La Marraqueta

Tras la extinción definitiva de Cometa, un nuevo proyecto musical surgió desde las cenizas de este estelar y referencial grupo jazz-rock. Tres hombres de su última alineación se reunieron para proyectar al que pasó a ser el gran conjunto del jazz fusión de los ’90: La Marraqueta.

Leer más

Años

Santiago, 1992 -

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Integrantes

Andrés Pollak, piano, teclados y voz (1992 – •).
Pablo Lecaros, bajo y voz (1992 – •).
Pedro Greene, batería y percusión (1992 – •).
Jorge Díaz, guitarra (2000 – 2004).
Mauricio Rodríguez, guitarra (1997 – 1999 / 2005 – •).

Iñigo Díaz

La agrupación fue formada originalmente por músicos adiestrados en los años de dominación total del jazz electrificado (Andrés Pollak, Pablo Lecaros y Pedro Greene), lo que se tradujo finalmente en una de las más valiosas propuestas en la historia del jazz chileno, según los musicólogos: el encuentro entre la improvisación jazzística y la temática de la música de raíz folclórica.

Mientras permanecían en el grupo Cometa, Lecaros y Greene habían trabajado con la cantante Isabel Parra en una de sus primeras giras nacionales, una vez levantada su prohibición de ingresar al país. Este evento fue determinante, toda vez que conectó a ambos jazzistas con la canción chilena de raíz. A partir de entonces, ambos solistas se sumergieron en un trabajo de investigación de estas dos ramas musicales que no evidenciaban mayor parentezco.

Tonadas de la madre tierra
La Marraqueta se inició como taller musical en 1992 y en 1994 ingresó en los programas del Club de Jazz con su portafolios de creaciones originales enmarcadas dentro de lo que se llamó “fusión criolla”. Pedro Greene venía de trabajar con el guitarrista Edgardo Riquelme en una intervención eléctrica de la canción “Gracias a la vida” (Violeta Parra), mientras que Pablo Lecaros había dirigido el grupo Macondo, con el que grabó su “Tonada para la pachamama”. Esta melodía se iba a transformar pronto en una de las máximas piezas del nuevo conjunto fusión.

La Marraqueta grabó su debut (La Marraqueta, 1995) como trío, utilizando la misma estructura de una sección rítmica jazzística básica (piano-contrabajo-batería), aunque esta vez electrificada (teclados-bajo-percusiones). Esto marcó su puesta en escena y el perfil sonoro que la caracterizaría durante años. En consecuencia, La Marraqueta se enmarcó fuertemente en la música desarrollada por los modelos del jazz enchufado: Herbie Hancock, Chick Corea y sobre todo por el conjunto Weather Report. Desde ese punto de vista el paso que la banda dio para la grabación de su segundo álbum fue clave.

En 1997 se incorporó Mauricio Rodríguez (líder de Almendra Trío, banda que también presentaba a Pablo Lecaros en el bajo), quien grabó las partes de guitarra de la nueva placa. Al poco tiempo fue reemplazado por Jorge Díaz, su hombre más estable en las seis cuerdas. La Marraqueta inició a partir de entonces una serie de extensas presentaciones en festivales en México, Argentina, Perú y Venezuela, y simultáneamente editaba Sayhueque (1999). Fue un trabajo que generó una intensa búsqueda musical y consolidó aquel definitivo mestizaje sonoro tan propio del conjunto. Se incorporaron elementos rescatados de la música de raíz: ritmos y sonoridades ancestrales del pueblo mapuche, tonadas campesinas y huaynos altiplánicos.

El tercer disco, La Marraqueta III (2005), que tuvo con un enorme trabajo de composición liderado por Pollak, trocó nuevamente a los guitarristas: salió Díaz y reingresó Rodríguez. Además tuvo la participación de la emergente voz de Paz Court y también recuperó una antigua pieza del grupo Cometa, precisamente la que le dio nombre al proyecto cuando aún era un taller experimental, “El cometa” (rebautizada aquí simplemente como “Cometa”). La Marraqueta inscribió de esta manera su nombre en las páginas más nuevas de la historia del jazz nacional.

Fallece Lucho Gatica,
la mayor voz chilena de todos los tiempos

Su deceso fue anunciado oficialmente por la familia y la noticia ha tenido gran repercusión en México, país que lo consagró como el más grande intérprete de boleros del siglo pasado.  Aquí, la historia musical de la voz que provino desde Rancagua y dejó huella como “el Frank Sinatra latinoamericano”.

El sonido de Cometa

A 30 años de su único caset, la pionera banda jazz rock lanza un vinilo triple con su música, incluido un concierto de 1986 en el Teatro Cariola.