Motuto

Motuto fue el proyecto de latin jazz que puso en primera línea al trompetista de dieciocho años Cristián Cuturrufo, antes incluso de su período de estudios intensivos en La Habana. Fue encabezado por el saxofonista alto Ignacio González, quien se convertiría en el primer compañero jazzístico del trompetista en los dobles frentes de vientos. Motuto no dejó discos pero marcó un camino hacia la consolidación del latin jazz en la escena de la música chilena, además de una influencia entre una nueva camada de seguidores y auditores del jazz.

Leer más

Años

Santiago, 1990 - 1994

Décadas

1990 |

Géneros

Integrantes

Ignacio González, saxo alto (1990 - 1994)
Cristián Cuturrufo, trompeta (1990 - 1992)
Dani Lencina (1990 - 1994)
Antonio Sánchez, bajo (1990 - 1994)
Matías Lara, percusión latina (1990 - 1992)
Claudio Ortúzar, percusión latina (1990 - 1992)
Rodrigo Vásquez, percusión latina (1990 - 1991)
Ernesto Artímez, percusión latina (1991 - 1994)
David Ortega, percusión latina (1992 - 1994)

Iñigo Díaz

Sin incluir una batería, se sostenía en el fondo de percusiones latinas, donde figuraban músicos como Claudio Ortúzar, Rodrigo Vásquez y Matías Lara. Como septeto tuvo una intensa actividad en escenarios de baile y salsotecas que a comienzos de los '90 se estaban instalando como parte de circuito nocturno tras la dictadura, además de actuaciones en el recordado Festival de Jazz de Tongoy. Por entonces también tocaban en este ensamble el guitarrista Dani Lencina y el versátil bajista Antonio Sánchez, que no solo había tocado en La Banda (1988), primer experimento de salsa en Chile, sino que actuaba en orquestas de televisión y había pertenecido al moderno grupo de fusión La Hebra (1986).

Motuto ganó aceptación entre el público también en un contexto en que el latin jazz dio nuevos aires a la música, y coincidió, por ejemplo, con el período en que se realizaron en Chile los conciertos de Dizzy Gillespie y su United Nation Orchestra, en el Court Central del Estadio Nacional (1991), y el sexteto del trompetista cubano Arturo Sandoval, en el antiguo Teatro California (1994).

Tras la salida de Cuturrufo de Motuto en 1992, Ignacio González rearticuló el proyecto, ahora como quinteto, con la inclusión de los percusionistas cubanos David Ortega y Ernesto Artímez. Fue un período que se extendió hasta 1994, y donde el grupo amplió su rango musical, desde un exclusivo cultivo del latin jazz y la música afrocubana hacia otros otros repertorios de música popular.

Actualizado el 09 de junio de 2021