Eugenio ‘Yuyo’ Rengifo
Foto: Alejandro Carabal

Discos

Eugenio ‘Yuyo’ Rengifo

Considerado el primer trompetista de jazz después del insuperable Luis Huaso Aránguiz, el joven Eugenio Yuyo Rengifo Bacelli apareció entre los músicos de Valparaíso como un niño prodigio. Su padre, Eugenio Rengifo Blanchard, había sido uno de los fundadores del Club de Jazz del puerto en 1954, junto a unos primerizos Giovanni Cultrera y Pepe Hosiasson, y entonces Yuyo tuvo acceso directo a ese escenario. Su talento innato se desplegó en la trompeta tras incontables audiciones de discos de Louis Armstrong. Y de hecho sería ése su modelo estético hasta el último día de su vida.

Fechas

Valparaíso - 31 de julio de 1940
Quilpué - 15 de enero de 2012

Décadas

1950 |1960 |1970 |1980 |1990 |2000 |

Géneros

Grupos

Eugenio Yuyo Rengifo

Iñigo Díaz

Rengifo fue presentado en el Club de Jazz de Santiago, en su sede de Merced, como un talento adolescente. Los jazzistas mayores quedaron inmediatamente sorprendidos con el sonido, el fraseo y el vibrato “a la Armstrong” que él proporcionaba. Sus viajes a Santiago, alternando actuaciones en Valparaíso con jazzistas porteños, fueron cada vez más frecuentes. En una de esas visitas se vinculó al baterista Orlando Avendaño, otro músico precoz, que en 1955 ya estaba dando que hablar en Santiago.

En 1957, la venida de Louis Armstrong a Chile, para tocar en el Teatro Astor, dio la posibilidad a los socios del Club de Jazz de celebrar una comida en su honor. Allí, se presentó un grupo de músicos donde figuraban los adolescentes Renfigo y Avendaño. La historia cuenta que el trompetista norteamericano quedó conmovido con la actuación de Yuyo Rengifo, quien le habría recordado sus propios inicios en la música. Armstrong incluso ofreció una beca de estudios al trompetista nacional, que nunca se concretó.

Ese concierto, en todo caso, fue el punto de arranque del grupo Dixielanders, jóvenes exponentes del Club de Jazz vinculados al estilo dixie: Patricio Valenzuela (trombón), Manuel Chacón (banjo), Avendaño (batería) y Rengifo (trompeta), entre otros. En 1961 ese grupo dio el primer concierto de jazz realizado en Tierra del Fuego y en 1962 se presentó en el Festival de Jazz de Punta del Este. Las únicas dos grabaciones que quedaron de Rengifo como trompetista son “After you’ve gone” y “Struttin’ with some barbecue”, junto a Mickey Mardones (saxo alto), Hernán Prado (piano), Julio Andrade (contrabajo) y Lucho Córdova (batería), entre otros, registradas en el LP El jazz en Chile (1962).

Con silencios sistemáticos y a veces muy prolongados, Rengifo siguió ligado a la escena de la Quinta Región, tocando entre Valparaíso y Viña, poco antes de establecerse en la ciudad de Quilpué, donde terminaría viviendo su vida. En los años ‘70 tocó en la agrupación Marga Marga 76, y en 1988 se integró a la Valparaíso Dixieland Jazz Band, liderada por el trombonista Carlos Briede. Fue su última agrupación de jazz. En abril de 2007 actuó como parte de una all stars de músico porteños que acompañaron a Daniel Lencina en el Teatro Municipal de Viña del Mar.

Iba a ser el mismo reducto de un concierto a beneficio del saxofonista Alfredo Espinoza, su compañero de la Valparaíso Dixieland Jazz Band, en febrero de 2012, pero un ataque cardíaco lo sorprendió antes, el 15 de enero de ese año. Rengifo, el máximo exponente del estilo Armstrong de la historia, paradigma del que jamás se alejó como músico, quedó instalado en un cuadro de honor de la primera y segunda guardias de trompetistas de jazz: la de Huaso Aránguiz, Mono Acuña, Tito Rodríguez y Chito Somoza, y la de Freddy Lüer, Daniel Lencina, Sergio Acevedo y Pablo Aguirre.

«Solo quiero que la gente se entretenga»

Ases Falsos libera este  jueves 21, por 24 horas, su disco Mala fama, el tercero del año de Cristóbal Briceño. En  marzo arrancó el año con un disco de cumbias con guitarra y en mayo siguió con uno solista cargado de melancolía. De los tres discos, habló con MusicaPopular.cl en la que, afirma, será por un tiempo la única entrevista que dará a un medio escrito.

El histórico reencuentro en sus 50 años

El anuncio del guitarrista Mario Gutiérrez de invitar a Germaín De la Fuente a la celebración de los 50 años del Los Angeles Negros marca un hito histórico: Ambos fundadores, compañeros de liceo en San Carlos, no se reencuentran desde 1974. La historia detrás del reencuentro.