Panal

La unión de músicos de sobre prestigiados en otros proyectos y la publicación de un único disco de impecable ejecución (Panal, 1973) marcan la breve historia del grupo Panal. Su sonido puede asociarse a la unión entre rock y Nueva Canción Chilena que comenzaba a oírse desde inicios de los años '70, aunque no se trató de una idea espontánea. La propuesta de Panal más bien fue fruto de un riguroso trabajo de estudio, cuya misión de electrificar una buena selección de clásicos de la canción latinoamericana logró resultados sorprendentes.

Leer más

Años

Santiago, 1973 - 1974

Décadas

1970 |

Géneros

Integrantes

Denise, voz (1973 - 1974).
Francisco Aranda, voz y teclados (1973 - 1974).
Carlos Corales, guitarra (1973 - 1974).
José Pepe Ureta, bajo (1973 - 1974).
Patricio Salazar, batería (1973 - 1974).
Iván Ahumada, percusión y voz (1973 - 1974).
Juan Hernández, percusión y voz (1973 - 1974).
Pepe Aranda, voz y teclados (1974).

Gonzalo Planet

El versátil bajista José Pepe Ureta repartía su tiempo como músico de acompañamiento en innumerables grabaciones y conciertos, cuando recibió en 1972 la propuesta del director artístico del sello IRT, Julio Numhauser, para dirigir una agrupación basada en la fusión de rock y folclor a la manera de Los Jaivas, que tan buenos dividendos traía a esa casa discográfica. Era un terreno ya explorado por bandas como En Busca del Tiempo Perdido, Blops y Congreso, pero que en Panal por primera vez correspondía a un plan diseñado con claros objetivos comerciales.

Ureta incorporó entonces a los instrumentistas que consideró más idóneos, muchos de ellos con años de experiencia como sesionistas: el baterista Patricio Salazar, ex integrante de Los Primos; los percusionistas Iván Ahumada y Juan Hernández; el matrimonio entre el guitarrista Carlos Corales y la cantante Denise, ambos de Aguaturbia, quienes regresaban a Chile tras un par de años en Estados Unidos; más el virtuoso pianista y tecladista Francisco Aranda, quien también volvía desde Italia y en paralelo grababa en IRT con el grupo progresivo Kalish.

«Julio Numhauser y yo seleccionamos el repertorio pensando en temas latinoamericanos que se adaptaran al formato de fusión», recuerda Ureta, también responsable de los audaces arreglos que se escuchan en el único álbum del grupo, Panal, publicado en 1973. Una ejecución impecable recorre las efectivas relecturas de canciones como "Alma llanera", "Limeña", "Recuerdos de Ipacarai", "El humahuaqueño" y "Si somos americanos", original de Rolando Alarcón, entre otros temas, donde se suceden poderosos riffs, distorsionados solos de guitarra eléctrica y teclado a lo Santana, ágiles percusiones y voces procesadas bajo el leslie o parlante rotatorio del órgano.

Pese a la alta difusión del single "Alma llanera", la continuidad de Panal se vio limitada tanto por su mismo origen de laboratorio como por el escenario político social impuesto después del Golpe de Estado de septiembre de 1973. Aunque participaron en el Festival de Viña en febrero de 1974, con el tecladista Pepe Aranda en reemplazo de su hermano Francisco, muy pocas actuaciones en vivo respaldaron el trabajo del grupo, cuya pronta disolución llevó a la mayoría de sus miembros a seguir con sus actividades como músicos de acompañamiento y de orquestas o integrantes del conjunto Latinomusicaviva, entre otros.

Actualizado el 19 de septiembre de 2020