Machuca

No ha habido en Chile bandas punk regionales con la persistencia y alcance que mostró Machuca. Durante sus más de quince años de vida, y pese a múltiples altibajos internos, el grupo logró ser constante en lo que sus músicos definieron como «un rock que no cae en las modas». El punk y el hardcore fueron las principales guías de su sonido, inspirado en bandas como Ramones y Black Sabbath.

Leer más

Años

Concepción, 1991 -

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Machuca

Integrantes

Giancarlo Huaso Canessa, voz (1991 - 2000 / 2003 - •).
Francisco Pollo Muñoz, guitarra (1991 - 2006).
Claudio Basura Infante, bajo (1991 - •).
Felipe Basurita Infante, batería (1991 - 2006).
Feliciano Cachano Saldías, voz (2000 - 2003).
Pollito, batería (2006 - •).
Pato Zurita, guitarra (2006 - •).
Sata, (2006 - •).

Marisol García

Entre parientes
Todo partió como un asunto de familia. Francisco Pollo Muñoz era un aficionado a la guitarra eléctrica con dos sobrinos a su vez empeñados en pedirle prestado su amplificador. Los hermanos Claudio y Felipe Infante (Basura y Basurita, respectivamente) mantenían por entonces un grupo junto al cantante Giancarlo Canessa, y a Muñoz le pareció atractivo primero ir a ver qué era lo que hacían con su amplificador y, luego, proponerles que lo integraran al grupo.

Debutaron a fines de 1991 en un estacionamiento acondicionado como escenario, y su trabajo se mantuvo durante años limitado al circuito rockero penquista. Ya entonces el grupo destacaba por la guía melódica que sostenía sus canciones de ruidoso punk y por la voz de Canessa, un registro al cual le calza el adjetivo 'aguardentoso'. Antes de su difusión nacional, la banda alcanzó a grabar dos veces; primero para un cassette autegoestionado (Si tapas tus oídos, 1992) y luego como parte del disco colectivo Octopus!!!... Rock en Concepción (1994, también con Los Santos Dumont y Explanada, entre otras bandas de esa ciudad sureña).

Ese último CD llegó a las manos de Carlos Fonseca, cuando el ex manager de Los Prisioneros seleccionaba desde un cargo ejecutivo en EMI-Chile las bandas que luego integraría un "Proyecto de Nuevo Rock Nacional", a mediados de los años noventa. Machuca se le presentó como una opción atractiva, por su experiencia, repertorio y porque ningún otro grupo punk sonaba entonces de acuerdo a un formato que pudiera ser amable para las radios, pensó. Eran los tiempos en que Green Day convertía al punk en hit. Machuca no sólo firmó contrato con la multinacional, sino que accedió a establecerse un tiempo en la capital para promocionar mejor su carrera. Junto a Carlos Cabezas como productor, comenzaron así a trabajar en un primer álbum.

Debut en radios
Hogar, dulce hogar
(1995) saltó a las radios casi de inmediato por medio de un single bien elegido. "Corazón desilusionado" era un tema directo y que sintetizaba bien las fortalezas melódicas y vocales que era capaz de ofrecer Machuca. El grupo comenzó a ocuparse en una agenda en vivo lo más activa posible, aunque al margen de la que por entonces ocupaba a grupos punk asociados al circuito independiente (como Fiskales Ad-Hok). Quizás por ser un grupo «de sello», con un disco de impecable factura y cierta rotación radial, Machuca nunca fue vista en Santiago como una banda que compartiera los postulados más rudos de sus compañeros de género.

Fueron tres álbumes y un EP (Ella, de 1997; con parcial percusión de Joe Vasconcellos) los que Machuca terminó publicando junto a EMI; todo un récord, considerando la mala suerte corporativa que acompañó a casi todos los grupos chilenos de su generación. Para el año 2000 tenían, además, rotando en radios el tema "Al patíbulo". Sin embargo, para el tercer disco la banda se vio obligada a un significativo cambio en su formación, luego de que Canessa anunciara su renuncia.

Sus compañeros encontraron un sustituto en el también penquista Feliciano Saldías, quien alguna vez los había ayudado como roadie y que en ese momento era alumno de Pollo (en las clases que el guitarrista daba en el Duoc). Con él grabaron el álbum Tercero (2001), definido por ellos como «el más rockero y pesado» de su trayectoria, y en el cual aprovecharon de desarrollar un estilo que nunca había acomodado a su antiguo vocalista.

Pese a ello, Canessa decidió volver —pasó un tiempo junto a un grupo llamado Cuervos de la Mata—, y es desde entonces el cantante estable en Machuca. «Nos necesitamos los unos a los otros, y Giancarlo es uno más. Tenemos una forma de vida común», explicaron luego. El grupo es hoy una banda independiente, que autogestionó por completo el álbum Furiarazón (2004), el cual confirmó el regreso de Giancarlo Canessa al micrófono, si bien incluyó una mayoría de temas compuestos junto a Feliciano Saldías (quien luego se haría conocido en todo el país por su participación en un reality-show de Canal 13).

En entrevistas, la banda explicó que el título sintetizaba muchos de los sentimientos que para entonces les generaba la vida rockera. «Es como un circo pobre, en el cual tienes que estar en todas», le explicaron a la revista Rolling Stone. «Es desgaste, es cansador, pero el título tiene que ver con la garra de la banda para seguir viva».

Ese álbum incluyó un cover —en español y cantado por Basura— para "Sabbath, bloody Sabbath", de los ingleses Black Sabbath; además de la colaboración de gente como Jimmy Fernández (La Pozze Latina) y Paulo Bravo, de los también penquistas Pegotes. Según los fans, era un disco de sonido más duro, y el grupo reconoció la influencia de los californianos Kyuss. Fue un disco significativo, que anunció la salida de Pollo y Basurita, y que confirmó al grupo en su vocación de base, alejado de los circuitos masivos de promoción.

Músicxs de Chile: conversaciones y conciertos

El colectivo inició sus actividades con una versión de "El derecho de vivir en paz" y sigue el pulso de las manifestaciones. Luego de una conversación sobre la Constitución con el abogado Fernando Atria, sumaron un encuentro con el filósofo Gastón Soublette. Los registros de sus acciones, acá. 

Entre Tongoy y Los Vilos

El trompetista de jazz nacido en Coquimbo vuelve musicalmente al Norte Chico a través de Socos, disco que publica en vinilo como una retrospectiva de sus primeros tiempos en la música.