Ana Tijoux

Iniciada en el hip-hop, Ana Tijoux desborda esa y otras fronteras gracias a la poderosa trayectoria como solista con que se ha transformado en la figura chilena de mayor relevancia internacional de su generación. Exitosos discos grabados desde 2007, canciones como "A veces", "1977", "La bala", "Shock", "Sacar la voz", "Mi verdad" y "Somos sur", una agenda intercontinental de giras y festivales a partir de 2009, colaboraciones con figuras globales como la mexicana Julieta Venegas y el uruguayo Jorge Drexler, y un Grammy Latino (2014) son parte de esas marcas, siempre con la óptica de una conciencia política expresada en el discurso y en la acción. Su trayectoria muestra diversidad de colaboraciones, así como el paso por grupos, de entre los cuales el más significativo fue Makiza.

Fechas

Lille (Francia) - 12 de junio de 1977

Décadas

1990 |2000 |2010 |2020 |

Géneros

Grupos

David Ponce

Ana Tijoux nació en Francia, hija de una socióloga y un exonerado político chilenos exiliados en ese país. Desde Lille, a los 5 años llegó con su familia a París a vivir en barrios de inmigrantes y de los alrededores de la capital como Belleville y Saint Maurice.

Allí apreció música de diversas fuentes. Cita discos de Los Olimareños, Daniel Viglietti, Inti-Illimani, Los Jaivas, el grupo centroamericano Pancasán, Chico Buarque, Rubén Blades, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Maria Bethânia o León Gieco en la casa familiar, así como de los franceses Les Rita Mitsouko, Bernard Lavilliers o Renaud Séchan. Y ahí se encontró también con el hip-hop.

París, los suburbios y el rap: primera escuela
Cuando tenía 10 años, el trabajo de educadora de su madre la llevó a conocer en París a niños de la calle que practicaban el rap. Ana Tijoux se identificó con dos grupos señeros del rap francés, los parisinos NTM y los marselleses IAM, quienes en canciones como "Les bateaux d'Afrique" hablaban de discriminación racial, inmigración y otros asuntos relevantes para una hija de exiliados como ella. Entre 1988 y 1989 se involucró en el hip-hop, primero como bailarina. En el oficio de rapera debutaría recién a su regreso a Chile, en 1992.

Ya había visitado el país en 1983, cuando viajó a los 6 años a conocer a sus abuelos. Pero ahora la música iba a proponer un nuevo rumbo. Ana Tijoux recuerda haber encontrado ya en 1992 a Jimmy Fernández, de La Pozze Latina, quien a su vez venía de Italia, y hacia 1995, egresada del colegio, descubrió el arte de las rimas con una banda de raperos en la plaza Santa Carolina en la comuna capitalina de Macul. Armó con un joven Zaturno un temprano grupo, Los Gemelos, y en 1997 conoció a Seo2 y a Cenzi, con quienes inició Makiza.

Santiago, Makiza y las aerolíneas Tijoux: las grabaciones tempranas
El grupo debutó ese año y editó los discos Vida salvaje (1998) y Aerolíneas Makiza (1999), respectivamente una de las primeras cassettes independientes del hip-hop en Chile y el mayor éxito en esa música desde Ser hümano!! (1997), de Tiro de Gracia. En ellos quedó claro el cruce entre hip-hop depurado y discurso político de Makiza y de Ana Tijoux en particular. El grupo se disgregó en 2001 tras el regreso de ella a Francia, y se reformó por última vez en 2004, previo a su tercer y último disco, Casino Royale (2005).

La cantante estaba de regreso en Chile desde 2003, y esta vez se dedicó además a otros quehaceres musicales. En su previo viaje a Francia había hecho su debut formal como solista: para el disco Después de vivir un siglo - Tributo a Violeta Parra (2001), producido en Chile por Álvaro Henríquez, envió una versión de "Santiago, penando estás". A su vuelta integró la banda de acid jazz Alüzinati entre 2003 y 2004, se unió a Pulentos, el grupo musical de la serie infantil de igual nombre que Canal 13 estrenó en 2005, e integró Guarenes Deluxe junto a Camilo Salinas y Pablo Ilabaca. Y como cantante invitada su historial parte antes.

La voz de Ana Tijoux se oye en "La medicina", del disco La medicina (1997), de Los Tetas. Con Makiza grabó "Somos tontos, no pesados" para Freno de mano (2000), de Los Tres. Más colaboraciones son "La persecución" y "La bienvenida" en Ahora es cuando (2001), de Santo Barrio; "Lo que tú me das", con Julieta Venegas para la película Subterra (2003); una versión inédita del bolero "Me gustas tú" (2003) con Solo di Medina y Lucho Gatica; "Amor_exilio", en Huelga de hambre (2004), de Legua York; "Pulso", en Supervielle (2004), del músico uruguayo Luciano Supervielle; "El hechizo", en Música para después de almuerzo (2005), de Bitman & Roban; "Vuelvo", con Solo di Medina, en Inti+Quila (2005), de Inti-Illimani Histórico y Quilapayún; "Eres para mí"; en Limón y sal (2006), de Julieta Venegas; "Amanecer", en Corre el río (2006), de Tsunamis, y "Tú y tu mirar, yo y mi canción", en el documental Ángeles Negros (2007).

Del kaos a 1977: la revelación como solista
El estreno en vivo como solista vino en 2006, con sus primeras actuaciones como tal en público. Pero fue una partida en falso: el disco que hizo en esos días quedó inédito por desacuerdos administrativos con su sello disquero. Grabado con el trío de Camilo Salinas, Fernando Julio y Danilo Donoso, músicos de Inti-Illimani Histórico, ese álbum iba a mostrar a una Ana Tijoux más cantante y pop que rapera, con invitados como Álvaro Henríquez, José Seves, Álvaro López (de Los Bunkers), Solo di Medina, Pedro Frugone y Pablo Ilabaca.

Meses después y tras ese proyecto fallido, la cantante dio un giro drástico y en dupla con el productor de hip-hop experimental Foex y el guitarrista Cristóbal Pérez, alias Pera Prezz, grabó a trío y ahora sí publicó su primer disco conocido: Kaos (2007), de sonido más electrónico y avanzado. Canciones como "Gol" y "Despabílate", en un nuevo dueto con Julieta Venegas, son parte de este trabajo, donde también la acompañan Solo di Medina y el rapero Hordatoj, y que obtuvo dos nominaciones a los premios latinoamericanos MTV 2007 por la canción "Despabílate".

La siguiente entrega trajo aparejado otro cambio. Dos años más tarde apareció 1977 (2009), disco titulado en alusión al año de nacimiento de la autora y que marca un retorno a la raíz en el rap. El citado Hordatoj y DJ Tee se suman esta vez a Foex en la producción, y Ana Tijoux invita a colegas como Solo di Medina, Stailok (de Movimiento Original), Panty, Bubaseta, DJ Dacel, Invincible, Cómo Asesinar a Felipes y Quique Neira a su disco más personal y autobiográfico, con canciones como "Partir de cero", "Crisis de un MC" y la propia "1977", cuyo éxito propulsó de ahí en adelante el inicio de su carrera de exportación.

La bala, el shock y la detonación internacional
Publicado y difundido en EE.UU. por el sello Nacional Records, 1977 obtuvo llamativos resultados promocionales además de una creciente agenda de giras, sobre todo por ciudades mexicanas y estadounidenses, entre 2010 y 2011.

En mayo de 2010 la canción “1977” era mencionada por el rockstar global Thom Yorke, de Radiohead, a la cabeza de una lista de canciones favoritas junto a música de Aphex Twin, John Coltrane y Björk. En 2011 fue incluida en la serie de TV estadounidense “Breaking bad” y en el videojuego “Fifa 2011″, cuando la rúbrica ya había sido una histórica nominación al premio Grammy para ese disco en diciembre de 2010.

Su tercer trabajo, producido esta vez junto al músico Andrés Celis, fue publicado en noviembre siguiente con un nombre tan explosivo como su contenido: La bala (2011). En pleno año de protestas sociales y estudiantiles en Chile, el disco fue detonado por la canción “Shock” y su referencia explícita al libro “Doctrina del shock” (2007) con que la periodista canadiense Naomi Klein denuncia el modelo capitalista neoliberal preconizado por Milton Friedman y la Escuela de Economía de Chicago, el mismo que fue aplicado a ultranza en Chile durante la dictadura de Pinochet. “La bala” y “Sacar la voz”, esta última a dúo con el cantante uruguayo Jorge Drexler, son otras canciones destacadas del disco, donde Tijoux invita a Javier Barría, Solo Di Medina, el grupo cubano Los Aldeanos, la cantante estadounidense Monica Blaire y el músico brasileño Curumin.

La voz de Ana Tijoux se escuchaba además en televisión a fines de 2013 con “Mi verdad”, su canción para la serie de TVN “El reemplazante”. Y tanto su discurso como su producción musical se expandieron aun más en el siguiente disco, Vengo (2014). Ahí unas bases hechas de sonidos de cuerdas y vientos latinoamericanos con bronces, guitarras, baterías y scratches enriquecen el paisaje sobre el que ella rima y canta sobre identidad americana en “Vengo”, emancipación política y de género en “Somos sur” y “Antipatriarca” y afirmación personal y colectiva en “Somos todos erroristas” y “Creo en ti”, junto con desplegar su crítica al capital en “Todo lo sólido se desvanece en el aire”, a la depredación de los recursos naturales en “Río abajo”, a la dictadura del consumo en “Los peces gordos no pueden volar” o a la segregación urbana en “No más”.

De gira: diecisiete países en vivo
Si Ana Tijoux había sido una viajera desde temprano en su vida por la condición exiliada de su familia, ahora su trabajo le iba a dar nuevas razones para seguir en movimiento. Lanzado su segundo disco, 1977 (2009), en mayo de 2009 emprendió su primera visita a Ciudad de México, para tocar en el festival Vive Latino, y en marzo de 2010 debutó en EE.UU. como parte de la primera delegación chilena al festival South by Southwest en Austin, Texas (EE.UU.) Desde entonces ha emprendido visitas a España, donde debutó en noviembre de 2010; Canadá, EE.UU., Brasil, México, Suecia, Alemania, Ecuador, Italia, Panamá, Puerto Rico, Inglaterra, Francia, Venezuela, Hungría y Perú.

Entre los versos y rimas de sus canciones y su participación en diversas luchas sociales, estudiantiles y de género entre otras, Ana Tijoux da una lectura actual y popular al rol del creador comprometido. Incluso entre incursiones en caminos musicales tales como los del bolero y el vals peruano (con su proyecto Roja y Negro, a contar de 2017, junto a Raimundo Santander y Ramiro Durán; o su dúo 2021 con la legendaria colombiana Amparito Jiménez) y su reubicación estable en París, la chileno-francesa no ha dejado de mantenerse al tanto del pulso social local. Su "Cacerolazo", sin ir más lejos, fue uno de los más ilustrativos himnos derivados del llamado estallido de octubre de 2019 en Chile.