Héctor Soto

Considerado entre los charanguistas más notables de Chile y el más prolífico entre sus pares, Héctor Soto fue pionero en las grabaciones solistas para ese instrumento en nuestro país, con un material que durante largo tiempo ha sido referencia para músicos y estudiosos del tema. Compositor y además profesor de historia y geografía, su carrera discográfica es la más extensa de los charanguistas chilenos.

Fechas

Décadas

1960 |1970 |1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

Grupos

Milena Bahamonde

Héctor Soto Veloso nació en Santiago y debe parte de su formación a su padre, el pianista, acordeonista y folclorista Pedro Soto. Recibió las primeras lecciones de charango de un cultor avecindado en Pisco, Perú, mientras hacía una gira artística con el conjunto Los del Pillán, y hasta 1973 estudió la carrera de etnomusicología en la Universidad de Chile, donde sumó la influencia como folclorista de la etnomusicóloga María Ester Grebe.

Rosita de Pica: una cumbre del charango
Sus primeras grabaciones datan de 1966, en un LP de los Cuncumenitos, el grupo infantil dirigido por Silvia Urbina al alero del conjunto Cuncumén, y un single con Los del Pillán. Con este mismo grupo lanzó Cachimbo (1967), su primer disco con obras para charango como solista. Dos años después grabó su disco debut propio, Charango (1969), que fue publicado en 1971 en Chile, Argentina, Bolivia y Perú, y donde figura la canción “Rosita de Pica”, que se volvió popular en el repertorio andino y que llegó a convertirse en pieza de cierre de todos los festivales de charango en Chile.

Su siguiente disco fue Charango volumen 2 (1973), también como solista, y durante la dictadura editó cassettes con temas propios como Héctor Soto, el maestro del charango (1983). Se quedó en Chile hasta 1984, cuando partió a Argentina, donde permaneció por ocho años. Allí trabajó con músicos como Raúl Tilín Orozco, Gonzalo de Borbón, Pepe Sánchez, Germán Lucero, Jorge Molina, Luis Martineti, Ángel Ortiz, Carlos Ferraresi, Oscar Medina y Rolando García, y formó parte de la Orquesta Municipal de Mendoza por seis años.

Durante esa etapa su producción discográfica en Chile no se detuvo, y Héctor Soto editó grabaciones como Mi charango (1985), tres volúmenes de El maestro del charango (entre 1986 y 1990) y Bellas melodías en charango (1989). También han sido editadas sus recopilaciones Charango (1995) y Mis mayores éxitos (1999) y participó junto a varios artistas en los dos volúmenes de la serie Charango: autores chilenos (2001 y 2016). Ejecutante de charango tenor, ronrroco, maulincho, guitarra, tiple y teclados, fundó en Argentina su propio Instituto del Charango y ha desarrollado un repertorio de canciones propias, recopiladas o de autores como Violeta Parra, Raúl de Ramón, Sofanor Tobar, Willy Bascuñán, Víctor Jara y Patricio Manns para ese instrumento.

«Solo quiero que la gente se entretenga»

Ases Falsos libera este  jueves 21, por 24 horas, su disco Mala fama, el tercero del año de Cristóbal Briceño. En  marzo arrancó el año con un disco de cumbias con guitarra y en mayo siguió con uno solista cargado de melancolía. De los tres discos, habló con MusicaPopular.cl en la que, afirma, será por un tiempo la única entrevista que dará a un medio escrito.

El histórico reencuentro en sus 50 años

El anuncio del guitarrista Mario Gutiérrez de invitar a Germaín De la Fuente a la celebración de los 50 años del Los Angeles Negros marca un hito histórico: Ambos fundadores, compañeros de liceo en San Carlos, no se reencuentran desde 1974. La historia detrás del reencuentro.