La Pichanga

La Pichanga fue uno de los proyectos más avanzados —e igualmente subvalorados— de la escena jazzística a partir de los 2000. Nunca fueron parte de las comunidades más establecidas del jazz mainstream, nunca fueron parte de las programaciones del Club de Jazz y siempre prefirieron seguir una línea musical underground. Ese espíritu de lleno en el lado B, debutaron discográficamente con Arriba de la pelota (2006).

Leer más

Años

Santiago, 2000 -

Décadas

2000 |

Géneros

Integrantes

Cristián Bidart, batería (2000 - •).
Francisco Carvajal, contrabajo (2000 - 2006).
Edén Carrasco, saxo alto (2001 - •).
Mario Feito, piano (2000 - 2001 / 2007 - •).

Iñigo Díaz

Inicialmente, La Pichanga era un conjunto formado por el pianista Mario Feito (del grupo latin jazz Akimbao), el contrabajista Francisco Carvajal (ex Los Andes Big Band) y el baterista Cristián Bidart (miembro del grupo rock experimental Akinetón Retard). Adquirió su nombre no sólo a través de la descriptiva imagen del aperitivo criollo llamado "pichanga", como mixtura de elementos que se traducía en una música de mezclas, sino además de la combinación de pases en un partido de fútbol informal, conocido también como "pichanga".

Tras una temporada de actuaciones en el local capitalino Libro Café, Feito dejó el trío para seguir como solista, y así los dos tercios restantes reclutaron al por entonces muy joven saxofonista alto Edén Carrasco, descubierto en los talleres de jazz e improvisación del pianista inglés Martin Joseph. La Pichanga mantuvo su nombre y giró desde el bop inicial hacia el jazz de vanguardia, estableciendo un paralelo con el trío pianoless (sin piano como soporte armónico) de Ornette Coleman, que se presentó en Estocolmo en 1965. Es decir, saxo alto, contrabajo y batería. Con esta formación, el trío tuvo gran recepción en el circuito del jazz de Valparaíso desarrollado parte del material standard de los '60 y un catálogo de composiciones liderada principalmente por Edén Carrasco (y donde contó con la colaboración del trompetista Sergio Contreras). Y luego de editar su primer álbum, Arriba de la pelota (2006), el ensamble reacomodó sus piezas mutando en 2007. Pasó de pianoless a bassless cuando Carvajal dejó el proyecto y se reintegró Feito en las funciones dobles de teclado y líneas de bajo para un sonido tipo Hammond en la línea soul-jazz.

Carolina Soto y su regreso discotequero

Desde un silencio musical, la ex baladista de "Rojo" sube el volumen al máximo con "La reina soy yo", una canción para la pista de baile y la esfera de espejos. Dedicada a la comunidad LGBTI, su lanzamiento se realizó en el contexto de una Marcha del Orgullo Gay en plena cuarentena. «A veces necesitamos poner la radio fuerte, bailar y olvidarnos del mundo», dice la cantante rancagüina.

Una candidata incomparable

En la recta final de la entrega de postulaciones, la estrella de la Nueva Ola concita el apoyo de organizaciones feministas como la Matria. Será una deliberación reñida y friccionada, toda vez que en 75 años de premiación solo tres mujeres lo han obtenido.