Álex Anwandter

Aunque su inicial trabajo como fundador y líder de Teleradio Donoso lo enfrentó a promisorios comentarios sobre el futuro de su banda, Álex Anwandter en definitiva optó por consolidarse como cantautor y productor solista, y todo indica que fue una apuesta acertada. Luego de su decisión de pulir a solas su trabajo pop, en 2009, el músico consiguió casi inmediata atención internacional, y sus grabaciones han probado apelar a inquietudes universales de afirmación, identidad y afecto juvenil. Además de su trabajo en la música, Anwandter ha concretado su gusto por la realización audiovisual en la dirección de videoclips y en una película (Nunca vas a estar solo), estrenada en 2016.

Fechas

Santiago - 24 de marzo de 1983

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Marisol García

Pop de autor
Luego de cuatro años de trabajo y dos LPs publicados, Álex Anwandter decidió renunciar a Teleradio Donoso cuando todo en torno a la banda parecían ser promesas de éxito. De un viaje por Europa, el músico llegó decidido a terminar con el grupo, y así se lo comunicó a sus compañeros. Su problema no era el hacer música, sino todo lo contrario. El joven venía trabajando ya en silencio en composiciones propias que, según él, «no cabían en el grupo», y bastó que las retomara para seguir adelante como cantautor.

Su idea como solista era concentrarse en un trabajo de total factura personal; o sea, compuesto, interpretado y producido sólo por él. Anwandter acumulaba un fuerte interés por la música desde su infancia, si bien sus estudios formales al respecto habían sido irregulares, con lecciones intermitentes de violín y piano, y el paso por la Escuela Moderna de Música. Tras el fin de Teleradio Donoso, su debut se escudó en un seudónimo. Ese primer disco apareció en 2010 bajo el nombre Odisea, y mostró un tecno-pop mayoritariamente bailable, con cierta sofisticación experimental, ancla en el soul y gancho emocional. Los singles «Cabros» y «Casa latina» destacaron en radios; ambos sin las guitarras que en parte habían caracterizado el sonido de su antiguo grupo.

Sin embargo, quedó en evidencia que canciones así de bien facturadas necesitaban someterse a la lógica del intérprete pop, con un rostro y nombre bien reconocibles que las defendiera. Por eso fue un acierto que Anwandter decidiera dejar de lado el seudónimo y presentar un nuevo disco con un retrato suyo en portada y el nombre claro: «Álex Anwandter. Rebeldes». El disco fue trabajado junto a Cristián Heyne como productor, y se aseguró espacio radial casi de inmediato con las adherentes «Tatuaje» y «Cómo puedes vivir contigo mismo» (cuyo video fue dirigido por el propio músico). Según su autor, Rebeldes era un disco de mucho mayor riesgo emocional en las letras, con menos pudor y más disposición que antes a exponerse ante la audiencia.

Fue ese trabajo el que hizo saltar su nombre a otros países. Entusiastas comentarios en la prensa mexicana le aseguraron varias visitas a ese país a partir de 2011, y el creciente interés de cierta prensa de Estados Unidos quedó coronado cuando la famosa revista Time lo eligió como uno de los «Next 10 Artists Poised for U.S. Stardom» (los próximos diez artistas destinados al estrellato estadounidense). Otro medio norteamericano destacó su vocación pop y su disposición a la vocería por «la causa gay», que Anwandter decidió asumir con más firmeza luego de que uno de sus fans, Daniel Zamudio, muriera por los golpes de una pandilla homofóbica. De hecho, el impactante asesinato lo inspiró más tarde a escribir un guión sobre discriminación y violencia, y luego lanzarse como director del largometraje Nunca vas a estar solo. La película fue estrenada en febrero de 2016 en el Festival de Cine de Berlín, donde obtuvo un premio en un apartado de la competencia vinculado a películas con temática LGTB.

«Estoy lejísimos de ser totalmente coherente, pero intento ocupar la poca visibilidad que tengo para lo que me parece correcto», explicó el músico en la revista Qué Pasa.  Su trabajo musical y cinematográfico puede entenderse desde esa misma inquietud por su entorno, desde los códigos cosmopolitas y contemporáneos del pop.

Su disco Amiga (2016), aunque en general bailable, no podía esconder su vocación política. Y, en eso, Anwandter estaba dispuesto a acercarse a los límites: si le iba a cantar a la homosexualidad, lo hacía a través de un potente «Manifiesto» («hoy soy mujer/, el maricón del pueblo / aunque me prendan fuego»), tal como la revisión del Golpe de Estado llevaba acusaciones concretas en la estupenda «Cordillera» y la solidaridad con el feminismo escapaba de acomodos oportunistas, en «Mujer». Amiga fue un disco premiado (sobre todo en los Premios Pulsar) y estupendamente comentado, que llevó al músico a una nueva gira internacional y a unos meses de residencia en Estados Unidos. En ese país forjó Latinoamericana (2018), un trabajo «más abstracto y poético» con un foco más preciso sobre los sonidos y códigos culturales de nuestra región. La presentación del álbum fue a Teatro Caupolicán lleno y con invitados como Gepe, Javiera Mena y Miranda!

Convencido de la eficacia de la autogestión, y del valor de la canción bailable y con vistoso despliegue visual, Anwandter ha conseguido imponerle sus normas a un medio hasta hace poco receloso de la oferta pop hecha con mirada individual. Prueba de ello es, también, su disco a dúo con Gepe, Álex & Daniel; resultado del trabajo y la amistad con otro espíritu afín a una búsqueda creativa desde la mayor autonomía.

 

Dos pájaras de un tiro

Natalia Contesse y Javiera Bobadilla, más conocida en los círculos musicales como La Pájara, comparten escenario con nuevo material de cantautoría que cruza el folclor y las músicas del mundo con la trova y el pop. Este viernes 18 de octubre ponen música al ciclo «Nosotras que nos queremos tanto», en la Sala SCD Egaña.

Milagros al escenario

Fernando Milagros acaba de lanzar el tercer sencillo de su disco Serpiente: «Antirevolución», que canta junto a la trapera Catana. El disco se lanza el 1 de noviembre, pero este miércoles se adelanta en el Teatro Nescafé.