Las Cuatro Brujas

Con la misma inspiración de Los Cuatro Cuartos, y su mismo director, Luis Chino Urquidi, en 1963 nacieron Las Cuatro Brujas. Arreglando temas folclóricos, en especial de Violeta Parra, este conjunto se convirtió en la expresión femenina del Neofolklore, y llevó sus canciones a los rankings de venta y parrillas radiales. Sus arreglos de «Parabienes al revés», de Violeta Parra, o «Adonde vas soldado», de Rolando Alarcón, representan las más brillantes muestras del desarrollo vocal y musical que alcanzó en los ’60 la música tradicional chilena a través del llamado Neofolklore.

Leer más

Años

Santiago, 1963 - 1969
Reagrupadas en forma intermitente desde 1986

Décadas

1960 |1980 |2000 |

Géneros

las cuatro brujas

Integrantes

Paz Undurraga (1963 – 1967 / 1986 – 2019)
María Cristina Navarro (1963 – 1969 / 1986 – 2019)
María Elena Infante (1963 - 1969 / 1986 – 2005)
María Edith Casanova (1963 – 1965 / 1986– 2005)
María Teresa Maino (1965 - 1969)
Mireya Verdugo (1967 – 1969)
Ana María Holley (1989 - ?)
Alicia Puccio (1989 - ?)
Francisca Urquidi (2005 - 2019)
Luz María Streeter (2005 - 2019)

Jorge Leiva - Marisol García

La primera vez que Luis Chino Urquidi hizo arreglos vocales para un grupo de folclor fue con Paupalú, el trío vocal femenino que lideraba su entonces polola Paz Undurraga, y que se presentó en varios festivales folclóricos, y grabó un disco sencillo con el sello Demon.  Una vez con Los Cuatro Cuartos, donde los arreglos vocales eran el sello del conjunto, forjó con ella la idea de un cuarteto femenino, y ahí nacieron las Cuatro Brujas.

Paz Undurraga, junto a Cristina Navarro y María Eugenia Peralta ya tenían un trío vocal, que fue la base del nuevo grupo. La pronta salida de María Eugenia Peralta, y la llegada de María Elena Infante  y María Edith Casanova completó la formación. Todas cantaban en tonos distintos – esenciales para el juego de voces- y además tocaban guitarra. Con la dirección de Chino Urquidi comenzaron a montar un repertorio de canciones chilenas y latinoamericanas, que paulatinamente grabaron en el sello Demon, de Camilo Fernández, que también editaba a Los Cuatro Cuartos. El primero fue un sencillo con la canción litoraleña, género de la costa argentina, "Cuando vuelvas", y su gran clásico, la versión de "Parabienes al revés" de Violeta Parra. Camiloo Fernández las llevó primero a Radio Balmaceda y en agosto de 1964 debutaron en radio Corporación, desde donde se hicieron ampliamente conocidas.

Tras dos  singles y un EP (formato de tres canciones por lado poco frecuente en esos años) alcanzaron una importante rotación radial y presencia televisiva. “Parabienes al revés”, o “Adonde vas soldado”, una refalosa muy popular que grabaron un año antes que su propio autor Rolando Alarcón, aparecieron en rankings y sonaron en radios. Los discos también incluían la tradicional cueca “El clavel y la rosa”, una canción que les dio especialmente un joven Palito Ortega, “Changuito cañero”, el vals peruano “Amarraditos” y muchas otras canciones.

El amplio y diverso repertorio les permitió viajar y presentarse con frecuencia a lo largo de Chile, además de una intenso trabajo en los programas radiales y en locales nocturnos, como el Nuria, donde estuvieron varias temporadas. En 1965 conocieron a Violeta Parra, que ese año regresó a Chile luego de cuatro años en París y que les reconoció lo mucho que le gustaba la versión de “Parabienes al revés”.

“Ahí vinieron todo el resto de las canciones. Nos reunimos una vez con ella y llevamos una grabadora grande, con cintas de un cuarto de pulgada, y con Ángel o la Chabela sentados fuimos grabando, y hasta pedíamos silencio. Después lo revisábamos con el Chino e hicimos arreglos de algunas y las grabamos” contó Paz Undurraga, sobre una grabación que en 1987 sirvió de base para el disco Guitarreando la Parra.

Una gira a Estados Unidos (donde Paz Undurraga y Chino Urquidi se casaron), antecedió al lanzamiento del disco El retorno de las brujas, llamado así justamente por el regreso de ese viaje, y que al final  fue su único LP, y la más poderosa muestra de su historia. Allí también incluyeron algunas de las canciones de sus ediciones anteriores, y les permitió a ellas mantener su permanente ritmo de presentaciones.

En 1965 apoyaron la grabación del sencillo “Arriba en la cordillera” de Patricio Manns, con sus voces y con la guitarra de María Elena Infante, pero a fines de 1966 recibieron también la tragedia que golpeó a Los Cuatro Cuartos.  La muerte de Fernando Torti en un accidente en diciembre de ese año, llevó a Chino Urquidi a abandonar ambos proyectos. Paz Undurraga también renunció en 1967, y aunque sus compañeras mantuvieron el conjunto, con la incorporación de Mireya Verdugo, el grupo grabó dos discos singles y en 1969 llegó a su final.

Paz Undurraga se integró, entonces, a Los Bric a Brac, luego fue solista y hasta tuvo un programa de televisión en los años 70. El resto fue abandonando la música, hasta que en 1986 se reagruparon con la formación original y editaron un disco de canciones de Violeta Parra, con varias extraídas de esa grabación de 1965, y que luego reeditaron como CD en 1998.

Desde entonces tuvieron un funcionamiento intermitente, con cambios de integrantes, pero siempre con el eje fundador de Paz Undurraga y María Cristina Navarro. Estuvieron en la competencia del Festival de Viña del Mar en 1989 (con una canción de Scottie Scott), en el Festival de Olmué, en programas de televisión y en el 2003 incluso celebraron en el Teatro Oriente los 40 años

La muerte de Paz Undurraga en 2019 puso el punto final a la historia femenina del Neofolklore, hasta hoy considerada una de las más brillantes de ese momento del folclor chileno.

Las canciones del mes en que Chile cambió

Canciones, la mayoría originales, discos y beats electrónicos han grabado los músicos chilenos desde el 18 de octubre. Inspirados en el caceroleo, en la respuesta represiva y en las demandas que la gente ha expresado en calles y cabildos. Aquí, MusicaPopular.cl retrata la música del primer mes del Chile que cambió.

Mon Laferte protesta por Chile

Luciendo la pañoleta verde del movimiento feminista, la cantante fue reconocida como el Mejor Álbum de Música Alternativa, por Norma, y se manifestó contra la represión en Chile. Al recibir galardón, leyó una décima de Fabiola González, La Chinganera.