Cutus-Clan

Para el clan de los hermanos Cuturrufo, reconocidos músicos de Coquimbo, una de las formas de “aterrizar” fue a través de la música del Cutus-Clan. Porque ésta fue históricamente una familia religiosa, devota del culto mariano y sus integrantes activos peregrinos al santuario de la Virgen del Rosario de Andacollo. Así fue como el compositor y percusionista Rodrigo Cuturrufo (n. 1968) llegó a crear el grupo Vernáculo, cuya música se planteó como ofrenda a la “chinita” (Viva la chinita de Andacollo, 1999). El Cutus-Clan representa la otra vida de los Cuturrufo, la de las boites y la cumbiamba (la movida de la cumbia en el norte chico), la de la fiesta en la tierra.

Leer más

Años

Coquimbo, 1996 -

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Cutus-Clan

Integrantes

Rodrigo Cuturrufo, voz y guitarra (1996 – •).
Marcelo Cuturrufo, batería (1996 – •).
Cristián Cuturrufo, trompeta (1996- •).
Daniel Lencina Jr, guitarra (2000 – •).

MusicaPopular.cl

En 1996, mientras Vernáculo grababa algunas piezas en los estudios Sonus, fueron contactados por el sello BMG para crear un nuevo set de composiciones que fueran capaces de enfrentar la invasión mexicana de pop y fusión de estilos encabezada por los grupos Café Tacuba o Maldita Vecindad. Pero la grabación de un álbum quedó entrampada por desavenciencias artísticas. Cutus-Clan debió esperar una década para llegar al disco, esta vez editado por un sello Alerce mucho más cercano al clan Cuturrufo.

Al comenzar los años 2000, Rodrigo Cuturrufo y Marcelo Cuturrufo (n. 1970, futuro baterista de Álvaro Henríquez) se contactaron con el productor y guitarrista Daniel Lencina Jr, quien trabajó con el grupo en su estudio y además terminó integrándose al conjunto como cuarto hombre estable. Lencina Jr pertenecía además a los quintetos jazz-funk del trompetista Cristián Cuturrufo (n. 1972), el tercero de los hermanos y de esa misma banda se obtuvieron los músicos que entraron al estudio como sesionistas para grabar Pachamama kitch (2006, con falta ortográfica ex profeso): Ignacio González (saxo alto) y Cristián Monreal (bajo).

La música quedó definida como una colección de canciones de protesta contemporánea contra la globalización, crítica la corrupción a gran y pequeña escala y las desigualdades sociales. Todo, con un amplio abanico de ritmos y estilos: la cumbia, el funk y el latin jazz, y con el lenguaje de palabrotas y expresiones propias del chileno común y corriente.

Entrevista: el probar y cantar de La Pájara

Ocupada este mes en la preparación de su cuarto disco, la cantautora y académica describe su creación como una búsqueda sin camino delimitado. Comprometida con la canción como formato y la expresión de ideas firmes en sus versos, «me detengo en las cosas bellas», dice.

Dos miradas para Víctor Jara

Ya está abierta en la flamante sede de la Fundación Víctor Jara (Almirante Riveros 67, Santiago) la muestra “Dos miradas para Víctor Jara”, de los fotógrafos Luis Poirot y Antonio Larrea. Lee en MusicaPopular.cl más sobre el inmortal cantor chileno.