María Illanes

El soul latino y la balada R&B fueron las primeras vías de expresión de la cantante, compositora y profesora de música serenense María Illanes, vinculada entonces a un frente de voces cultoras de esta raíz negra del pop, como Carito Plaza, Martina Lecaros, K-réena y Celeste Shaw, intérpretes capitalinas que nutrieron esa nueva escena. Aunque su evolución musical, una vez que se mudó a España, tomó elementos de la canción acústica folk que le dio categoría de cantautora.

Fechas

La Serena - 03 de julio de 1981

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

María Illanes

Después de participar como contralto en el Coro de Cámara de la Universidad de La Serena, entre 2003 y 2005, María Illanes se instaló en Santiago en 2008, para continuar sus estudios vocales en la Escuela Moderna de Música con la reconocida maestra Gloria Pérez, período que coincide con la grababación de sus primeras canciones, contenidas en el disco Soltar (2009). Se trató de un trabajo donde Illanes mostró su doble perfil de cantante pop-soul e intérprete de una canción acústica próxima a la música latinoamericana. Pero para entonces ya estaba muy instruida en estilos de la llamada black music: el gospel, el R&B, el soul y el funk. En paralelo siguió estudios teóricos con el guitarrista de jazz Jorge Díaz, colaboró con el colectivo acid jazz Cyberjazz durante su reunión en 2012, y compartió escenarios con Pedro Foncea, Panty y músicos del grupo Raiza.

En 2013, María Illanes viajó a España para estudiar un máster de investigación educativa en la Universidad de Barcelona. En esa ciudad comenzó a ampliar su rango de experiencias musicales frente a la gran cantidad de músicos del mundo instalados allí. Un mes después de su arribo, dio su primer concierto en un ciclo de voces femeninas. De esa experiencia de estudios de posgrado y de intercambio musical, además de un nuevo trabajo centrado en el uso de la guitarra acústica sola, María Illanes obtuvo un segundo repertorio de canciones folk inspiradas en los movimientos estudiantiles de Chile y la lucha por una educación justa. Así obtuvo su segundo, Fragmentados (2014), mucho más enfocado a la cantautoría.

Illanes regresó a Chile en 2015 y se reinstaló en La Serena. Allí comenzó a participar en el colectivo de músicos que relizó un tributo a la figura nortina del folclor Elena Montoya, La Criollita. De ella grabó versiones para sus canciones "Solita" y "Pampilla coquimbana". Ese trabajo, en el que también participaron las cantautoras de La Serena y Coquimbo Cecilia Moreira, Alejandra Alcayaga y María Inés Jara, se convirtió más tarde en un álbum memorial. Además de colaborar como cantante y percusionista del guitarrista de rock fusión Ankatu Alquinta, en 2017 María Illanes inició el proyecto para un nuevo álbum autoral, con el productor y director de orquesta René Calderón y el bajista Patricio Aravena, que se tituló Estar aquí (2018).

De la Sorbonne a la Picá de la Yasna

La academia que lleva su nombre recuperó las cintas con la presentación que dio en París a fines de 1956. Con guitarra traspuesta o kultrún, aparece en 18 tonadas, cuecas, refalosas, canciones mapuches y rapanuís, parte del valiosísimo documento Margot Loyola en La Sorbonne, que se lanzó en el escenario de Pedro Aguirre Cerda.

A 20 años del debut

Denisse Malebrán, Luciano Rojas y Coti Aboitiz, con el baterista Mauricio Clavería como invitado, recuerdan la publicación de Informe Saiko, que contiene canciones como "Cuando miro en tus ojos" y "Happy hour". Se presentan este sábado 14 en la Blondie.