Astrid Consentimiento

La voz de Astrid Consentimiento —el nombre musical de Astrid Veas— se hizo conocida en un primer momento gracias a sus participaciones en concursos televisivos de alta llegada como “Venga conmigo” (2002), conducido por José Alfredo Fuentes, y sobre todo en “Rojo, fama contrafama” (2003). Su trabajo solista llegó, sin embargo, luego del término de este popular programa, como cantante romántica, tropical y, finalmente, cantautora. Como Astrid Veas, en 2018 ganó la competencia folclórica del Festival de Viña del Mar con su canción «Mundo al revés».

Fechas

Santiago - 25 de mayo de 1985

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Astrid Consentimiento

Como aspirante de «Rojo» —y años después en «The voice»— compartió escenario con las primeras figuras en ese plató: María Jimena Pereyra, Leandro Martínez, Monserrat Bustamante, Daniela Castillo. Después de su salida del concurso, la hermana mayor de la también cantante Anita Veas se integró a una serie de espectáculos y temporadas de música en hoteles, hasta que llegó a la orquesta de Rodrigo Miranda. Allí amplió sus repertorios hacia el pop, la balada romántica y la música tropical, que luego sería el estilo donde mejor se acomodaría.

Formó las primeras duplas con el pianista Sergio Mella y una nueva orquesta bajo su dirección. En 2007 tuvo sus lecciones iniciales de swing con el pianista de jazz Moncho Romero, quien la integró a su staff de cantantes durante una temporada en el club Miles de Bellavista. Influenciada mayormente por el dominicano Juan Luis Guerra, su orientación musical más determinante comenzó a tomar forma hacia 2010, cuando se ubicó como cantante de tropical.

En ese campo, Astrid Consentimiento colaboró con el grupo Croni-K, teloneó a Henry Santos (de Aventura) y a Prince Royce en Arena Movistar. Entonces la prensa comenzó a llamarla «la revelación chilena de la bachata», a partir de canciones que grabó para su primer disco: «Todo cambió» (versión de Camila) y «La dicha de amar». Pero más tarde ella comenzó a explorar la cantautoría con guitarra, y para esa nueva etapa musical presentó canciones como «Eskivo corazón» (2013) y la citada «Mundo al revés» (2014), que logró mostrar ante todo el continente a través de las pantallas como triunfadora en el apartado folclórico del Festival de Viña de 2018, sumándose así a otras exponentes nacionales que ganaron la Gaviota en esa década: Valentina Sepúlveda (2011), Paula Herrera (2013), La Pájara (2014) y Elizabeth Morris (2015).

Nicole a 30 años de «Tal vez me estoy enamorando»

La cantante y figura capital del pop chileno mira hacia 1989 cuando grabó su primer disco, con 12 años de edad. Este 5 de junio, Nicole presentará en el Teatro Nescafé de las Artes el segundo volumen del álbum Nicole 30 años, además de la película Panal vivo, que documenta el proceso de creación de su disco de 2013.

Américo es de toda América

El astro ariqueño de la cumbia romántica se convirtió en el primer chileno en obtener uno de estos galardones que premian lo mejor de la música latinoamericana. Lo hizo en la categoría de Mejor Artista Sur.