Agua

Un grupo de jóvenes vestidos todos de blanco y formados uno al lado del otro subió en 1981 a tocar instrumentos latinoamericanos al Festival de Viña, con el puro y simple nombre de Agua. Su actuación en la competencia folclórica de ese espectáculo fue uno de los pasos finales en una carrera iniciada ocho años antes en Santiago, que llevó a estos músicos a descubrir y fusionar las raíces latinoamericanas, a radicarse en Brasil entre 1976 y 1980, a escribir de paso el mayor éxito del cantante Miguel Piñera (''Luna llena'') y a transformarse en los únicos chilenos que han grabado con el músico brasileño Milton Nascimento.

Leer más

Años

Santiago, 1973 - 1981

Décadas

1970 |1980 |2000 |

Géneros

Integrantes

Nelson Araya, voz, guitarra, mandolina (1973 - 1981 / 1999).
Leopoldo Polo Cabrera, voz, guitarra, charango (1973 - 1981).
Nano Stuven, flauta (1973 - 1981).
Oscar Ratón Pérez, guitarra, mandolina (1976 - 1981 / 1999).
Pedro Jara, percusión (1978 - 1981).
Roberto Lacourt, saxo, flauta (1980 - 1981).
Marco Luco, bajo (1980 - 1981).
Leo Cereceda, bajo (1999).
Lucho Martínez, percusión (1999).

David Ponce

Formado como un trío acústico de guitarras, charango y flauta entre Nelson Araya, Leopoldo Polo Cabrera y Nano Stuven, Agua empezó a correr justo en el duro año de 1973 en Chile, un país con toque de queda y pelo corto por obligación militar. Aunque la represión de la época fue dirigida sobre todo contra la canción política comprometida, el momento y el lugar tampoco eran propicios para difundir una música como la de Agua, con versos trascendentales como ''Hoy traté de buscar la sombra del tiempo'' y heredera de la influencia de Los Jaivas, Congregación o los Blops. Luego de un año de precaria actividad, en febrero de 1975 el trío partió de viaje por Sudamérica.

Su primera parada fue en Bolivia. Durante tres meses recorrieron La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y otras ciudades en las que conocieron de primera fuente la música andina y actuaron en peñas folclóricas, facultades universitarias y en la mera calle. En ese país se incorporó al grupo un cuarto músico chileno, el guitarrista Óscar Ratón Pérez, quien a su vez había salido de Santiago en una expedición musical similar.

En el mismo 1976 Agua pasó por Paraguay y arribó a Brasil, donde debutó en las ciudades de Corumbá y Brasilia antes de llegar a Rio de Janeiro. Fue en Rio donde Milton Nascimento, quien ya tenía un trayecto considerable en la música popular brasileña, vio al grupo chileno tocar y lo invitó a participar de su próximo disco. El LP resultó ser Geráes (1976), el más vendido de la carrera de Nascimento, y allí Agua puso su marca en tres canciones: ''Caldera'', del propio Nelson Araya, ''Promesas do sol'', de Milton Nascimento, y una versión de ''Volver a los diecisiete'', de Violeta Parra, grabada junto a Mercedes Sosa, que también fue invitada al disco.

Certificado de Nascimento
El del patriarca musical brasileño fue un respaldo que Agua no dejó pasar. Desde el mismo año el grupo se asentó indistintamente en Rio y Sao Paulo para empezar a hacer giras por Brasil, siguió actuando y grabando con los cantantes Moraes Moreira y Elba Ramalho.

Y se embarcó en su propio debut disquero, además. Tras la llegada del percusionista Pedro Jara en 1978, Agua grabó Transparencia (1979), editado por Som Libre, un sello de la red O Globo. En ese disco consta el repertorio que habían empezado a madurar ya en sus inicios en Santiago, enriquecido con la variedad de instrumentos latinoamericanos de vientos, cuerdas y percusión con que contaban para entonces. Canciones como ''El colibrí'', ''Transparencia'', ''Sambeado'' y la propia ''Luna llena'', también original de Nelson Araya, son muestras de esa fusión.

En diciembre de 1980 el grupo volvió a Chile. Y a seis años de su partida el paisaje ya había cambiado. Estaba en franco desarrollo el movimiento del Canto Nuevo, que al año siguiente haría explosión con la visita de Los Jaivas. De vuelta en Santiago, los músicos se aproximaron al sello SyM, que las hermanas Sonia y Myriam Von Schrebler acababan de iniciar para dar cabida a esta nueva escena. Después de competir en el aludido Festival de Viña con la canción ''Amanecida'', Agua grabó en Chile su segundo LP, Amaneceres (1981), con dos nuevos integrantes: el saxofonista y flautista Roberto Lacourt y el bajista Marco Luco, que incorporó por primera vez un instrumento eléctrico al grupo.

La historia iba a durar poco más. Agua terminó el mismo año, cuando Nelson Araya y Polo Cabrera volvieron a Brasil y Óscar Pérez se quedó en Chile, incorporado al exitoso nuevo grupo del cantante Miguel Piñera, Fusión Latina, cuyo primer disco además incluye dos canciones de Agua: ''Caldera'' y ''Luna llena''. Pasaron dieciocho años antes de que una fugaz reunión del grupo en 1999 marcara el reencuentro entre Nelson Araya y Óscar Pérez, con un repertorio renovado gracias a canciones como ''Puerto Seguro'', ''Ahí viene la vida'' o ''Corazón de calle''. Trabajos futuros de ambos, como el nuevo grupo de Pérez en 2004, Marcetribu, el primer disco de Nelson Araya, Médicos descalzos (2005), y el grupo Transilvestre formado entre fundadores de Agua y Viento del Sur en 2009, han sido nuevas señales de la fusión latinoamericana de la que estos hombres empezaron a beber temprano en sus vidas, cuando eran de Agua.

Cecilia, Mariel Mariel y los tambores

En un cruce generacional de pañoletas verdes, la cantante que ha desarrollado su carrera en México se une a la estrella de los años '60 para "Sacar los tambores", una nueva canción protesta de ritmos urbanos que nace en las calles de Chile. «Yo no le pido favores / no entro en su juego de roles / después de ensayos y errores / hay que sacar los tambores».

Una décima constituyente

El Pueblo es el soberano
La ley es su voluntad
Se asegura la igualdad
Y los Derechos Humanos
Dignidad para el anciano
Acceso a la educación
Menos fuerza y más razón
Salud sin clases sociales
Derechos medioambientales
Estado y plurinación