Roberto Carlos Lecaros

La cronología de los primeros jazzistas de la familia de músicos que se apellida Lecaros está estrechamente amarrada al contrabajo. Roberto Lecaros, Mario Lecaros y Pablo Lecaros se iniciaron como contrabajistas, antes de llegar a sus instrumentos fundamentales. La tradición la continuó Roberto Carlos Lecaros Herrera, hijo del primero de ellos. Se formó en la modalidad docta con Werner Lindl, histórico contrabajista clásico de Concepción (y padre de Roberto Titae Lindl) y así fue como llegó integrar la Orquesta Filarmónica de Temuco.

Fechas

Santiago - 23 de septiembre de 1978

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Roberto Carlos Lecaros

Iñigo Díaz

Pero fue en los clubes y en la improvisación jazzística donde el músico adquirió el prestigio como uno de los hombres más activos de los 2000. En 1997 ya alineaba en el trío acústico de Lecaros padre en Temuco, un conjunto que tres años más tarde se ampliaría a quinteto o sexteto con el nombre de La Tropa y practicar un hard bop poderoso. Entonces Roberto Carlos Lecaros se trasladaba definitivamente a Santiago para iniciar su historia como jazzista, siguiendo la línea de Paul Chambers, y así actuar como sideman del cuarteto de Mickey Mardones, el quinteto de Alfredo Espinoza y tiempo después en el primero de tres tríos "capitalinos" del pianista viñamarino Gonzalo Palma , proyectos que completan su primera época en el jazz.

Un punto significativo de su carrera llegó en 2004, cuando lideró la conformación de uno de los grupos más representativos de la generación de ese nuevo jazz y se trasformó en un contrabajista poco habitual: rítmico en el soporte, compositor y líder. El Contracuarteto reunió a su hermano baterista Félix Lecaros y la dupla entre el tenorista Andrés Pérez y el altoísta Cristián Gallardo. Fue un emblemático conjunto donde sus músicos se enfrentaron a una línea muy moderna de post bop y a un riguroso trabajo de composición. Roberto Carlos Lecaros mostró un lado compositivo avanzado, cuando escribió para este cuarteto algunas de sus más importantes piezas: "Ocaso de un amor", "Luna de otoño", "Chasqui" o "Anticuerpos".

Hacia el año 2010 inició un nuevo proyecto de gestión cultural, con la creación del sello Animales en la Vía, que entonces sumaría gran parte de un catálogo contemporáneo de jazz. Lecaros se unió a los conjuntos del guitarrista Diego Aguirre, que editó Esa puerta (2011) como el primero de estos títulos del sello, y luego, junto al pianista Jasper Huysentruyt y el baterista Matías Mardones, el contrabajista formaría una sección rítmica estable para los trabajos del sello, que quedó registrada en los discos Atma (2013), de Bruno Riveros; 69 (2014), Roberto Lecaros; y Cholo (2014), de Álvaro Zavala. Su estreno como líder llegaría con el disco Puente (2015), con composiciones para quinteto.

De la Sorbonne a la Picá de la Yasna

La academia que lleva su nombre recuperó las cintas con la presentación que dio en París a fines de 1956. Con guitarra traspuesta o kultrún, aparece en 18 tonadas, cuecas, refalosas, canciones mapuches y rapanuís, parte del valiosísimo documento Margot Loyola en La Sorbonne, que se lanzó en el escenario de Pedro Aguirre Cerda.

A 20 años del debut

Denisse Malebrán, Luciano Rojas y Coti Aboitiz, con el baterista Mauricio Clavería como invitado, recuerdan la publicación de Informe Saiko, que contiene canciones como "Cuando miro en tus ojos" y "Happy hour". Se presentan este sábado 14 en la Blondie.