Rita Góngora

La llamada “Billie Holiday chilena” no sólo se transformó en una de las primeras divas del jazz chileno, sino que durante años mantuvo su impronta de solista vocal de talento innato, altamente emotiva y que sin estudios formales de música y canto hubo puesto su nombre en los anuncios desde mediados de los ’60. No es trivial que una de las principales directrices expresivas de Rita Góngora estuviera centrada, precisamente, en la figura de Billie Holiday. Tras una vida personal que la sacó de los escenarios, a comienzos de los años 2000, la cantante reinició su carrera y en 2006, casi cuarenta años después de un debut como solista, editó su primer y único álbum de jazz: Rita Góngora.

Fechas

Santiago - 20 de enero de 1945

Décadas

1960 |1970 |1980 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Rita Góngora

Iñigo Díaz

Fue una adolescente poco común a fines de los ’50, que tarareaba standards jazzísticos de Ella Fitzgerald, canciones pop de Frank Sinatra y música de Chabuca Granda (su familia provenía de Perú). Hasta entonces, Góngora no se había animado a cantar ni siquiera para un público formado únicamente por amigos. Mientras probaba suerte como cantante juvenil en la Nueva Ola, con grabaciones de canciones como “Pícaro pícaro” o “Algo nuevo”, concretó su ingreso al jazz en 1964, cuando conoció al pianista Roberto Lecaros en la universidad.

Durante un ensayo que mantenía como iniciado en el jazz, Lecaros escuchó a Góngora versionar “Summertime” libremente y con un swing deslumbrante. Al poco tiempo, la cantante ya había aparecido en la escena como invitada estelar del Village Trío, agrupación comandada por Lecaros y en la que ya asomaba su tendencia y deleite por el bossa nova.

Aún cuando fue tentada por el medio de la época para transformarse en figura de la Nueva Ola, Góngora permaneció firmemente alineada con el jazz y la bossa nova de la época, un género musical por entonces considerado underground, más aún con la aparición de los músicos modernos –generación a la que Góngora pertenecía- con los que también compartió permanentes jam sessions en el Nahuel Jazz Club: Omar Nahuel, Sandro Salvati, Mariano Casanova.

En 1969 participó en el Festival de Viña del Mar defendiendo un bossa nova sin éxito, evento que le permitió abrirse paso entre el público masivo. Así participó del star-system de la Nueva Ola, de la mano del cantante Patricio Renán, con apariciones permanentes en las páginas de la popular revista Ritmo. Al mismo tiempo comenzó un “enfrentamiento artístico” con su contraparte en el jazz vocal, la nuevaolera Luz Eliana (considerada por el medio como la “Ella Fitzgerald chilena”). Poco después se unió a una de las estrellas pop, Buddy Richard (con quien se casó) y continuó un camino musical de mayor apertura, alternando en los ’70 su opción por el jazz y los repertorios más comerciales como la balada pop y la música brasileña.

ritagongora00

Foto: Gemmina Ramírez

Tras una decisión personal que la sacó de circulación durante unos 12 años, a fines de los ’90 regresó a los escenarios como cantante del grupo Seis a la Dixie. Con este ensamble de jazz tradicional actuó en versiones de las Semanas Musicales de Frutillar e ingresó al estudio de grabación. Y mantuvo, además, en alto su vínculo con el jazz moderno y el swing a través de apariciones sistemáticas secundada por el trío de Moncho Romero.

Con el trío del pianista de Concepción grabó su primer disco de standards, Rita Góngora (2006). Además se convirtió en artista estable del club Miles, que funcionó en el barrio Bellavista, y continuó su escalada como histórica cantante melódica de swing y bossa nova. Tras esa grabación, formó un nuevo conjunto de acompañamiento integrado por Gabriel Reyes (guitarra), Walter Soto (contrabajo) y el legendario Waldo Cáceres (batería). Con su voz e interpretación consiguió el reconocimiento de ser una de las voces más importantes del jazz nacional.

Demian Rodríguez al alza: «Podría haber perdido la apuesta»

Muy tempranamente, la idea de componer canciones y convertirse en cantor popular se instaló en la vida de Demian Rodríguez. Era, quizás, el menos conocido de los nominados al Premio Pulsar a mejor cantautor 2016, y de todos modos ganó el premio. Entonces, dice ahora, «¿cómo no voy a querer seguir insistiendo?».

El Pueblo Unido

La canción de Sergio Ortega y Quilapayún es de 1973, y es un himno universal. Un poco de su historia en un minuto. Lee Sandra Zeballos