Arlette Jequier
Foto:

Discos

Arlette Jequier

No sólo su nombre y presencia frente al micrófono del grupo experimental, rockero y subversivo Fulano marcó una línea de música en dictadura. También fue el enfoque vanguardista que Arlette Jequier le dio al canto popular el que instauró toda una escuela musical desde el underground. Ocurrió desde mediados de los ‘80, cuando el sexteto apareció por primera vez en universidades y subterráneos con esta joven cantante, y también en las décadas posteriores cuando dos generaciones de voces femeninas encontraron en Jequier un sello musical y una inspiración absoluta. Independizada después de 30 años, Jequier abrió otra rama del canto cuando inició su camino solista con una propuesta que ella definió como “la música de lo impermanente”.

Fechas

Viña del Mar - 01 de agosto de 1958

Décadas

1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Arlette Jequier 2

Iñigo Díaz

La explicación del fenómeno de generación espontánea de lo que se conoció como “estilo Jequier” también se puede encontrar en los intereses musicales más que en un estudio riguroso del canto. Cuando era alumna de Estadística en la Universidad Austral de Valdivia se involucró con el jazz de muy distinta a la de otras cantantes. A Jequier nunca le llamaron la atención las intérpretes vocales de swing, sino los solistas modernos: Thelonious Monk y John Coltrane. Su primer acercamiento a la música de avanzada no fue temático, sino instrumental.

A Santiago llegó en 1981, a los 22 años, para estudiar Pedagogía en Música en la Facultad de Artes de la Universidad de Chile. Ahí se involucró con jóvenes músicos que integraban un grupo llamado Media Banda (Francisco Pato Zúñiga, Cristián Crisosto, Jaime Vivanco, Willy Valenzuela), y luego comenzó a estudiar técnicas de canto lírico con Lucía Gana. También fue alumna de la primera maestra del canto popular en Chile, Inés Délano. Pero algo más significativo fue el estudio de clarinete que tiempo después también definiría ese estilo vocal propio. “Tuvo mucho que ver también la combinación de clarinete y canto. De esa mezcla instrumental y vocal surgieron cosas importantes”, explicaría.

Por entonces, en una época de universidad en peligro e intervención, Jequier frecuentaba las sesiones de ensayo del grupo Media Banda y escuchaba música considerada casi inaccesible: la cantante avant-garde escocesa Maggie Nicols, la cantanta polaca de fusión Ursula Dudziak, toda la serie de compositores e improvisadores del movimiento del Rock in opposition, la obra completa de Frank Zappa y su colaborador Captain Beefheart, además de los exponentes de la música erudita brasileña como Hermeto Pascoal, Egberto Gismonti. En 1984 todo eso se traspasó al grupo que sucedió a la Media Banda y que se llamó Fulano.

Maquinarias y canciones
Jequier se integró a la vorágine del sexteto experimental antifascista, donde concretó su imagen inmersa en una banda masculina y donde multiplicó su funcionalidad vocal. Su voz aparece en el scat melódico de “Suite Recoleta” (1987), “Perro chico malo” (1989) y “Godzilla” (1997), pero también tuvo matices rockeros en “La historia no me convence, sólo me atraganta” (1989) y “Morbosadoquista” (1993).

Arlette Jequier convirtió la voz en una herramienta de color instrumental mucho más que en la función narrativa y soporte de un texto. Con ella, Fulano obtuvo triunfos en sus himnos “Sentimental blues” (1989), “Lamentos” (1993) y la que probablemente haya sido la más grande interpretación de Jequier en toda esa historia, “Arañas de tribunal” (1997). Jequier está en toda la discografía clásica del grup: Fulano (1987), En el bunker (1989), El infierno de los payasos (1993) y Trabajos inútiles (1997).

Más tarde, ya integrando la MediaBanda que fue refundada el año 2000, la cantante presentó otras propiedades al ejecutar solos para “No hay que apegarse al pasado” y “El largo camino hacia la superación de la estupidez” (de Entre la inseguridad y el ego, 2004), improvisaciones libres absolutas en “Mala lilili papala polú” y “Trío” (de Dinero y terminación nerviosa, 2007) y una combinación de dúos con su hija Regina Crisosto Jequier . Muchas cantantes contemporáneas han sido marcadas por Arlette Jequier desed diversos ángulos: las cantantes de jazz Rossana Saavedra y Juana Rodríguez, las cultoras de la fusión Ana María Barría y Lorena Gormaz, las cantantes pop Claudia Stern y Paula Hinojosa y solistas como Renata Carrasco, María Perlita y Verónica Soffia.

En 2009, Jequier anunció su salida de MediaBanda y a inicios de 2013 dejó también a Fulano. Tras concentrarse en un nuevo período como maestra de canto, en 2015 comenzó a trabajar en nuevas creaciones y a organizar un sexteto con músicos de jazz, rock, música experimental y contemporánea, con el apoyodel gutiarrista Camilo Acevedo (de Zeptelar), que hizo su estreno en el verano de 2017 en un concierto en el Teatro Oriente.

MusicaPopular 2016: de antología

Con la perspectiva que dan dos meses de distancia, damos una mirada a lo grabado, escuchado y acontecido en el panorama musical chileno de 2016: una revisión de figuras destacadas, una selección de discos elegidos y un recuento general de estrenos. Esta es la antología sonora de la temporada pasada según MusicaPopular.

Los Paulos, el grupo de Edgardo Bruna

Entre 1965 y 1966 existió el conjunto de Neofolklore Los Paulos, el primer grupo de Pedro Messone tras dejar Los Cuatro Cuartos.  Esa fue la faceta musical del recién fallecido actor Edgardo Bruna. Esta es su historia.