Latin Bitman

José Antonio Toto Bravo es el hombre detrás del concepto Bitman —DJ Bitman en los inicios, y luego Latin Bitman—, uno de los principales productores, compositores y músicos de la electrónica de los comienzos del siglo XXI, activo en las tornamesas y el computador. Integró el dúo Bitman & Roban, antes de volcarse a un trabajo como productor de música funcional y remezclador de hits y, finalmente, como solista, Latin Bitman alcanzó notoriedad en círculos musicales de Estados Unidos.

Fechas

Arica - 10 de julio de 1975

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Latin Bitman

Nacido en Arica y cultor del surf, Bravo se familiarizó desde temprano con el ritmo de vida pausado, playero y soleado. En los discos solistas que elaboró en la gran ciudad durante la década de 2000 también llegaría a incluir parte de la estética musical del surf e easy listening. En los inicios de los años noventa, instalado en Santiago para comenzar sus estudio y trabajo como diseñador, se vinculó con el arquitecto Christian Powditch, y de manera informal  comenzó junto a él un trabajo de exploración de softwares muy precarios, como Sound Edit, con el que la dupla consiguió resultados sorprendentes únicamente recortando segmentos y sonidos desde distintos discos. A partir de ese primer laboratorio, el binomio se autodenominó como un dúo dinámico chilenísimo: Bitman & Roban, en lugar de Batman & Robin: Bitman (para representar al “hombre del beat”) y Roban (para describir al sujeto que es “amigo de lo ajeno”, en este caso, de la música ajena).

Así, el primero de los álbumes de la dupla, de fuerte acentuación hip-hop, se llamó Hurtos (2000). Poco después seguiría la línea de los resultados a partir de la lógica cut-and-paste con Robar es natural (2002). Pero en este trabajo Bitman & Roban ya iniciaba un proceso de apertura desde la música puramente digital y de posproducción a la inclusión de sonidos y voces reales, gracias a la participación del multi-intrumentista Cuti Aste, quien incluyó pianos Rhodes y vibráfono, y la presencia de Solo di Medina como cantante en la emblemática “Robar es natural”.

Fue el paso previo a la definición final de Latin Bitman por la equidistancia del beat electrónico y el sonido instrumental. Música para después de almuerzo (2005) presentó a una versión 2.0 de Bitman & Roban como agrupación en lugar de dúo, aunque ya dos años antes DJ Bitman se había desmarcado preliminarmente de la dupla con Powditch para emprender un camino propio: Sunset beats (2003) tuvo la colaboración del contrabajista de jazz y de Los Tres Roberto Titae Lindl, del pianista y productor Kataix y de una serie de invitados: Juan Chills (de Tiro de Gracia), Seo2 (de Némesis), DJ Caso y Los Tetas.

Funk computacional: los años solista
Otras remezclas posteriores de música de Rock Hudson (y la producción de su segundo disco, Quintana Roo, 2006) y una canción de Manu Chao (“Politik kills”), además de un no menor volumen de música publicitaria dieron pulso vital a su estudio personal de producción. En 2007 DJ Bitman terminó de sobrepasar las fronteras que antes había dejado atrás con la inclusión de música de Bitman & Roban en juegos de video como FIFA 2007 (con “Get on the floor”). Su nuevo álbum solista fue editado por el sello californiano Nacional Records y puso a DJ Bitman en otra órbita de audiciones.

Latin Bitman (2007) trabajó directamente con instrumentos (contrabajo, marimba, guitarra, piano, órgano Hammond) y bases electrónicas, en una estética cocktail de música latina, jazz, bossa nova, funk, chachachá o mambo, que le dieron un carácter exótico a su segundo álbum, para el que congregó a una orquesta operativa para actuar en vivo y además contó con más participaciones: C-Funk, Julian Peña, Tea-Time, Rulo, Anita Tijoux o Juan Sativo. Con Jimmy Fernández compartió el difundido tema «El diablo».

Poco después repitió la experiencia en un disco incluso de mayor alcance musical, llamado Colour (2009) y que contó con la primera aparición de Francisca Valenzuela en sus discos («Help me»). La serie de presentaciones de figuras en sus temas se amplió con su siguiente disco, un encargo comercial titulado Ritmo Havana (2010), donde Bitman intervino clásicos de la música afrocubana con las voces de Jimmy Fernández, Solo di Medina, Rulo Eidelstein, Carito Plaza y Julián Peña.

En 2013 Bitman reactivó sus colaboraciones en dupla, uniendo fuerzas con DJ Raff en el proyecto denominado RVSB, abreviatura para la expresión Raff versus Bitman, cuyo enfoque musical estuvo orientado a las experimentaciones contemporáneas de electrónica y hip-hop. El dúo editó rápidamente sus primeros trabajos: son Raff versus Bitman (2013) y Nightlife (2014).