Los Huasos Hidalgos

Cultor de la música típica y el cancionero chileno de tonadas, Los Huasos Hidalgos fue el último conjunto encabezado por el compositor y autor Raúl de Ramón, eslabón fundamental en la cadena de la historia de la música de raíz y fundador del célebre elenco de Los de Ramón, que funcionó entre 1956 y 1971. Inspirado en el espíritu de lo que se entendía como señorío e hidalgía del huaso centrino, el conjunto celebró a través del canto esa tradición del folclor chileno vista desde los contextos urbanos.

Leer más

Años

Santiago, 1981 -

Décadas

1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

Integrantes

Raúl de Ramón, voz y guitarra (1981 - 1984)
Ignacio Bastarrica Silva, voz y guitarra (1981 -
Héctor Inostroza, voz y gutiarra (1981 - 1986)
Leonardo Sanz (1981 - 1985)
Ignacio Bastarrica Molina (1984 - ?)
Rafael Phillips
Ricardo Sasmay (? - 1989)
Hugo Verdugo Morales (1989 - ?
Freddy Peralta (? - 1990)
Guillermo Alanís (1990 - 1991)
Eduardo Guerra (1991 - 1993)
Patricio Moraga Frazier (1993 - ?)

Como homenaje directo al conjunto fundacional Los Cuatro Huasos, De Ramón organizó en 1981 un nuevo cuarteto de huasos urbanos. Fue el resultado de las veladas de canturreo y camaradería que tenían lugar en El Alero de Los de Ramón, el restorán de comida típica chilena ubicado en el sector alto de Las Condes desde 1971, que fue propiedad de Raúl de Ramón y de su esposa, María Eugenia Silva, también integrante de Los de Ramón. El compositor reunió un elenco nuevo para continuar su oficio y pasión musical, que se había interrumpido con el fin de su conjunto más histórico ese mismo 1971.

Los Huasos Hidalgos —también conocidos como Los Hidalgos— estuvieron formados por amigos de Raúl de Ramón, que destacaban en esas mismas sesiones en El Alero, deleitando a los comensales allí: el tenor Ignacio Bastarrica Silva como primera voz, el entonces estudiante de Ingeniería Héctor Inostroza como segunda voz, y el locutor radial Leonardo Sanz como cuarta voz. El conjunto animó nuevas noches en el restorán, con ese repertorio estandarizado de tonadas clásicas, "Abran quincha, abran cancha", "Así es mi suerte", "Bajando pa' Puerto Aysén", "La rosa encarnada", y un abundante material de autoría de De Ramón, que fueron parte de sus presentaciones durante los años '80.

Tras la muerte de Raúl de Ramón en 1984, el conjunto se rearticuló integrando a Ignacio Bastarrica Molina, hijo de Ignacio Bastarrica Silva. El nuevo cuarteto redebutó en el mismo El Alero de Los de Ramón cinco meses después, y con una misión nueva: mantener vivo el legado de Raúl de Ramón. Al repertorio de tonadas, el grupo añadió otros número musicales y escénicos, canciones de zarzuelas, pasodobles, bilbainadas, boleros y comedias musicales.

En 1985, tras la salida de Leonardo Sanz, el conjunto continuó como trío. De esta manera incursionan por primera vez en un festival de la canción y llegan a diversos espacios televisivos. Un año después, Héctor Inostroza se integra a Los Huasos Quincheros, donde permanecería hasta su muerte, en 1994. Los Hidalgos se organizaron en una tercera versión del cuarteto: con Ignacio Bastarrica Molina como director y Freddy Peralta, Rafael Phillips, Ricardo Sasmay. El conjunto renovado participó en nuevos festivales folclóricos y grabaciones, como el caset publicado por el sello Alerce, Nostalgias de Chile (1989), donde canta también la viuda de De Ramón, María Eugenia Silva.

Más adelante publicarían nueva música en 18 cuecas para celebrar (1991), en el que aparece el diestro guitarrista y voz de registro bajo Eduardo Guerra, junto con una serie de villancicos en Navidad en Chile (1994) y tonadas en Puro Chile vol. 1 (1996). Es el período más activo y rubricante en feetivales folclóricos, como el Brotes de Chile de Angol (1992), la Vendimia de Molina (1993), donde defendieron "Molina dulce y descalza", de Nano Acevedo, el Festival del Villancico Chileno de Nancagua (1994) y el Festival de la Sandía de Paine. El guitarrista Patricio Moraga Frazier, ex integrante del Bafona y ex director del grupo Tupahue, se integra a Los Hidalgos haciendo una nueva dupla de composición con Hugo Verdugo. Y en 2000 obtienen su mayor logro en estas lides, obteniendo el primer lugar en el Festival del Huaso de Olmué, con la tonada "Por las cosas del amor".