Quique Cruz

Dos vidas cohabitan en la historia de este músico. Quique Cruz vive desde 1980 en Estados Unidos, donde ha realizado un trabajo a partir de las raíces latinoamericanas cercano a la llamada world music o “música del mundo” y donde integra el conjunto internacional de fusión Quijeremá. Pero antes de ser Quique Cruz él es Claudio Durán, nacido en Chile, un país donde se inició en la música pero donde también fue detenido y secuestrado bajo dictadura en 1975 en campos de prisioneros como Villa Grimaldi, una marca que del mismo modo está presente en su trabajo.

Fechas

Décadas

1970 |1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Quique Cruz chica

Verónica San Juan

En su música, Cruz amalgama esos elementos diversos, entre el dolor y la búsqueda, en un equilibrio expresado en trabajos como la suite Arqueología de la memoria que estrenó en 2007 junto a su grupo, de regreso en Chile y en la misma Villa Grimaldi, ahora transformada en un parque por la paz.

Música del mundo, raíces en Chile
Compositor e intérprete, Claudio Durán Pardo cuenta entre sus herramientas la guitarra y otros instrumentos latinoamericanos de cuerda como charango, ronroco, cuatro y bandola, al igual que la gama de vientos andinos que soplan entre quenas, quenachos, antaras y sikus o zampoñas.

A los nueve años se inició en la guitarra, y desde los doce había actuado en lugares como su natal balneario de Llo-Lleo, el próximo puerto de San Antonio y el mineral El Teniente. A los quince, hacia 1972, se trasladó a Santiago a estudiar en el Instituto Secundario de la Universidad de Chile (Isuch), el liceo artístico de esa casa de estudios.

Después del golpe militar de 1973 Durán fue detenido por razones políticas en 1975. Con dieciocho años de edad pasó por los campos de prisión y tortura de Tres Álamos, Cuatro Álamos, Puchuncaví y la aludida Villa Grimaldi, lugares en los que buscó hacer frente a los apremios acudiendo a la creación, como parte de elencos de música y teatro formados por compañeros de prisión.

Una vez en libertad viajó a California, Estados Unidos, donde se estableció en la ciudad de San Francisco en 1980, luego de pasar por Vancouver (Canadá) y Madrid por razones de estudio. Cruz tiene una licenciatura en historia y una maestría en estudios latinoamericanos en las universidades estadounidenses de Berkeley y Stanford, y en paralelo ha mantenido constante el trabajo musical.

Chileno en California
Además de iniciar el conjunto Quijeremá en 2002, en su carrera figuran los discos Amistades (2000) y Tatamonk (2001), este último a dúo con el guitarrista japonés-californiano Alex De Grassi, junto a Quijeremá (2002), Tinta verde / Green ink (2004), Villa Grimaldi: archeology of memory in three cantos (2009) y  Kakri: Variations for the venezuelan bandola llanera (2010), todos con su grupo.

El músico figura asimismo en grabaciones con cantantes estadounidenses como Jerry García, fundador de la banda Grateful Dead, en Watchfire (1988); Jackson Browne en Lives in the balance (1985) y los compilados The next voice you hear (1997) y The very best of Jackson Browne (2004), Kenny Loggins en Leap of faith (1992) y la cantante y activista Holly Near en Edge (2000) y Simply love: the women’s music collection (2000).

Del mismo modo ha trabajado con William Ackerman, fundador del renombrado sello de música new age Windham Hill, en los discos Conferring with the moon (1986) y A Windham Hill retrospective (1993); con el citado Alex de Grassi en The world’s getting loud (1993) y Beyond the night sky: Lullabies for guitar (1996), y en el trabajo Closing the distance: poems, prayers and love songs, contemporary arrangements of traditional and original songs from the jewish diaspora (2004), de Alisa Fineman.

Quique Cruz ha mantenido además vínculos con músicos chilenos, como consta en los discos Canto a Gabriela (1985), Andares (1989), La travesía (2000) y Canto al poeta (2001), de Rafael Manríquez; en A este lado del mundo (2001), de Viento Celta; en En vivo (2002), de Santiago del Nuevo Extremo; en Anthology 1980-1984 (2002), del Grupo Raíz, y en la antología Charango. Autores chilenos (2002).

No sólo la música está entre sus horizontes. El autor a menudo ha hecho creaciones para disciplinas integradas como la danza y las artes visuales, y en Chile publicó el libro Autobiografía de un ex jugador de ajedrez (2003). El percusionista Carlos Basilio es un frecuente colaborador suyo, y junto a él realizó, con Quijeremá, su trabajo de más largo aliento relacionado con Chile: la suite Arqueología de la memoria (2007), estrenada en el Parque por la Paz Villa Grimaldi con músicos locales como Francisco Sazo, cantante de Congreso, el Cuarteto Latinoamericano de Saxofones, Pedro Villagra y el propio Basilio. Quique Cruz en el mundo, Claudio Durán en Chile, este artista no ha dejado de alimentar las raíces con su país natal.

En sonido e imagen: Napalé pasa revista a su historia

En concierto gratuito, el grupo estrena el sábado 16 de diciembre el primer DVD de sus 35 años: Migraciones. “Este viaje pretende comunicar a nuestros oyentes y espectadores con parte de nuestra historia musical, humana y política”, dice su director, Ernesto Pérez.

Crónica sonora de Valparaíso

Nacido en el cerro Cordillera, Carlos Carstens refiere una memoria vívida del puerto principal en su recién lanzado libro “Valparaíso, Cerro Cordillera. Crónicas de ensueño”.