Marcianeke

Marcianeke
Foto: Facebook Marcianeke

Marcianeke

Marcianeke fue el gran fenómeno de la música chilena de 2021 en la dimensión del streaming. Entre YouTube y Spotify, presentó casi 70 canciones, y como ningún otro músico chileno en más de la mitad superó el millón de reproducciones. De hecho, la canción chilena más escuchada del año en ambas plataformas marcó más de 42 millones: “Dímelo ma”, cantada a dúo con el músico Pailita. El protagonista de esta vorágine -que transcurrió en buena parte durante pandemia- es el joven músico talquino Matías Muñoz, que define su música como perreo y que es parte de la enorme escena y la creciente industria de la denominada “música urbana”.

Fechas

Talca - 11 de enero de 2002

Región de origen

Región del Maule

Décadas

2020 |

Géneros

“¿Dónde se escucha a Marcianeke? ¿Desde dónde emana este fenómeno? No emana desde una gran discográfica, que puso un aviso en un edificio de Plaza Dignidad, y que luego pagó payola en los medios… Este es un artista que pegó desde abajo”, decía el periodista Andrés Panés en Podcast Microtráfico, en octubre de 2021, para resumir al “fenómeno Marcianeke”.

Matías Muñoz efectivamente se inició y pegó desde abajo, en una historia musical que comenzó a los 12 años en Talca. “Pero caí en depresión severa, por tanto abuso de portarse mal, y después me intoxiqué con la idea de suicidarme”, le contó a Diego González TV en marzo de 2021, en una de las pocas (y buenas) entrevistas que ha concedido.

Tras ocupar el seudónimo de Matiboy, el 2018 concibió el nombre de Marcianeke, y grabó en Talca sus primeras canciones y videoclips como parte de la creciente escena de trap y reggaetón que se estaba desarrollando en varias partes de Chile. El 2018 fue justamente el año de la la explosión de nombres como Paloma Mami, Gianluca, Young Cister y Princesa Alba, cuyas canciones impactaron las plataformas de streaming.

Marcianeke grabó una serie de canciones, una de ellas con el también talquino AK4:20, pero como él mismo reconoció en la entrevista de Diego Muñoz TV, su “primer perreo” fue “Subiendo de ranking”, de junio de 2019. Con ese estilo, una suerte de subgénero del reggaetón que recoge elementos del hip-hop, siguió produciendo canciones, y a fines de 2020 alcanzó otros hitos masivos en el streaming con canciones como “Envidia” o “Tussi Mary Code”, grabada con Criss MJ.

Con bailables canciones, algunas referidas a las fiestas, las drogas o el uso de armas, un grave tono de voz y llamativas formas de baile, Marcianeke llamó la atención de los medios masivos hacia mediados de 2021, donde también destacaron sus desórdenes o excentricidades, como la compra de un Porsche, el final de un noviazgo o incidentes en un hotel o en algún lugar público. Los medios convencionales, en cualquier caso, dieron escasa y parcial cobertura al músico, y en general a toda esa escena musical.

Y más allá de las las imágenes desordenadas de Marcianeke, o sus impresionantes cifras, el año 2021 el músico fue parte de intensos y exigentes procesos de producción. Colaboró con otros músicos de su órbita en la extendida modalidad del featuring, se asoció con productores y gestores para continuar su carrera y realizó un creciente trabajo en vivo. El resultado fue el inusitado éxito de sus canciones, con las que se puso en la cumbre de la llamada música urbana chilena, que, como en todo el continente, es la que exhibió las mayores cifras de consumo durante su época.

Actualizado el 09 de mayo de 2022