Primavera de Praga

Con canciones de melodías optimistas, muy bien diseñadas para un empaque pop, Primavera de Praga fue un cuarteto de Los Ángeles fuertemente influenciado por el britpop de los años ’90. Hacia el año 2003, el grupo vino a probar suerte a Santiago y pudo trabajar con la frente en alto.

Leer más

Años

Los Ángeles, 2003 - 2017

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Integrantes

Leonardo Saavedra, voz y guitarra
Carlos Beltrán, guitarra
Pablo Freire, bajo
Cristián Soto, batería
Boris Ramírez, batería
Daniel Baeza, teclados

Macarena Lavín

Una antología para comenzar
A los 12 años de edad, Leonardo Saavedra ya sabía que lo suyo sería dedicarse a la música, y formó un grupo escolar que luego disolvió para crear Primavera de Praga —el nombre hacía alusión a un hito checoslovaco de 1968, que justo entonces estudiaba en clases de Historia— junto a Carlos Beltrán (guitarra), Pablo Freire (bajo) y Cristián Soto (batería). La sonoridad del nombre y el espíritu libertario de ese episodio les llamó la atención, y han debido aclarar decenas de veces que tras esa decisión no hay ninguna reflexión política más profunda.

Como muchos otras bandas prinicipiantes, se ocuparon primero tocando covers en festivales de colegio y en pubs de Los Ángeles. El tema «Sonidos del silencio» les dio el triunfo en el Festival de Bandas Jóvenes 2002 organizado por Balmaceda 1215 y en el de Bandas de Chile (La Batuta), lo cual fue decisivo para que estos jóvenes hicieran las maletas y se decidieran a viajar a Santiago en el 2003 (el vocalista ya se había mudado antes a Santiago).

En un concierto de Canal Magdalena y Juana la Loca, Leo Saavedra conoció a Alejandro Gómez (de Alamedas), quien ya había escuchado el trabajo del grupo y aceptó convertirse en el productor de la mayoría de las canciones que conformaron su primer disco, Antología (2005). El curioso título del álbum (considerando que aludía a un debut) se explicaba por haber recogido canciones de los primeros años del grupo, inspiradas por lo más característico de la era britpop (sobre todo, los grupos Oasis y Supergrass).

Sus melodías alegres se impulsan por el teclado de Saavedra y los enérgicos riffs de Beltrán, adornadas muchas veces con armoniosos coros y letras optimistas, como las de «Día siete»: «Amaneció, se fue la luna, aparece tu voz / miro hacia afuera y todo es de color / brillan las cosas que más quieres otra vez». La promoción del disco terminó en el 2005 con la salida de Soto y el reemplazo de Boris Ramírez.

«Sonidos del silencio» fue más tarde incorporada al compilado Futuro esplendor (2006) y obtuvo cierta rotación radial. En mayo del 2007, Primavera de Praga comenzó la grabación de su segundo álbum, en el cual se incluyeron algunas canciones previamente registradas en el espacio «Raras tocatas nuevas», de radio Rock&Pop.

Las predicciones de popularidad no tardaron en afianzarse. El segundo disco del grupo llegó a los oídos de Jorge González, quien les dijo que era bueno «de principio a fin». Así, el 2009 fue un año lleno de acontecimiento: abrieron el último concierto que dio Oasis en Chile, en septiembre participaron en La Yein Fonda (experiencia que quedó registrada en un documental de 38 minutos dirigido por Rodrigo Cisternas), y Álvaro Henríquez accedió a convertirse en su productor para su tercer disco, Satélite (2010). El disco tuvo nuevos sencillos radiales, y fue seguido el 2012 por La vida el cielo el mundo el infierno, que a su vez sería la despedida con canciones. Cinco años más tarde la banda sureña finalizaba su historia.

En nombre de la maestra

Al cumplirse 101 años de su natalicio, el ministerio de las Culturas anunció los dos ganadores del Premio a la Trayectoria Margot Loyola: Rodomiro Huanca, cantor e investigador de Socoroma, y Alfredo Tuki Pate, cultor y promotor de la música y danza rapanui, representado por su hija Cecilia.

La quinta de Paloma

La cantante suma otra canción a su todavía incipiente discografía: «No te debí besar» es una colaboración con el español C. Tangana.