Santiago Hot Club

La escena del jazz tradicional chileno tuvo como longevos conjuntos a la Retaguardia Jazz Band (1958), gran representante de la escuela clásica de Nueva Orleans, y a los Santiago Stompers (1965), referente del dixieland de Chicago. Pero faltaba una tercera agrupación en aparecer a mediados de los ’80, nuevamente desde las motivaciones de músicos aficionados, que irían sobre el jazz gitano francés y la figura del inmortal guitarrista Django Reinhardt: los Santiago Hot Club. Sería la plataforma para la consolidación definitiva de uno de los más brillantes músicos del jazz chileno: el guitarrista Panchito Cabrera, una verdadera “reencarnación” del propio Reinhardt.

Leer más

Años

Santiago, 1987 -

Décadas

1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

Santiago Hot Club

Integrantes

Hugo Alcayaga, primera guitarra y dirección (1987).
Ernesto Pérez de Arce, clarinete (1987 – 2003).
Mario Pavón, guitarra (1987 – •).
Juan Luis Pavez, guitarra (1987 – 1990).
Osvaldo Muñoz, guitarra (1987 – 1995).
Jorge León, contrabajo (1987).
Santiago Aldunate, batería (1987 – 2002).
Antonio Badal, violín (1987).
Panchito Cabrera, primera guitarra y dirección (1988 – 2007).
Sammy Domínguez, contrabajo (1988 – 1992).
Rubén Katzman, clarinete (1993 – 1994).
Spike Holmes, contrabajo (1993 – 1995).
Eduardo Riquelme, guitarra (1995 – 2003).
Walter Soto, contrabajo (1996 – 2004).
Patricio Plaza (2003 – 2003 / 2011 – 2016).
Boris Ortiz, clarinete (2003 – •).
Fernando Verdugo, guitarra (2003).
Diego Álvarez, guitarra (2003).
Álvaro Ponce, batería (2003 – •).
Italo Seccatore, guitarra (2004 – •).
Gonzalo Muñoz, contrabajo (2004).
Marcelo Rojas, contrabajo (2004 – •).
Gregorio Moreno, violín
Gabriel Feller, guitarra solista (2016 – •).

Iñigo Díaz

El conjunto se gestó a partir de un taller que impartió en 1986 el guitarrista clásico Hugo Alcayaga en el Club de Jazz. La inspiración original era interpretar el cancionero del histórico Quintette du Hot Club de France, la agrupación que estableció el sonido y el espíritu de los que sería conocido mundialmente como “swing francés”. Pero como a la convocatoria no se presentó un violinista (para la representación de Stéphane Grappelli), la banda optó por seguir la línea de la segunda agrupación del Quintette (sin violín, pero con clarinete y batería). Los encargados de esas labores fueron Ernesto Pérez de Arce (quenista de los primeros Inti-Illimani) en el clarinete, y Santiago Aldunate (quien había tocado en los Chicago Blue Stars, del trompetista Abdón Chito Somoza) en la batería. La banda se configuró como septeto con muchos guitarristas rítmicos aficionados: Mario Pavón, Juan Luis Pavez y Osvaldo Muñoz, además del contrabajista Jorge León (banjoista de la Retaguardia Jazz Band).

El grupo del taller adoptó el nombre de Santiago Hot Club como una forma de reproducir su lugar de origen, el Hot Club de Francia (y además en honor a su más experimentado hombre: el baterista Santiago Aldunte). Fue, entonces, continuista de la motivación del guitarrista Luis Silva cuando en los años ’40 organizó el Quinteto Swing Hot de Chile. Los Santiago debutaron en el Club de Jazz el 5 de diciembre de 1987, con piezas que perdurarían por dos décadas en su repertorio: “Minor swing”, “Nuages” y “Dinette”. Pero la salida de Alcayaga al año siguiente dejó al grupo acéfalo y sin guitarra solista. Poco después, un golpe de suerte llegó con la aparición del chuqueño Panchito Cabrera en un conjunto del violinista Roberto Lecaros, que también interpretaba música de la dupla Reinhardt-Grappelli. Cuando el quinteto de Lecaros se disolvió, Cabrera fue invitado a liderar los Santiago Hot Club en 1988.

En adelante la banda giraría en torno a su figura, al swing de su guitarra acústica, a su apariencia física que lo igualaba a Reinhardt y al profundo conocimiento que tenía de su obra. Además, era el único músico profesional y escribía sus propios arreglos y piezas de inspiración foxtrot. En 1990, con la partida de Juan Luis Pavez, el grupo quedaría configurado definitivamente como sexteto, con gran rotativa de contrabajistas: Sammy Domínguez, Spike Holmes, Daniel Van Raffen, Walter Soto. En 1997 se presentaron en las Semanas Musicales de Frutillar y en 2003, con la muerte de Aldunate, la banda entró en una crisis de la que sólo pudo salir reorganizando sus filas: el joven clarinetista Boris Ortiz (de la Retaguardia) puso nuevo swing al bajo continuo de una nueva base rítmica con el contrabajista Marcelo Rojas (de los Stompers) y el baterista Álvaro Ponce (de Seis a la Dixie).

Los cambios inyectaron energía al Santiago Hot Club, que pronto ingresó al estudio para grabar su debut a dieciocho años de su fundación: Nuages (2005). En 2007, el grupo sufrió la salida definitiva de Panchito Cabrera y para retomar las acciones antes de cumplir los 20 años reclutó informalmente al joven guitarrista revivalista del swing francés Cristóbal Gómez. Junto a este emergente solista, el grupo participó en el disco Homenaje a Django Reinhardt (2008).

Trilogía de Nueva York: mujeres sacan la voz

Desde la gran ciudad de la música, el año arranca con publicaciones de nuevo material. Tras una década de silencio, la cantante Claudia Acuña presentó Turning pages, editado por su propio sello, mientras que la gran saxofonista Melissa Aldana lidera un quinteto en Visions, y la guitarrista Camila Meza adelanta Ambar, junto a una pequeña orquesta.

Paloma Mami, siempre un poco más

Las audiencias de la música pop se inclinan hoy por el streaming y según reportes allí la estrella del trap pasó a ser el fenómeno nacional más resonante de Spotify.