Patricio Aravena

Desde diversos ángulos musicales, Patricio Aravena fue uno de los más grandes exponentes del bajo eléctrico y uno de los primeros en el uso del modelo destrastado durante la era de la fusión que se consolidó en la década de 1980. Su música tanto como solista como acompañante ha descifrado claves de esos mestizajes, desde el rock a la música latinoamericana y desde el jazz al funk. Aravena comparte simulitudes musicales y generacionales con bajistas de fusión como Isidro Alfaro, Jorge Campos o Marcelo Aedo, todos descendientes del pionero Ernesto Holman, que fue, por cierto, su primer y único maestro.

Fechas

Santiago - 08 de octubre de 1963

Décadas

1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Patricio Aravena

En 1983, en pleno régimen dictatorial, Patricio Aravena ingresó a la Universidad de Chile para formarse como contrabajista. Durante su período univesitario se vinculó con músicos y estudiantes de teatro, con quienes formó una serie de agrupaciones. En 1984 integró la primera formación del grupo de rock progresivo Ojo de Horus, que grabó el disco Hijos de los cazadores, y que más tarde se convertiría en el grupo pop Aparato Raro. En 1985, Patricio Aravena ingresó a la Orquesta de Cámara de Chile, que le permitió desarrollar su veta académica y docta, y a fines de la década, junto al percusionista clásico y baterista Juan Coderch y la entonces joven compositora Francesca Ancarola, integró un conjunto de fusión que lo acercaría así a la raíz musical latinoamericana.

Su primera polivalencia como bajista eléctrico lo llevó a integrar formaciones de Kameréctrica, ensamble de jazz-rock fusión fusión liderado por el violinista Roberto Lecaros (como sustituto de Marcelo Aedo), lo que le significó un paso cualitativo determinante en su punto de vista como intérprete. De ahí, entonces, comenzó a multiplicar sus apariciones como sideman y sesionista, tocando con Schwenke & Nilo, Rudy Wiedmaier, Andrés Godoy y también en los cuartetos del guitarrista de fusión Alberto Cumplido. Se mudó a La Serena para trabajar como profesor de contrabajo. En esa ciudad del norte conoció a los hermanos Eloy y Ankatu Alquinta, con quienes formó un grupo de soul y funk que le permitió de paso retomar el trabajo con el bajo fretless.

Durante su colaboración con el dúo de fusión étnica Alkymia, Patricio Aravena dio un paso más en su recorrido. La dinámica creativa, abundante en experiencias y cruces musicales, desembocó en su primer proyecto como líder. En 2002 editó el disco Sxardé, con el sello El Templo Rekords, y pronto mantuvo sus activas sus asociaciones musicales en La Serena con el charanguista Luis Mery y con el guitarrista Orlando Sánchez, con quien diseñó una música de fusión entre el jazz, el rock y los ritmos nortinos. En 2012 formó una nueva banda de fusión y música progresiva, Ojo de Pez, un grupo estelar que tuvo en sus líneas a músicos como Jaime Atenas (saxo), Juan Coderch (batería), Álvaro Taboada (guitarra) y Giorgio Varas (percusiones), y que editó el disco Colores de fuego (2013).

Las trampas y los aciertos de Lorenzini

En tiempos de presentación de su tercer disco, De algo hay que morir, del sello Uva Robot, el cantautor y artista visual habla de sus recorridos por la creación, entre el ensayo y el error. «Más allá de que sea bueno o malo para hacer canciones, ya sé que me gusta mucho hacerlas», dice Diego Lorenzini. Aquí, entrevista y biografía nueva de MusicaPopular.cl.

Scottie Scott es de todas

Autoras, cantantes e incluso actrices como Diana Rojas, Emiliana Araya, Paula Herrera o Juanita Ringeling aparecen en El canto de todas, álbum que registra el concurso en recuerdo de la compositora fallecida en 1996.