Catalina Claro

La música instrumental fue punto de partida y punto de llegada de Catalina Claro, una promisoria concertista de piano especialista en Mozart y compositora de música incidental, música funcional y orquestadora. Pero a la hora de desarrollar una historia discográfica, estos métodos quedaron supeditados al peso de la canción pop. Catalina Claro fue parte de un proceso de mezclas y fusiones que después de mucho camino recorrido desembocaron en un álbum como Canto por si acaso (2008), con melodía, ritmo, estrofa y estribillo.

Fechas

Santiago - 22 de enero de 1968

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Catalina Claro

Iñigo Díaz

Nieta de la escritora Marcela Paz (la creadora de Papelucho), Catalina Claro pertenece a un corpus de autoras que incluye a otras figuras generacionales como Claudia Stern (balada romántica), Rosario Mena (pop electrónico),  Francesca Ancarola (canción latinoamericana) y Ángela Acuña (música incidental). Pero en su ruta inicial Catalina Claro se estableció en la música docta, con 16 años de estudio de piano clásico, con conciertos con grupos de cámara y como solista de orquestas, además de una serie de viajes por Latinoamérica, Europa y Asia para estrenar sus composiciones. Pronto se ubicaría fuera de las fronteras nacionales con largas estadas en España.

En 1998 compuso música para la compañía catalana de teatro La Fura dels Baus y en 2000 arregló la canción “Gracias a la vida” (de Violeta Parra) para los españoles Víctor Manuel y Ana Belén. En 2001 giró como pianista del cantante español Tonino Carotone y en 2002 participó en el staff de cantantes de la compañía francesa de teatro Cirque du Soleil. Junto con el actor chileno Julio Jung, en 2003 presentó el espectáculo “Pido permiso para nacer”, con una intervención de piano, electrónica y voz sobre textos de Pablo Neruda.

Su primer disco se tituló In lakech (1999, "Yo soy otro tú" en lengua maya) fue un trabajo de lleno en la world music y en él participó el baterista Sergio Tilo González (de Congreso). Casi diez años después editó Canto por si acaso, un disco de fusión latinoamericana, con gran influencia meditarránea y cruce de músicas acústica y electrónica, donde contó con las participaciones del tecladista Andrés Miquel, el guitarrista Emilio García, el bajista Juan Caballero y la cantante Soledad Guerrero, entre otros.

De la Sorbonne a la Picá de la Yasna

La academia que lleva su nombre recuperó las cintas con la presentación que dio en París a fines de 1956. Con guitarra traspuesta o kultrún, aparece en 18 tonadas, cuecas, refalosas, canciones mapuches y rapanuís, parte del valiosísimo documento Margot Loyola en La Sorbonne, que se lanzó en el escenario de Pedro Aguirre Cerda.

A 20 años del debut

Denisse Malebrán, Luciano Rojas y Coti Aboitiz, con el baterista Mauricio Clavería como invitado, recuerdan la publicación de Informe Saiko, que contiene canciones como "Cuando miro en tus ojos" y "Happy hour". Se presentan este sábado 14 en la Blondie.