Lautaro Quevedo

Lautaro Quevedo es uno de los pianistas de jazz más relevantes de una historia que transcurre desde la década de 1990 a la de 2000, donde se consolidó como solista y compositor, tras haber actuado como músico en muchos frentes y estilos hasta iniciar una búsqueda de su propia voz. En esos inicios llegó a ser conocido como “el sideman de Chile”. Fue músico de pianos eléctricos en una serie de proyectos de jazz fusión de la época, aunque luego ese desempeño quedaría desplazado por su trabajo como líder de conjuntos acústicos, donde mostró su categoría como un músico pensante, sofisticado y altamente preparado. Lautaro Quevedo fue así otro cultor del llamado “piano trío”, junto a nombres que integran esa generación de pianistas: Carlos Silva, Gonzalo Palma, Felipe Riveros y Mario Feito.

Fechas

Santiago - 25 de diciembre de 1976

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Lautaro Quevedo

Iñigo Díaz

Para 1996, Quevedo ya había visto en acción al pianista Pablo Vergara (de Nexus) y al tecladista Andrés Sylleros. De ambos obtuvo elementos de lenguaje que luego lo llevarían a sumarse como joven soporte al grupo Cyberjazz (solicitado allí por el guitarrista Daniel Lencina Jr para sustituir al propio Vergara). Su paso por el primer experimento acid jazz en Chile supondría la entrada definitiva al Club de Jazz.

El bajista de ese colectivo, Christian Gálvez, lo incorporó en 2000 a sus tríos y quintetos eléctricos para grabar Cero (2002). Poco después el guitarrista jazz-rock Emilio García lo reclutaba para Ultrablues (2002) y Lado B (2004), y lo mismo harían el guitarrista bop Jorge Díaz para Club de Tobi (2004) y las cantantes Rossana Saavedra y Ammy Amorette, para Primogénita (2003).

Pero Lautaro Quevedo no iba a ser únicamente un músico al servicio de figuras de mayor renombre. Mientras integraba la orquesta de salsa neoyorquina Santiago All Stars, debutó como líder con Desde aquí (2005), el desenlace del largo trabajo previo. Esta vez, se le vería a la cabeza de distintos tríos acústicos (alternando a los contrabajistas Nelson Arriagada y Rodrigo Galarce, y a los bateristas Daniel Rodríguez y Andy Baeza). El disco incorporó además elementos de la fusión y el pop electrónico a través de asociaciones con cantantes como Sol Aravena y también con una emergente Paz Court, en el grupo electro-jazz  Jazzimodo (2005-11).

En 2006 inegró un fugaz proyecto de cuarteto eléctrico, llamado Pulso, junto a Nicolás Vera y Agustín Moya, que publicó el disco Litio (2008), y en el que Quevedo tuvo una doble función teclista de armonías y líneas de bajo. En 2009 terminó por consolidar una categoría de pianista post-bop cuando puso en funcionamiento su tercer trío, con composiciones personales, junto al contrabajista Marcelo Córdova y el baterista Carlos Cortés.

Esa experiencia daría como resultado los discos Simetrío (2012) y Amanuense (2014), con composición equilibradas entre Quevedo y Córdova, que el trío pudo mostrar ante grandes audiencias en el Festival de Jazz de Providencia de 2015.

Beto está de vuelta

El cantante ofrece un concierto este jueves 13 en el Movistar Arena, para comenzar a celebrar sus 30 años de carrera. Éxitos de La Ley y nuevas composiciones, como el single “Rosas en el lodo” junto a los colombianos Monsieur Periné, serán parte del repertorio. El sábado 15 repite en el Espacio Marina de Concepción.

Padre e hijo
Le-Bert

Dos discos se presentan este viernes en El Sindicato (Maipú 424, Barrio Yungay). El primero solista de Camilo Le-Bert, voz del grupo de rock y fusión Fósil, y el cuarto solista  de Luis Le-Bert, donde revisa, solo con guitarra y voz, canciones de Santiago del Nuevo Extremo.