Claudia Melgarejo

La pródiga generación de voces y compositoras femeninas del Biobío tiene en Claudia Melgarejo a una cantautora que recorre largos trayectos musicales, caminos que se inician en las raíces del canto campesino sureño y que desembocan en la música pop moderna. Ese tránsito queda expuesto en los cinco años que separan sus primeros discos autorales, Afín (2012) y Feroz (2017), donde ella pasó desde la influencia de la guitarra campesina al uso de la guitarra folk, aunque en ambos momentos utilizó afinaciones no regulares de la tradición.

Fechas

Santiago - 07 de julio de 1975

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Iñigo Díaz

Egresada de Pedagogía en Educación Musical de la Universidad de Concepción, y con tempranas experiencias como intérprete de jazz y próxima a la música pop desde mediados de los años '90, Melgarejo se volcó a la investigación del folclor chileno. Era admiradora de los trabajos pioneros de recopilación de Violeta Parra, pero fue con la maestra del sur Patricia Chavarría con quien remarcaría sus intenciones, trabajando en proyectos para el Archivo de Cultura Tradicional de Artistas del Acero. Allí descubrió la guitarra traspuesta y los finares principales que continuaría utilizando en el futuro como eje de su propuesta musical, las afinaciones "por tres cuerdas" y "por trasporte". Más tarde, junto al músico Pablo Lara Donaire realizó una itinerancia con estas canciones campesinas, que presentaron en asilos de ancianos de la región.

En Afín (2012), ese estreno como solista en Concepción, redujo al mínimo las herramientas y despachó un cancionero basado en la voz y la guitarra, con nítidos elementos de la música campesina, incluyendo la guitarra traspuesta. Dos años después, ya instalada en un circuito de solistas y cantautores, con otros nombres en acción como Fabiola González (folclor), Rocío Peña (pop-rock) o Liliana Riquelme (fusión), Melgarejo actuó en los conciertos “Violeta Parra Sinfónico” y “Grandes Chilenos Sinfónico”, que la presentó como voz solista junto a la Orquesta Sinfónica Universidad de Concepción.

Una nueva etapa vino luego con la transformación de su propuesta, el fin del uso de las cuerdas de nylon y la incorporación de las cuerdas de metal a su guitarra electroacústica, que le dieron un tono más pop al sonido. Así comenzó a trabajar con el músico Eduardo Quiroz, creador de una serie de instrumentos auxiliares para la creación de atmósferas, metales, tubos de pvc y otros trastos, que Claudia Melgarejo acomodaría junto al contrabajo y la batería en la generación de un segundo cancionero dedicado al disco Feroz (2017).

Actualizado el 23 de agosto de 2017