Alsur

Antes de que La Marraqueta comenzara a elaborar una propuesta que luego llamó «fusión criolla», existió el grupo Alsur. Ambos estuvieron emparentados directamente en lo estilístico y también en lo histórico, pues tanto La Marraqueta como Alsur surgieron desde el ensayo de jazz eléctrico llevado a cabo por un puñado de músicos jóvenes en los años ’80 al interior del grupo Cometa. Pero fue Alsur en 1986, encabezado por el brillante guitarrista eléctrico y compositor Edgardo Riquelme, el que primero se aventuró a trabajar sobre la mixtura de la improvisación jazzística, la instrumentación rockera y la inspiración abierta de la música de raíz folclórica chilena.

Leer más

Años

Santiago, 1986 - 1992

Décadas

1980 |1990 |

Géneros

Integrantes

Edgardo Riquelme, guitarra (1986 – 1992).
Raúl López, saxo alto y saxo soprano (1986 – 1992).
Rolando Arancibia, teclados (1986 – 1992).
Marcelo Aedo, bajo (1986 – 1992).
Alejandro Espinosa, batería (1986 – 1992).

Iñigo Díaz

Antes de sumarse al taller musical que desembocó en el grupo Cometa en 1981, Edgardo Riquelme había descrito una activa trayectoria en la vanguardia jazz-rockera de la época, tocando en una sucesión de bandas eléctricas: en Nexos (1976) y en Koalición (1977) figuró como bajista eléctrico, pero pronto se mudaría a la guitarra para tocar en los grupos Kámara (1978) y Tercera Generación (1979) y terminar de modelarse como un adelantado solista. Su salida de Cometa en 1985 y trabajo junto al publicista Jaime de Aguirre (también músico aficionado de jazz), posibilitó la reunión espontánea de un grupo de músicos que trabajan en el staff del estudio Filmocentro.

Riquelme se unió a otro experimentado jazzista, el baterista Alejandro Espinosa, que pertenecía al cuarteto del trompetista Daniel Lencina y con quien tanto Riquelme como de Aguirre habían actuado juntos como trío en Tercera Generación. Además del saxofonista puntal del grupo Quilín, Raúl López, y dos músicos jóvenes: el tecladista Rolando Arancibia y el ex bajista del grupo Abril, Marcelo Aedo. En 1986 Alsur se lanzó en un proyecto de reorganización de la música chilena del sur, y ya en su primer álbum, Alsur (1988), la cubierta del disco anunciaba la dirección sobre la que iba la música del nuevo quinteto jazz fusión: «Al sur».

No sólo era un juego de palabras con la orienciación cardinal de las ciudades natal (Temuco) y de crianza (Concepción) de su líder y fundador, sino que obedecía a una filosofía musical de respeto y proyección. Entonces Riquelme terminó por ceder sus propiedades y sonido de guitarrista de blues-rock y jazz-rock al servicio de la raíz folclórica: «Tonadatoda», «Anhelos sureños» y «Surtiendo» (de Riquelme) o «Isla grande» y «Pudú» (de Aedo), así como una intervención de «Ventolera» (de Víctor Jara) manifestaban la posición de Alsur, con predilección de composiciones en ritmo de 6/8 y colores sonoros de la música de fusión actual. Riquelme incluso había experimentado en la improvisación y la dureza de la guitarra eléctrica al abordar poco antes como solista la canción «Gracias a la vida» (de Violeta Parra), en un ensayo que también llegó a presentar en marzo de 1990, frente a la Orquesta Sinfónica de Chile, al Coro Sinfónico y a 70 mil personas en el Estadio Nacional, en el acto oficial de regreso a la democracia con el gobierno de Patricio Aylwin.

Después de grabar dos nuevos discos para Alerce, Anhelos sureños (1989) y Fusión americana (1991), Alsur terminó su historia en 1992. El mismo año en que los músicos Pedro Greene y Pablo Lecaros (más Andrés Pollak), ex compañeros de Riquelme en Cometa, se unieron para formar La Marraqueta, el proyecto más importante de la fusión jazzística en Chile. Después de Alsur.

Nicole a 30 años de «Tal vez me estoy enamorando»

La cantante y figura capital del pop chileno mira hacia 1989 cuando grabó su primer disco, con 12 años de edad. Este 5 de junio, Nicole presentará en el Teatro Nescafé de las Artes el segundo volumen del álbum Nicole 30 años, además de la película Panal vivo, que documenta el proceso de creación de su disco de 2013.

Américo es de toda América

El astro ariqueño de la cumbia romántica se convirtió en el primer chileno en obtener uno de estos galardones que premian lo mejor de la música latinoamericana. Lo hizo en la categoría de Mejor Artista Sur.