Luis Ortúzar – El Chincolito de Rauco

Aunque santiaguino, Luis Ortúzar Araya es llamado El Chincolito de Rauco en alusión a esa ciudad de la zona de Curicó, desde donde irradia sus oficios de cantor a lo humano y lo divino, poeta popular y payador. Iniciado en 1955, es uno de los más experimentados cantores vigentes en Chile. Su presencia es habitual en encuentros de payadores nacionales como los de Teno (provincia de Curicó) y Portezuelo (provincia de Ñuble), y al mismo tiempo en velorios de angelitos, vigilias, novenas y encuentros de canto a lo divino.

Fechas

1948

Décadas

1950 |1960 |1970 |1980 |1990 |2000 |

Géneros

luis ortuzar

David Ponce

Desde 1988 Luis Ortúzar es cantor estable en las vigilias de canto a lo divino celebradas cada año en el Templo votivo de Maipú, y una muestra de su faceta en la poesía popular religiosa consta en el disco Décimas a María (2001), donde comparte con otros cantores eminentes como Santiago Varas Yáñez, Domingo Pontigo Meléndez y Arnoldo Madariaga Encina. Su labor de maestro es válida tanto en los talleres de canto a lo divino que ha iniciado como en su influencia de cantor y payador, que ha rebasado los límites de la paya. Músicos nuevos tan diversos como Dángelo Guerra, acordeonista y guitarronero de Los Trukeros y La Patogallina Saunmachín, o María Fernanda Carrasco, cantante del grupo de fusión La Mano Ajena, han reconocido como su maestro a Luis Ortúzar, El Chincolito de Rauco.