Ángela Acuña

Cellista y compositora de formación clásica, Ángela Acuña es una figura recurrente en los créditos de música incidental en el cine, en teatro y en televisión. Colaboradora de muchos musicos locales, desde el 2008 es parte de Malabia junto a Javiera Parra y Christian López, y el 2011 debutó con el disco solista Caverna, donde reunió sus trabajos por encargo para varios proyectos y canciones propias. El 2017 lanzó un segundo disco, con un mayor acento autoral: Música de Ángela.

Ángela Acuña

Estudiante de piano desde los cinco años de edad, Ángela Acuña se movió en las dimensiones de la música docta desde los primeros años de su vida. Su padre era clarinetista de la Orquesta Filarmónica de Santiago, al igual que su abuelo, y su mamá era bailarina clásica del Teatro Municipal. Aunque también tiene antecedentes en el jazz (es sobrina del vibrafonista Carlos Vera), fueron los caminos clásicos los que ella tomó para dedicarse a la música en su juventud.

Cuando era casi adolescente comenzó a estudiar violoncello tras abandonar el piano. Luego hizo la larga carrera como intérprete superior en cello en la Universidad Católica y en medio de ese proceso, entre 1992 y 1995, fue parte de la Orquesta Sinfónica Juvenil. Pero por esos mismos años comenzó a acercarse a la música popular. Primero como amiga de Javiera Parra, con quien conoció su padre Ángel, y luego formó con ella el grupo Malabia, y -por otro lado- se inició en la musicalización de obras de teatro. Cuando estaba estudiando en París, en 1998, el director de teatro Andrés Pérez la invitó a hacer la música de la obra Madame de Sade, y ahí comenzó un oficio que la llevó a desarrollar un gran número de bandas sonoras para teatro, cine y televisión.

Las series «Geografía del deseo» (2004), «Cárcel de mujeres» (2006) y «Volver a mí» (2010) fueron parte de su trabajo,  lo mismo que las películas Padre nuestro (2008), de Rodrigo Sepúlveda, Mapa para conversar (2010), de Constanza Fernández, y María Luisa Bombal, de Marcelo Ferrari. Parte de esa música, que casi nunca sale de la pantalla,  su creadora lo convirtió en un disco de canciones. Así el 2011 editó Caverna, su debur solista, que tuvo algunas presentaciones en vivo y varios temas sonando en algunas radios.

El 2016 lanzó su segundo disco, donde también incluyó canciones de su trabajo en teatros, pero sobre todo canciones propias, no hechas por encargo. Música de Ángela, se llamó el disco, que adelantó con el sencillo «Feliz», y donde se acercó al pop. El disco, aunque fue mostrado en vivo pocas veces, demostró que, al margen de su permanente trabajo en teatro y como cellista de sesión de muchos proyectos musicales, la carrera de Ángela Acuña como cantante no se ha detenido.

La muerte de un artífice

El 19 de junio se cumplen 50 años del fallecimiento del músico, como consecuencia de un accidente automovilístico en las afueras de Valparaíso. Desde 1959, el pianista Omar Nahuel encabezó a una generación de modernos jazzistas y dejó para la historia valiosos álbumes con su Nahuel Jazz Quartet en 1963 y 1965.

Retrato de Redolés

En la plataforma digital Vimeo se acaba de liberar el documental Las hebras de un poeta, que durante 70 minutos aborda figura del autor de Bello barro. Dirigido por Len López.