Fiat600 / F600

Luego de las muchas sociedades musicales que ocuparon al músico Miguel Conejeros desde los años ochenta, Fiat600 ha resultado ser su proyecto más duradero y de amplio alcance. La autogestión de esta persistente propuesta electrónica es la marca musical más profunda de un músico vinculado en su temprana juventud al punk-rock local, y que también mantuvo en paralelo al dúo Bipolar, pero que hoy se asienta cómodamente a solas entre máquinas.

Fechas

La Unión - 18 de agosto de 1969

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Fiat 600

Marisol García

Pasado punk-rock
El trabajo de Miguel Conejeros junto a Pinochet Boys y Parkinson inscribió su nombre entre los pioneros de un nuevo modo de concebir el rock-pop en el país, más cosmopolita y enérgico. Pero en Fiat600, Conejeros se ha estabilizado como un compositor voluntariamente al margen de la dinámica masiva, interesado en desarrollar una combinación sonora a partir de la investigación de recursos técnicos (sampleos y secuencias, sobre todo), el trabajo para bandas sonoras y lo que sea pueda proporcionar a su música un cierto sabor chileno y personal. En sus palabras, «Fiat600 irá siempre por su propia autopista, en su rally personal, arriesgando en cada viraje».

Desde un principio, Fiat600 ha sido el seudónimo para el trabajo individual de Conejeros. Así comenzó a presentarse el tecladista en 1998, apenas decidió que el mejor modo de continuar en la composición sería de modo individual (luego del fin de Parkinson, se cuenta su paso por bandas de corta duración, como Anilina y Los Artistas). Su primer disco, El empleado del mes (1998), tuvo una distribución limitada a las mil copias cuando aún la edición independiente suponía un gran esfuerzo de autogestión. Dos años más tarde, El último día se convirtió en uno de los lanzamientos más interesantes de la electrónica chilena de la década. El álbum se presentaba como un flujo electrónico no demasiado alejado del formato canción, y en el que se integraban voces sampleadas de, por ejemplo, Salvador Allende. El álbum contó con varios invitados, entre ellos Rodrigo Hidalgo (Parkinson), Cristián Freund (Santa Locura) e Iván Conejeros (Pinochet Boys).

Contactos establecidos por la etiqueta Cóndor Music permitieron a Conejeros concretar en junio del 2001 un sueño: debutar en el festival español Sonar, el más importante del mundo para la muestra de nueva electrónica. La experiencia fue tan estimulante que el músico decidió establecerse en España, donde vivió varios años y mantuvo también el dúo Bipolar.

En Barcelona, Fiat600 se ocupó en la musicalización de encuentros artísticos y la participación en varios festivales; algunos tan relevantes como Sonar, Mutek, Periferias, LEM, Algorythm y Versus Electronics.  Mantuvo desde allá el contacto con el país a través de su asociación con netlabels como Epa Sonidos y Pueblo Nuevo (él mismo codirigió el sello Nice Cat Records), pero su trabajo se estrechó con su decisión de volver a radicarse en Santiago, en 2013.

Regreso a Chile
Su mudanza a Santiago no detuvo su trabajo musical, más bien al contrario. Fiat600 (o F600) es un nombre de presentaciones constantes y publicaciones regulares, incluyendo colaboraciones con artistas, museos y galerías, e incluso antiguos cercanos de los años 80, como el famoso Jorge González (invitado a su EP Epistolar).

Un patrimonio que cumple medio siglo

Desde 1970, el Archivo de Música de la Biblioteca Nacional resguarda partituras, manuscritos, documentos personales, grabaciones, piezas gráficas y una multitud de objetos relacionados con la creación realizada en el país. En octubre festejan sus 50 años con el IV Encuentro Iberoamericano de Archivos Musicales y Sonoros. La programación, acá.

Leo Saavedra confinado

A cinco años de su debut como solista, el ex vocalista de Primavera de Praga presenta su segundo disco, Operación ballena, con ocho canciones compuestas y grabadas durante la cuarentena obligada por el nuevo coronavirus.