Umbría en Kalafate

Umbría en Kalafate pertenece a la generación de la década de 2000 de bandas instrumentales que mezclan rock, la electrónica y otros sonidos occidentales con ritmos e instrumentos propios de culturas ancestrales, influenciados por próceres de la Quinta Región como Los Jaivas o Congreso . Formados en 2002 en Valparaíso, contemporáneos de Pequeñas Partículas, Holograma y Cazuela de Cóndor, su creación musical va en directa relación con la identidad territorial.

Leer más

Años

Valparaíso, 2002 -

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Integrantes

Nara (Cristián Bustamante), guitarra (2002 -•).
Pablo Peluk Montalva, batería (2002 – •).
Carolina Pax Mercadal, bajo (2002 – •).
Carlos Beto Soutullo, guitarra (2002 – •).
Omar Fortín, guitarrón chileno (2006 – •).

Luis Felipe Saavedra

“La música, como arte que es, debe contener identidad territorial. Así, las obras cobran originalidad y son exportables, porque en ningún lugar del mundo se hará lo mismo” declara  Nara, el guitarrista. Y debido a eso es que Umbría en Kalafate (con “k”, no por lenguaje punk sino como un homenaje a la extinta etnia fueguina selknam) ha incorporado en sus últimas presentaciones al guitarronero Omar Fortín, alumno del poeta popular, payador y también guitarronero Manuel Sánchez.

El folclor psicodélico
El estilo de Umbría en Kalafate (también llamados Umbrnklft) resulta del encuentro entre la electricidad del llamado post rock de bandas anglosajonas como Tortoise o Mogwai con ritmos regionales como cueca o huayno, lo que produce una estética que ellos denominaron “psicofolclor”: el resultado de la fusión entre el argumento ceremonial musical aborigen o trance, el rescate de algunos elementos de la tradición mestiza chilena y la tecnología. Una música reflexiva e interior por sobre la expresión exterior que según los músicos de la banda porteña lleva al auditor a navegar en estados mentales.

Desde entonces, Umbría en Kalafate ha colaborado con música para documentales, obras de teatro y compilados regionales. Autoeditaron su primer disco, Umbrnklft (2003), una colección de tomas en vivo, y luego Psicofolclor (2006), álbum que los llevó a presentarse en toda la quinta región, además de Concepción y Santiago, donde compartieron escenario con el trío rockero Matorral.

Mientras continuaban las presentaciones de Psicofolclor, el cuarteto comenzó una intensa relación con la localidad rural de Catapilco, en la comuna de Zapallar, donde la bajista Pax Mercadal vivió y trabajó durante años. La experiencia quedó plasmada en Efecto Katapilco, su tercer disco. Creado, ensayado y registrado en extensas y psicodélicas sesiones de varios días en una casa de campo de esa localidad, el álbum hace referencia a distintas manifestaciones de la tierra a través de composiciones instrumentales donde las grabaciones de la naturaleza se mezclan con guitarras distorsionadas y ritmos propios de las culturas mapuche o aymara. Lanzado el 21 de noviembre en el Teatro Mauri de Valparaíso junto a músicos de la escena de rock porteña, el disco incluye por primera vez canciones de corta duración y algunas líricas, cantadas por Pax y Nara, además del guitarrón chileno de Omar Fortín.

Isma Rivera, el derecho a decir

El poeta y cantor levanta en su primer disco versos que ganan potencia junto a guitarras y secuencias a la vez furiosas y cautivantes. La última cena de los buitres es una de las publicaciones remecedoras de la temporada. «Si me dicen “canta despacito”, ni sé cómo se hace».

Los Zabaleta, en presente

Los Hermanos Zabaleta ahora se llama el nuevo disco del histórico dúo, con una docena de canciones entre las que se incluyen dos composiciones inéditas.