Verónica Jara

Verónica Jara es una cultora del canto latinoamericano y la música de raíz folclórica, que ella expone a través de una propuesta de fusión. Autora, compositora, intérprete y educadora, su nombre tuvo un primer eco en la música chilena en 1998, cuando obtuvo el premio a la mejor intérprete de la competencia folclórica en el Festival de Viña del Mar. En esa oportunidad cantó la tonada punteada «Revoloteando en el alma», junto al grupo Viento. Diez años después, Verónica Jara volvería a competir en esa categoría, con su canción «Yo no tengo la culpa», pieza en 6/8 con guitarra eléctrica que titularía el disco que más representativo de su historial como cantautora: Yo no tengo la culpa (2011).

Anteriormente, Jara había incursionado en la música infantil, con el disco Al ritmo de los niños (1996), un cancionero elaborado junto a la cantautora Rosario Salas, y también en una observación de la música tradicional chilena con el álbum Buena onda con el folclore (1999). Además, ha participado en proyecto de redes musicales con el proyecto Sonamos Latinoamérica, que ha presentado una serie de festivales en ciudades del subcontinente, donde también han participado cultores chilenos como Cecilia Astorga o el grupo El Parcito. En los años ’10, a la par de su trabajo como profesora, su propuesta autoral amplió las sonoridades hacia una fusión latinoamericana que terminó incorporando elementos del blues y el jazz, con una agrupación que se presentó entonces como Verónica Jara Banda, y que a los tradicionales sonidos de la raíz folclórica añadió guitarra eléctrica, bajo y batería.