Claudia Mena

Por edad y por la experiencia de las visitas que mantuvo a la casa de calle Alcalde Alberto Jenschke de la comuna de La Reina, Claudia Belén Mena se convirtió en la última de las últimas discípulas de la maestra Margot Loyola. La joven de 20 años tomó de esta madre de la investigación y la proyección folclórica, una serie  de tonadas, danzas y cantos tradicionales que luego utilizaría para iniciar su camino solitario como cultora, que la llevó a debutar en el disco Quisiera ser palomita (2017).

Fechas

Santiago - 24 de febrero de 1991

Décadas

2010 |

Géneros

Grupos

Iñigo Díaz

Criada en el ambiente campestre de una casa familiar en la localidad de Padre Hurtado, con un abuelo vinculado a las tradiciones y tías cantoras, desde la adolescencia Claudia Mena comenzó a relacionarse con los ambientes de la cueca. En 2009 formó con Patricia Díaz el dúo El Parcito, con el que grabaría los discos El Parcito y sus cuecas con moño (2010), Como que me voy curando con El Parcito (2013) y Vivito y coleando. El Parcito en concierto (2014). Los últimos dos trabajos presentaron un abundante repertorio entregado por Margot Loyola, formadora de sucesivas generaciones de músicos, cantores, bailarines y recopiladores. Mena estudiaba Pedagogía en Música cuando junto a Patricia Díaz y Marco Palma descubrió el libro de la propia investigadora, La tonada: testimonios para el futuro, que la llevó a abrir su espectro de investigación e interpretación y la condujo entonces a la casa de la maestra para recibir un aprendizaje basado en la oralidad acerca de la tonada, la refalosa, el vals, la polka y el cuplé.

En 2015 dejó El Parcito e inició un viaje por Sudamérica, guitarra en mano, que la llevó hasta Lima y Bogotá. En Perú conocería los misterios del vals y de la marinera y también recogería una canción para su primer disco, “Si mi amorosa pasión”, En cambio en Colombia entraría al estudio de grabación, para registrar un repertorio de cantos tradicionales con el productor Jorge Zárate y el proyecto Diario Sonoro Latinoamericano. Canciones recopiladas por ella (“La parba de paja”), por El Parcito (“Quisiera ser palomita”), por Margot Loyola (“El palito ‘e canela”, “Cuando deja de llover”), Francisco Astorga (“Debajo de un limón verde”) y también autorales (“Cuando a Lima yo llegué”), formaron su primer repertorio, que quedó expuesto entonces en Quisiera ser palomita.

Su trabajo tuvo eco en otros campos de la música popular y Mena realizó colaboraciones con músicos como Pintocabezas y Gepe, figura del pop con quien actuó en 2018 en el Arena Movistar y poco después grabó en su disco Folclor imaginario. Canciones de Margot Loyola y algunas otras que parten desde ahí.

Isma Rivera, el derecho a decir

El poeta y cantor levanta en su primer disco versos que ganan potencia junto a guitarras y secuencias a la vez furiosas y cautivantes. La última cena de los buitres es una de las publicaciones remecedoras de la temporada. «Si me dicen “canta despacito”, ni sé cómo se hace».

Los Zabaleta, en presente

Los Hermanos Zabaleta ahora se llama el nuevo disco del histórico dúo, con una docena de canciones entre las que se incluyen dos composiciones inéditas.