Cristián Bidart
Foto: Archivo de Cristián Bidart

Cristián Bidart

Para el más jazzista de los integrantes de Akinetón Retard, la categoría de “músico incomprendido” dentro de la escena jazzística estuvo lejos de convertirse en un estigma. Por el contrario, este mismo hecho posicionó a Cristián Bidart como un solista ligado a un circuito de avanzada subterránea que permitió que proyectara su propio punto de vista sobre el jazz avant-garde.

Fechas

Santiago - 01 de abril de 1975

Décadas

1990 |2000 |

Géneros

Grupos

Cristián Bidart

Iñigo Díaz

Protegido desde sus inicios como alumno por Carlos Figueroa, Bidart asimiló la misma pasión con que su maestro tocaba la batería y su posterior rol de roady personal le abrió el mundo de los clubes. Una escuela estilística que lo marcó para sus futuros proyectos fuera del jazz (Chongo Mongo, Akratarka). A partir de 1995 se incorporó al circuito como sideman del guitarrista Jorge Díaz, el tenorista Max Alarcón o los pianistas Pablo Vergara y Ariel Pino. Un año después se integraba a Akinetón Retard, imprimiendo en la banda un toque bop que niveló los volúmenes de estridencia que entonces caracterizaban su música. En poco tiempo se convirtió en parte importante del eje creativo de la banda más emblemática de la vanguardia rockera desde los ’90 (en 2006 Bidart compuso la obra para quinteto e imagen “Sentido común”).

Su consolidación como baterista de jazz —más allá del circuito cerrado que de pronto caracterizaba al Club de Jazz— se produjo en 2000 a través del grupo La Pichanga. Junto al pianista Mario Feito y el contrabajista Francisco Carvajal, Bidart tuvo espacio para el desarrollo de sus primeros aprontes sobre la libertad improvisacional, aunque cuando se integró el altoísta Edén Carrasco al conjunto, estas ideas expresivas alcanzaron gran altura.

Trilogía de Nueva York: mujeres sacan la voz

Desde la gran ciudad de la música, el año arranca con publicaciones de nuevo material. Tras una década de silencio, la cantante Claudia Acuña presentó Turning pages, editado por su propio sello, mientras que la gran saxofonista Melissa Aldana lidera un quinteto en Visions, y la guitarrista Camila Meza adelanta Ambar, junto a una pequeña orquesta.

Paloma Mami, siempre un poco más

Las audiencias de la música pop se inclinan hoy por el streaming y según reportes allí la estrella del trap pasó a ser el fenómeno nacional más resonante de Spotify.