Daniel Miranda

Esencialmente guitarrista de jazz, pero al mismo tiempo activo en diversidad de proyectos de música popular, pop y hip-hop, Daniel Miranda llegó desde el norte chico para sumarse a la escena jazzística capitalina de la década de 2010, lo que desembocó en el disco Viaje interior (2018), que presentó entonces composiciones para trío contemporáneo, uno de los formatos que mejor se acomodó a su propuesta creativa.

Fechas

Vicuña - 25 de marzo de 1980

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Nacido en Vicuña, con estudios de Pedagogía y guitarra clásica en La Serena y una temprana participación en la big band de la Universidad de La Serena, Miranda llegó a crear e implementar la primera cátedra de guitarra eléctrica en esa misma institución. Contactos y experiencias con profesores como el pianista Moncho Romero y el guitarrista Jorge Díaz completaron su instrucción en los lenguajes armónicos y de improvisación jazzística. Sus primeros modelos fueron Wes Montgomery y Jim Hall, para más tarde acceder a la música de solistas modernos como Pat Metheny y contemporáneos como Kurt Rosenwinkel, figuras referenciales en la educación de los guitarristas de jazz.

Miranda había sido músico en la Cuarta Región, incluso alcanzó a tener estatus de guitarrista estable alrededor del Club de Jazz de Coquimbo hacia 2005, tocando junto con el trompetista Cristián Cuturrufo y organizando sus primeros tríos en el norte. Sin embargo optó por trasladarse a Santiago en 2011 para incorporarse a la escena capitalina. Su trabajo se ha desdoblado desde el jazz como nombre propio, junto a los sidemen Gonzalo Gómez (contrabajo) y Juan Pablo Jaramillo (batería), hasta duetos de guitarra y voz con la cantante coquimbana Natalia Corvetto, para quien grabó el disco El vuelo (2017). Además mantuvo una larga y decidida colaboración con el rapero Cevladé, en cuyos discos La casa de Astaire (2014) y Pinceles y puñales (2017) Miranda reaparece con sus contribuciones de sonido y groove.

Carolina Soto y su regreso discotequero

Desde un silencio musical, la ex baladista de "Rojo" sube el volumen al máximo con "La reina soy yo", una canción para la pista de baile y la esfera de espejos. Dedicada a la comunidad LGBTI, su lanzamiento se realizó en el contexto de una Marcha del Orgullo Gay en plena cuarentena. «A veces necesitamos poner la radio fuerte, bailar y olvidarnos del mundo», dice la cantante rancagüina.

Una candidata incomparable

En la recta final de la entrega de postulaciones, la estrella de la Nueva Ola concita el apoyo de organizaciones feministas como la Matria. Será una deliberación reñida y friccionada, toda vez que en 75 años de premiación solo tres mujeres lo han obtenido.