Huaika

En Huaika se encontraron músicos con orígenes esenciales para la música chilena: dos hijos del cantante de Los Jaivas, Eloy y Ankatu Alquinta; y dos hijos del folclorista Jorge Yáñez, Leo y Jorge. Por encima de sus vínculos biográficos, la banda trabajó un sonido emparentado con tendencias señeras del rock de raíz folclórica. Huaika tuvo un golpe mortal en 2004 con el sorpresivo fallecimiento de su integrante fundador Eloy Alquinta. La banda se mantuvo luego un tiempo trabajando en vivo, pero los encargos paralelos de sus integrantes fueron espaciando sus presentaciones y grabaciones hasta detenerlas por completo.

Leer más

Años

Santiago, 1995 - 2010

Décadas

1990 |2000 |

Géneros

Huaika

Integrantes

Leo Yáñez, voz y guitarra (1995-2010).
Jorge Yáñez, bajo (1995-2010).
Eloy Alquinta, saxofón (1995-2004)
Ankatu Alquinta, guitarra (1995-2010).
Amaru Parra (1995-1997)
Francisco Bosco, saxofón (1997-2010)
Juan Pablo Bosco, batería (1997-2010)

Marisol García

Tres parejas de hermanos
Tanto los hermanos Eloy y Ankatu Alquinta, como Leo y Jorge Yáñez fueron formándose en la música de manera autodidacta, rodeados por el privilegiado ambiente que les proporcionaba el trabajo de sus padres: Gato Alquinta, el fallecido cantante de Los Jaivas, y Jorge Yáñez, uno de los más famosos folcloristas chilenos. Su sociedad con Amaru Parra (hijo de un histórico representante de Los Jaivas, Jano Parra) dio inicio a Huaika, un grupo inicialmente autodefinido como de «investigación de los sonidos étnicos», pero que poco a poco fue abrazando también los códigos del rock. En voz aymará, huaika significa «lo que flota; que está en el aire».

Su primer disco, Magia olvidada (1997), fue producido por Gato Alquinta, y constituyó el debut y despedida del grupo con un sello disquero. Durante su preparación llegó al grupo otra pareja de hermanos: Francisco y Juan Pablo Bosco, quienes habían recién emigrado de Javiera & Los Imposibles en busca de parajes autóctonos, y se integraron luego a la banda de modo estable, justo en coincidencia con la salida de Amaru Parra. Con los Bosco a bordo el grupo realizó su primera gira a Europa, en 2002.

La muerte de Gato Alquinta, en el verano de 2003, desestabilizó temporalmente al grupo, pues Eloy y Ankatu decidieron sumarse a Los Jaivas. Sin embargo, cuando ya habían decidido reasociarse para la preproducción de un nuevo álbum y realizaron una segunda gira a Europa, llegó un golpe inesperado y durísimo: la muerte de Eloy de un paro cardíaco.

La muerte de Eloy Alquinta
En marzo de 2004, el joven recién regresaba de un concierto junto a Los Jaivas en Mendoza (Argentina) cuando sintió un fuerte dolor en el pecho. Ingresó al capitalino Hospital Salvador con síntomas de infarto la mañana del lunes 15. Como no pudo recibir ahí la ayuda adecuada, un pariente lo trasladó a la Posta Central, donde falleció luego de una hora de labores de reanimación.

Su caso motivó la pública queja de sus familiares, quienes incluso consideraron la posibilidad de una querella por negligencia médica. El joven tenía 33 años al momento de su muerte, era padre de dos hijos, y no tenía antecedentes de falencias cardíacas. Eloy tuvo un velatorio público en el centro cultural Matucana 100. Huaika reafirmó entonces su voluntad de seguir trabajando juntos. Su siguiente disco, El ritual, fue dedicado a su compañero.

Huaika se mantuvo casi seis años luego de tan dramático golpe, pero los múltiples encargos de sus integrantes fueron distanciando sus presentaciones. Francisco Bosco y Ankatu Alquinta trabajaron como invitados estables de Los Jaivas antes de sumarse a otros proyectos, y Leo Yáñez se integró en 2010 a Los Porfiados de la Cueca. Jorge Yáñez, en tanto (quien hacia 2007 logró superar un diagnóstico de cáncer), trabaja junto a Los Cantores del Sur junto a su hijo Matías. El último proyecto conjunto del grupo fue una colaboración con el DJ británico Suv, en lo que parecía el inicio de un camino de fusión entre folclor y drum’n bass, que sin embargo no llegó a ser publicado.

La muerte de un artífice

El 19 de junio se cumplen 50 años del fallecimiento del músico, como consecuencia de un accidente automovilístico en las afueras de Valparaíso. Desde 1959, el pianista Omar Nahuel encabezó a una generación de modernos jazzistas y dejó para la historia valiosos álbumes con su Nahuel Jazz Quartet en 1963 y 1965.

Adiós a un Chilenero

Los Chileneros, Mario Catalán, Los Chinganeros son algunos de los nombres de la cueca con los que compartió Carlos Pollito Navarro, acordeonista fundamental, que falleció ayer a los 89 años, según informa el sitio Cancionero Discográfico de Cuecas Chilenas. Esta es su historia.