloy Alquinta y grabó los discos Calienta oreja (2001) y Desde la tierra (2008). Indistintamente apareció como músico de sesión, trabajando con figuras como Moyenéi Valdés y Paz Court, mientras exploró las guitarras acústicas para entrar también en los territorios del jazz manouche, tocando con variados elencos y solistas, como el virtuoso guitarrista Marcelo Salinas. Durante su estada en Projazz dirigió sus primeros conjuntos de jazz, convocando a otros profesores músicos, como el contrabajista Nelson Vera y el prestigiado baterista Andy Baeza. Luego de esa etapa, Jiménez rearticuló sus conjuntos y en 2017 publicó con el sello Vértigo el disco Espiral, a la cabeza de un cuarteto con Valentino Baos (piano), Milton Russell (contrabajo) y el propio Andy Baeza (batería).

Carolina Soto y su regreso discotequero

Desde un silencio musical, la ex baladista de "Rojo" sube el volumen al máximo con "La reina soy yo", una canción para la pista de baile y la esfera de espejos. Dedicada a la comunidad LGBTI, su lanzamiento se realizó en el contexto de una Marcha del Orgullo Gay en plena cuarentena. «A veces necesitamos poner la radio fuerte, bailar y olvidarnos del mundo», dice la cantante rancagüina.

Una candidata incomparable

En la recta final de la entrega de postulaciones, la estrella de la Nueva Ola concita el apoyo de organizaciones feministas como la Matria. Será una deliberación reñida y friccionada, toda vez que en 75 años de premiación solo tres mujeres lo han obtenido.