Marco Reyes

Marco Reyes es integrante de una familia de contrabajistas clásicos: su padre es el reconocido profesor José Miguel Reyes Roco y su hermano músico de la Orquesta Sinfónica de Chile José Miguel Reyes Salgado. Pero si bien el linaje musical se concentró en la música docta sinfónica, Marco Reyes cambió la norma y orientó su creatividad hacia el contrabajo jazzístico. En 1997 continuó en la ciudad de Graz sus estudios que había realizado antes en la Universidad Católica entre 1994 y 1995. A su regreso a Chile en 2009 se integró a la entonces muy nutrida escena de contrabajistas de jazz, que tuvo otros de esa generación: Nelson ArriagadaRodrigo Galarce o Patricio Rocco, y los más jóvenes Pablo Menares, Alonso Durán, Pablo Vidal o Cristián Orellana.

Fechas

Santiago - 23 de mayo de 1972

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Marco Reyes

Iñigo Díaz

Marco Reyes fue alumno del maestro Wayne Darling durante su paso por Austria. Además fue becado para estudiar en Holanda con Marius Beets en el Conservatorio de Rotterdam. Durante su década de vida en Europa, tuvo mucha actividad en diversos frentes musicales, tocando en pequeños combos de jazz y también en orquestas como la KUG Big Band. En paralelo realizó talleres con prestigiosos contrabajistas contemporáneos los que marcaron su experiencia en Europa con una aproximación disntinta al jazz: el danés Niels-Henning Orsted Pedersen, el checo Miroslav Vitous y los estadounidenses Ron McClure y Marc Johnson.

Marco Reyes, además, tuvo participaciones en estas mismas instancias con otros jazzistas de la primera línea como Dave Liebman, John Abercrombie, Billy Hart y Peter Erskine. Una vez en Santiago de Chile, en 2009 formó un primer cuarteto, junto a Claudio Rubio (saxo tenor), Tomás Krumm (piano) y Carlos Cortés (batería), con el que mostró por primera vez su sentido del ritmo, preciosa digitación e incipiente liderazgo de conjuntos. En 2011 fue fundamental en la apertura de Rubik, un escenario en el entonces emergente barrio Italia, donde encabezó conciertos de jazz semana a semana durante dos temporadas.

Allí no sólo se consolidó el repertorio de composiciones que venía preparando desde sus años en Europa, sino además el liderazgo de conjuntos, tríos y cuartetos, que llevó a Rubik para ajustar en vivo y directo durante ese período. Su segundo cuarteto importante, de hecho, fue el que concretó la experiencia de ese escenario nocturno a través del disco Marco Reyes Cuarteto (2014), estrenado como el primer disco que se lanzó en la sede del Club de Jazz en Casa Maroto ese año: Claudio Rubio (saxo tenor), Lautaro Quevedo (piano) y Alejandro Espinosa (batería).

Una actividad intensa prosiguió a la edición de este estreno como líder, y Marco Reyes apareció en una serie de colaboraciones: con el saxofonista esloveno Jure Puckl, el saxofonista alemán Wolfgang Lindenfelser, el trompetista canadiense Kevin Turcotte y el pianista italiano Renato Chicco, en paralelo a la reorganización de su propio cuarteto en distintas versiones entre 2015 y 2019: junto a los pianistas Felipe Riveros, Sebastián Castro y Óscar Pizarro, y los bateristas Félix Lecaros, Carlos Cortés, Nelson Oliva, Matías Mardones o Arturo Salinas.

Trilogía de Nueva York: mujeres sacan la voz

Desde la gran ciudad de la música, el año arranca con publicaciones de nuevo material. Tras una década de silencio, la cantante Claudia Acuña presentó Turning pages, editado por su propio sello, mientras que la gran saxofonista Melissa Aldana lidera un quinteto en Visions, y la guitarrista Camila Meza adelanta Ambar, junto a una pequeña orquesta.

Paloma Mami, siempre un poco más

Las audiencias de la música pop se inclinan hoy por el streaming y según reportes allí la estrella del trap pasó a ser el fenómeno nacional más resonante de Spotify.