Danny Chilean

El segundo músico en grabar para la naciente Nueva Ola fue Javier Astudillo, un joven cantante antofagastino que llegó a RCA recomendado por el discjockey Ricardo García y que, bajo un seudónimo autoimpuesto, se convirtió en una de las estrellas de ese movimiento. Además de su vocación de popularidad, el mérito de su carrera estuvo en el desarrollo de canciones propias, atrevimiento autoral en el que Danny Chilean fue pionero y que perpetuó su sello en éxitos como «Verónica». Durante la primera mitad de los años sesenta protagonizó la vorágine nuevaolera, y luego continuó grabando y cantando, sobre todo en locales nocturnos y no pocas salidas al extranjero. Su carrera se mantuvo así en actividad hasta su fallecimiento, en 2014.

Fechas

Antofagasta - 22 de diciembre de 1940
Santiago - 30 de enero de 2014

Décadas

1960 |1970 |1980 |1990 |2000 |2010 |

Géneros

Danny Chilean

Marisol García

Así como Elvis Presley fue modelo para Peter Rock, y Chubby Checker marcó a fuego a Luis Dimas, Danny Chilean encontró en Frankie Avalon el molde inicial para afirmarse como intérprete. Sus primeras grabaciones alternaron el inglés y el castellano. El cantante fue delineando su estilo a la par del naciente rocanrol en Estados Unidos («el inglés me llevó a ser cantante», dijo en una entrevista, y su repertorio importó hits de gente como Fats Domino y The Crickets), pero se atrevió también en el campo de la composición, oficio que el grueso de cantantes de la Nueva Ola observaba con distancia.

Un joven nortino en la capital
El primer lugar de un concurso para aficionados de radio Cooperativa de Antofagasta, en 1959, y presentaciones en shows diurnos de su ciudad natal (en locales como la boite Gurú) prepararon profesionalmente a Javier Astudillo antes de su mudanza a Santiago. El joven llegó a la capital en 1961 para estudiar Contabilidad y probar suerte en el canto, y en esto último la atención surgió con excepcional rapidez.

El director artístico de RCA, Hernán Aravena, escuchó su debut en radio Minería y lo contrató de inmediato. Su primer single combinó una composición propia, «Verónica», con el famoso «Corinna, Corinna», del estadounidense Ray Peterson. Ese tema original fue un éxito inmediato, y es considerado el primer hit de rocanrol compuesto y grabado en Chile. A los veinte años de edad, Chilean ya merecía la calificación de ídolo juvenil y comenzaba a vivir como un profesional adulto. Atrás quedaron los estudios y la pieza prestada por sus tíos en Quinta Normal.

Sus primeras giras por el país las hizo junto a jóvenes intérpretes como Luis Alberto Martínez, Palmenia Pizarro y Ginette Acevedo. En Historia social de la música popular en Chile, 1950-1970 se indica que «entre 1961 y 1963 [Chilean] recibió los máximos premios del programa «Discomanía» y de la Asociación de Radiodifusores de Chile: el premio Moai de la revista Ecran, y fue considerado por los discjocekys de la época como el mejor y más popular artista de la Nueva Ola. Al mismo tiempo, RCA lanza sus discos en Argentina, donde se transforma en el cantante extranjero más popular».

«Un poquito de amor», «Josefina» (primer hit local rocanrolero en español) y su versión para el famoso «Norma (mía)» fueron otros de los títulos difundidos de su repertorio.

El LP Éste es Danny Chilean (1963) cimentó su fama en Buenos Aires, país donde consiguió contratos constantes. Los años siguientes avanzaron a la par del auge y caída que caracterizó a toda la Nueva Ola, ya definitivamente en crisis hacia fines de la década.

Chilean no pudo mantenerse ajeno al furor que en Chile comenzaba a despertar la cumbia, y en 1966 grabó algunas canciones del género para RCA (como «Linda, bailemos cumbia»). Pero son rarezas de su repertorio, tal como su grabación de «Flotando en el viento», traducción del famoso himno de Bob Dylan. A partir de 1969, Chilean vivió por más de un año en California, donde mejoró su inglés y confirmó que no tenía sentido intentar a solas una carrera internacional. Una estadía similar entre Buenos Aires y Montevideo, a mediados de los años setenta, fue otra de sus experiencias de autoexilio.

Escenarios más pequeños
Desde fines de los ’70, ya radicado definitivamente en Chile, Danny Chilean mantuvo contratos permanentes con restaurantes y hoteles como Maxim’s, y fue ése su circuito de presentaciones en vivo el resto de su vida, alejado a estas alturas de la televisión y de los medios masivos, aunque con ediciones constantes en CD de nuevos y viejos temas; algunos de ellos grabados en su estudio casero.

El 20 de septiembre de 2013, Astudillo cantó por última vez en público. Fue en el set improvisado en el Teatro Municipal de Santiago por la producción de la película Un concierto inolvidable, centrada en la historia de la Nueva Ola. Así recordó más tarde el episodio el diario La Tercera: «Lo hizo en camilla, con un pequeño bolso lleno de medicamentos, con más de veinte kilos bajo su peso normal y escoltado por una ambulancia que lo vigilaba de cerca ante el cáncer a la próstata que lo perseguía desde la década pasada. Nadie creía que pudiera mantenerse en pie, hasta que el artista se levantó y empezó a cantar bajo el estilo de sus mejores años».

El cáncer lo fue debilitando por años, hasta su fallecimiento, el 30 de enero de 2014. Al enterarse de la noticia, su colega y amigo Luis Dimas destacó un legado que, según él, fue el «del primer cantautor de la Nueva Ola».

El festejo de Panteras Negras

En su natal Renca, el grupo celebra 30 años de trayectoria con un concierto gratuito que tendrá invitados como Flor de Rap, Liricistas, Luanko, Hordatoj y Movimiento Original. Será a las 15:30 horas de este sábado 25, en la intersección de Caupolicán con Domingo Santa María.

Leo Saavedra se viste de «Azul marino»

El exvocalista de Primavera de Praga, hoy también guitarrista de Pedropiedra, revela el primer avance de su segundo disco en solitario.