DJ Méndez

DJ Méndez es un fenómeno musical cuya condición chilena puede ser fácilmente cuestionada, de no ser por el profundo compromiso y arraigo que su protagonista tiene con su país de origen. Nacido en un humilde barrio de Valparaíso en 1975, Leopoldo Méndez Alcayaga concibió y desarrolló su propuesta musical bastante lejos de ese suelo, en Suecia, adonde se trasladó a vivir siendo adolescente. En un contexto vinculado a la marginalidad y la delincuencia, Méndez construyó allá su fusión de dance, hip-hop y elementos latinos, ingresando con fuerza a las pistas de baile del norte de Europa, e inaugurando un fenómeno que ya completa cuatro discos, un sello discográfico y una significativa presencia en Chile.

Fechas

Valparaíso - 26 de marzo de 1975

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Dj Mendez

Jorge Leiva

Todo esta historia comenzó tras una rebelde y difícil adolescencia del músico, que llegó con su familia a Estocolomo en 1986, como lo han hecho casi 30 mil chilenos buscando oportunidades de trabajo. Con apenas 11 años, Méndez y sus dos hermanos debieron sufrir los rigores del enorme cambio cultural que significó trasladarse súbitamente del Cerro Barón de Valparaíso a los marginales barrios de inmigrantes de la capital sueca. Sin dominar el idioma y con sus dos padres trabajando en intensas jornadas laborales, sus primeros años fueron extremadamente difíciles, y muy vinculados a los circuitos de delincuencia del sector donde habitaban.

Lepoldo Méndez abandonó la escuela en reiteradas ocasiones y comenzó a participar en robos y peleas, por lo que fue detenido por la policía cuando todavía no cumplía los 15 años. Con el alcohol y las drogas como telón de fondo, Méndez llegó a un centro juvenil de rehabilitación, donde conoció al ingeniero de sonido y educador Jordi Fuste, quien se convirtió, a la larga, en un personaje clave en la construcción de DJ Méndez. Fuste le enseñó instrumentos musicales e incentivó en él la composición de canciones. que se tradujeron en su primer tema: “Chiki Chiki”.

La exitosa presentación en vivo de ese tema, más su edición en formato single por Stockholm Records, lo llevaron a los rankings del norte de Europa con una inusitada fuerza. Los medios de comunicación y el público de Suecia, Finlandia, Dinamarca, Noruega y Rusia valoraron lo que para ellos era la desconocida fórmula de hip hop con elementos latinos, y levantaron al chileno al status de estrella de pop, en un fenómeno que ni siquiera se sospechaba en Chile.

Latino for life se llamó el primer disco LP de DJ Mendez, promocionado en numerosas giras por el norte europeo, que incluso pasaron por el cumpleaños de la hija del rey de Suecia. Temas como el mismo “Chiki Chiki”, más “Estocolmo”, “Fiesta” o “Razor tongue”, contaron con elaborados videoclips y rotación en radios, con la misma fórmula de componentes latinos, elementos electrónicos, guitarra española y un fraseo que mezclaba el inglés con un español profundamente chileno.

Incidentes personales relacionados con el alcohol y con la indisciplina estuvieron a punto de abortar su carrera, en un camino que retomó la normalidad con su segundo disco, Mendez, editado en Suecia el 2001. Temas como “Blanca” y “Adrenalina”, con directas referencias a los costos de la fama y el consumo de drogas, alcanzaron nuevamente los rankings europeos y actualizaron a DJ Mendez, que, recién entonces, se acercó a Chil en su condición de cantante.

Encuentro con Chile
El 2001 la historia de Méndez llegó a los medios locales y comenzó a encontrar eco popular. Su sencillez, su sinceridad para abordar incluso los temas más polémicos de su vida y lo insólito de su historia calaron en el público chileno, que lo ovacionó en la versión del 2002 del Festival de Viña (aunque actuó cerrando una jornada) y en un concierto propio en la Estación Mapocho en junio de ese mismo año. Temas como “Estocolmo” o la sentida “Madre mía” se convirtieron en hits en Chile a tres años de su edición original. A partir de ello, y con el lanzamiento local de sus dos discos, se ganó un lugar más estable en la escena nacional y su presencia en radios y en medios de comunicación se hizo habitual.

Al año siguiente editó su tercer disco, P.P. Perro perseverante, con un cambio de casa discográfica, y con el single “Tequila”, un rap sobre el célebre del tema del saxofonista Danny Flores, en un recurso de emplear temas clásicos que ya había usado en Blanca” – con “La colegiala”, del peruano Walter León, que en los ’80 popularizaron Miguelo y grupos de cumbia locales.

El 2004 regresó al Festival de Viña del Mar, y poco después creó su propio sello grabador: Macabro Records, donde le dio cabida a una serie de artistas colaboradores y amigos  Al mismo tiempo, creó una escuela de DJs en Suecia y comenzó a dar los primeros pasos para establecerse en Chile, que con el traslado de sus hijos se hizo definitivo el año 2005.

Su historia musical, con todo, nunca se detuvo, aunque pasó por períodos de menos intensidad y se amplió. Colaboró como compositor de músicos como la cantante de reality Ximena Abarca, el consagrado Luis Jara, y varios de los artistas de su sello Macabro. El año 2005 editó el single “Mula”, que alcanzó una alta rotación radial y televisiva, sobre todo porque atacó directamente el estilo de vida de la farándula criolla, mencionando a varias modelos con nombres y apellidos. Originalmente esa canción sería el adelanto de un disco que nunca se editó, en lo que fue el inicio de varios años de receso en la actividad musical de DJ Méndez, que desde su segundo disco se presentaba sólo como Méndez.

El 2009 regresó a la música con la canción “Lady”, que lo colocó de nuevo en las pistas de baile del norte de Europa, y al mismo tiempo de Chile y otras países del continente. Una vez más como DJ Méndez, y con la misma fórmula musical de antaño,  el tema fue el adelanto del disco 210, un personal homenaje al Bicentenario, que sumaba a los 200 años de vida independiente de Chile, sus 10 años de carrera musical. Temas trabajados con Yoan Amor (futuro cantante de La Noche), el propio grupo La Noche o el cantante adolescente Augusto Schuster, marcaron una nueva etapa en la actividad musical que el 2011 tuvo un nuevo hito: El disco Made in Chile, que consiguió una significativa difusión de su canción “Josephine”, y luego con el tema “Mi Chile querido”, que fue tomado para apoyar a la selección chilena de fútbol.

Los Méndez y la política
Su gran masificación como figura llegó cuando negoció un contrato televisivo con TVN para realizar un docureality que mostró la vida al interior de su familia. “Los Méndez” (que emulaba el modelo de “Los Osbournes”, que emitía MTV con la familia de Ozzy) fue transmitido entre 2012 y 2014, completando cuatro temporadas y 80 episodios. El programa, como todos los de su género, generó todo tipo de polémicas en el celebrity-system local, con disputas de intereses entre el protagonista y la prensa, comediantes televisivos y otros colaboradores musicales.

Paralelo a esa veta televisiva, Leopoldo Méndez mantuvo su trabajo musical. En 2012 grabó el himno de la Teletón, “Puro corazón”, corroborando su llegada entre el gran público chileno, y a fines de ese año editó lo que llamó “la banda sonora” del programa, con canciones propias, y la participación de colaboradores, desde Juan Antonio Labra a Katherine Orellana y Romina Martin. Con parte de ese elenco hizo una serie de presentaciones por Chile, que alternó con su participación regular como solista en Festivales a lo largo del país.

El 2015 realizó un insólito viraje en su carrera, y se presentó a las elecciones comunales por Valparaíso, apoyado por el Partido por la Democracia. Ganó primero las elecciones primarias y se convirtió así en el candidato oficial de la colación gobernante, La Nueva Mayoría, en un proceso que tampoco estuvo exento de críticas desde el mundo político. Los resultados, eso sí, no le fueron favorables, y con apenas un 22 por ciento de los votos no resultó electo.

Natalino sale a recorrer Chile con nueva canción

El trío romántico abre su itinerario el 14 de diciembre con un concierto en Valdivia. Seguirán en Puerto Varas, Casablanca, Panquehue, Maullín, Curacaví, Quintero y Papudo, entre otras localidades. Con miras a su nuevo álbum, titulado Natalino vivo, el grupo liberó además la balada “No volveré a caer”, del autor curicano Lenny Zing.

El año de Jorge Peña Hen

A 45 años de su asesinato a manos de la Caravana de la Muerte, en La Serena se levantó un monumento que recuerda su pionera labor como educador.