Carolina Molina - La Rancherita

Conocida inicialmente como “la princesa mexicana”, Carolina Molina se consagró en definitiva como “la rancherita”, título que le quitó de las manos a la propia María José Quintanilla, con quien compartió espacios de música mexicana en la tercera generación del programa de talentos “Rojo, fama contrafama”. Sus espectáculos en vivo en discoteques, restoranes y parrilladas populares y su permanente presencia en pantallas de televisión la convirtieron en una de las favoritas entre el público masivo del pop. A quince años de su estreno discográfico, y ya instalada en México, la cantante practicaba un giro musical que la ubicó como exponente de la música latina urbana, con aproximaciones a los ritmos del reggaetón, la bachata, la cumbia y la kizomba, en un nuevo perfil como cantante.

Fechas

Quillota - 28 de mayo de 1985

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

María Carolina Figueroa Molina comenzó a interpretar rancheras siendo una niña impulsada por su madre, quien descubrió su talento en estos repertorios (la cantante luego adoptaría el apellido Molina de la madre como forma de agradecimiento). A los siete años arrasaba en festivales quillotanos con una fuerza interpretativa poco habitual en niños. Pero en lugar de seguir una línea de ranchera tradicional y la música mariachi con el modelo de la histórica Guadalupe del Carmen, Molina prefirió orientarse hacia la música pop norteña y tex-mex como Selena. En 2002 hizo un dúo con el cantante mexicano Pedro Fernández en el programa “De pé a pá”, editó su primer disco, Prueba de fuego (2002) y en 2003 llegó a “Rojo, fama contrafama” de TVN (Mario Guerrero, Miguel Garcés, Carolina Soto).

Pero su impacto mediático se dio a partir de 2005, cuando se integró al staff de figuras del programa “Mekano” (Karen Paola, Catalina Palacios, Rigeo) de Mega. Pronto se reconvirtió en bailarina y cantante pop, tuvo una bullada aparición en medios al vincularse con una estrella del fútbol juvenil y continuó su carrera de show-woman de música tex-mex en un circuito de público popular con un segundo título, La ranxerita (2008).

Un siguiente contrato con en Argentina le permitió editar el disco Muñeca (2010), con el que Carolina Molina abandonó momentáneamente su imagen sexual cultivada tras salir de Quillota e integrarse al celebrity system criollo, y de paso grabó una canción ("Océano") con el ex astro argentino del pop adolescente Pablo Ruiz. En 2014 se radicó en Ciudad de México para expandir una carrera hacia mercados mayores.

Allí se rebautizó nuevamente, como Caro Molina, y apareció con una propuesta musical romántica y latina que denoninó "bachatariachi", una mezcla de bachata aprendida y el componente mariachi que conocía desde sus inicios. De esta manera presentó la canción "La gata bajo la lluvia", de Rocío Durcal. Tiempo después el giro fue más severo hacia la música urbana y dura, además de nuevos look, con la canción "Sensacional", que contó con la participación de Jimmy Fernández, y fue el adelanto de su primer disco mexicano.

Multiplicación de la cueca: 3x7 Veintuino arremete con todo

El actor Daniel Muñoz se reúne con el grupo que lo lanzó al estrellato como cantor de cueca urbana hace 15 años. El domingo 19, el elenco es el encargado de cerrar los cuatro días de música en el Anfiteatro El Patagual. El programa incluye a Los Jaivas y Álex Anwandter, este sábado 18.

De vuelta a 1962

El sello Monophone rescata el famoso LP El jazz en Chile, una sesión realizada en directo en radio Corporación, con una pléyade de solistas de tres generaciones. En la foto, el baterista Orlando Avendaño.