Rebeca Diva

El canto lírico y el repertorio popular son las dos vías que ha seguido en su carrera la chillaneja Rebeca Diva, intérprete nacida en la provincia del Ñuble. Profesora y cantante, con registro de soprano, ha combinado sus vocaciones de educadora y comunicadora con la música, en presentaciones en vivo y en discos. En el más reciente de ellos, Somos (1992), canta a dúo junto al legendario Arturo Gatica, a quien la cantante se unió en matrimonio y que hizo con ella la última grabación de su carrera.

Fechas

Décadas

1970 |1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

Rebeca Diva

David Ponce

Lo de diva no es un seudónimo: Diva Rebeca de Lourdes Guíñez Mardones es el nombre real de esta cantante, nacida en la comuna de El Carmen, próxima a Chillán, en la provincia del Ñuble. Hizo estudios de canto con la profesora Eugenia Andreu y se recibió además como maestra en 1966 en la escuela normal Juan Madrid de esa ciudad, donde ocupó cargos la dirección de la Escuela de Cultura y Difusión Artística en 1980 y realizó programas en la Radio La Discusión de Chillán en el mismo año.

Rebeca Diva recibió en 1982 el Premio Municipal de Arte en mención música otorgado por la Municipalidad de Chillán, y a mediados de los años ’80 se trasladó a Santiago, donde reanudó su trabajo en diversos establecimientos educacionales. Pero ya en 1978 se había iniciado en el disco con composiciones de su autoría en un primer disco sencillo, y en 1990 reanudó esa discografía con dos trabajos de larga duración grabados en Santiago.

El primero de ellos es El nuevo ruiseñor de Chile (1990), una edición en casete publicada en marzo de 1990 que incluye canciones de compositores chilenos como Osvaldo Jeldres y Leonel Meza, además de éxitos universales como “Que nadie sepa mi sufrir”, “Guitarra mía”, de Gardel y Le Pera, y una obra de la propia cantante, “Canción inolvidable”, con música del compositor chillanejo Raúl Lara. “Yo soy la Rebeca Diva” es la melodía que cierra ese disco, compuesta para Rebeca Diva por el productor del disco, Leonel Meza.

Dos años más tarde grabó Somos (1992), nueva edición en casete en la que esta vez contó con la participación del histórico Arturo Gatica. Rebeca Diva fue la última esposa del emblemático cantante rancagüino, y en este disco ambos comparten un repertorio que incluye boleros y canciones como “Solamente una vez”, de Agustín Lara, “Historia de un amor”, de Carlos Almarán, la propia “Somos”, del argentino Mario Clavell, “Sufrir”, de Francisco Flores del Campo, “Vivo otra vida”, de Jaime Atria, y “Tendrás un altar”, popularizada por el propio Arturo Gatica.

Con arreglos y dirección musical del pianista René Calderón, este disco iba a ser en definitiva la última grabación de Gatica, quien murió en Santiago cuatro años más tarde, el 3 de octubre de 1996. En los últimos años Rebeca Diva se ha dedicado en paralelo a su trabajo como conductora de programas de radio y a su actividad como cantante en presentaciones en vivo, y prepara un libro con las memorias de su carrera y de su vida compartida con Arturo Gatica.

Fallece Lucho Gatica,
la mayor voz chilena de todos los tiempos

Su deceso fue anunciado oficialmente por la familia y la noticia ha tenido gran repercusión en México, país que lo consagró como el más grande intérprete de boleros del siglo pasado.  Aquí, la historia musical de la voz que provino desde Rancagua y dejó huella como “el Frank Sinatra latinoamericano”.

El sonido de Cometa

A 30 años de su único caset, la pionera banda jazz rock lanza un vinilo triple con su música, incluido un concierto de 1986 en el Teatro Cariola.