Luis Ortúzar – El Chincolito de Rauco

Aunque santiaguino, Luis Ortúzar Araya es llamado El Chincolito de Rauco en alusión a esa ciudad de la zona de Curicó, desde donde irradia sus oficios de cantor a lo humano y lo divino, poeta popular y payador. Iniciado en 1955, es uno de los más experimentados cantores vigentes en Chile. Su presencia es habitual en encuentros de payadores nacionales como los de Teno (provincia de Curicó) y Portezuelo (provincia de Ñuble), y al mismo tiempo en velorios de angelitos, vigilias, novenas y encuentros de canto a lo divino.

Fechas

1948

Décadas

1950 |1960 |1970 |1980 |1990 |2000 |

Géneros

luis ortuzar

David Ponce

Desde 1988 Luis Ortúzar es cantor estable en las vigilias de canto a lo divino celebradas cada año en el Templo votivo de Maipú, y una muestra de su faceta en la poesía popular religiosa consta en el disco Décimas a María (2001), donde comparte con otros cantores eminentes como Santiago Varas Yáñez, Domingo Pontigo Meléndez y Arnoldo Madariaga Encina. Su labor de maestro es válida tanto en los talleres de canto a lo divino que ha iniciado como en su influencia de cantor y payador, que ha rebasado los límites de la paya. Músicos nuevos tan diversos como Dángelo Guerra, acordeonista y guitarronero de Los Trukeros y La Patogallina Saunmachín, o María Fernanda Carrasco, cantante del grupo de fusión La Mano Ajena, han reconocido como su maestro a Luis Ortúzar, El Chincolito de Rauco.

«Solo quiero que la gente se entretenga»

Ases Falsos libera este  jueves 21, por 24 horas, su disco Mala fama, el tercero del año de Cristóbal Briceño. En  marzo arrancó el año con un disco de cumbias con guitarra y en mayo siguió con uno solista cargado de melancolía. De los tres discos, habló con MusicaPopular.cl en la que, afirma, será por un tiempo la única entrevista que dará a un medio escrito.

El histórico reencuentro en sus 50 años

El anuncio del guitarrista Mario Gutiérrez de invitar a Germaín De la Fuente a la celebración de los 50 años del Los Angeles Negros marca un hito histórico: Ambos fundadores, compañeros de liceo en San Carlos, no se reencuentran desde 1974. La historia detrás del reencuentro.