Juana Fe

Juana Fe es una banda musical, pero sus fundamentos, su inspiración, y sus formas de trabajo trascienden el quehacer estrictamente artístico, y son – por eso- uno de los proyecto más llamativos de la escena musical chilena de los 2000. Conocidos masivamente por su canción “Callejero” del año 2007, el conjunto desarrolla los sonidos tropicales chilenos y continentales, se han presentado intensamente en Chile, y han viajado varias veces al extranjero. Gestores del fundamental sello y estudio La makinita, el 2014 vieron partir a su cantante y fundador, Juanito Ayala. Sin él, el conjunto incorporó una nueva voz y ha continuado con su historia.

Leer más

Años

Santiago, 2004 -

Décadas

2000 |2010 |

Géneros

Integrantes

Juanito Ayala, voz (2004 – 2014)
Gonzalo Diablo Ibáñez, guitarra (2004 – )
Jaime Concha, bajo (2004 – )
Francisco Craddock, batería (2004 – )
Tomás Muhr, timbaletas, tumbadoras y cajón (2004 – )
Comandante (Marcos Soto Pavez), percusión (2004 – 2005)
Rodrigo Rojas, piano, teclados y guitarra (2004 – )
Pablo Vargas, voz, timba, timbaletas, tumbadoras y bongó (2005 – )
Soledad del Río, coros (2005 – 2006)
Marcelo Cheíto Bahamondes, coros (2005 – 2006)
Pablo Perrín Reyes, tres cubano y guitarra acústica (2007 – 2009)
Hermes Villalobos, flauta y percusión (2008 – 2009)
Cristian Bidart, chinchín (2009 – )
Inti González, acordeón y guitarra (2009 – )
Pablo Moraga, voz (2014 – )

Jorge Leiva

La banda nació como una inquietud del percusionista y cantante Juan Ayala, y del bajista Jaime Concha, ambos integrantes de Mal de Chagas hasta el año 2002. La influencia de músicos como el latino-francés Sargento García, en un momento donde estos sonidos apenas tenían ecos en Chile, los llevó a buscar caminos musicales menos restringidos al rock. Junto al guitarrista Gonzalo Diablo Ibáñez consolidaron un núcleo creativo y comenzaron a llamarse Juana Fe.

El nombre se inspiró en el personaje de la “señora Juanita”, citada recurrentemente por el Presidente Ricardo Lagos, en una referencia que ellos les resultaba despectiva: “El nombre es una respuesta a esa mierda de desvalorizar el saber popular. Decirle señora Juanita es reírse de ella, y por eso nos llamamos Juana Fe”, sentencia Juan Ayala.

Callejeros y pachangueros
Los tres eran estudiantes universitarios, pero establecieron para llevar adelante su proyecto musical debían comprometerse con él a tiempo completo. Fue así como, en abierta inspiración a la historia de Los Jaivas, resolvieron vivir en comunidad. Durante todo el 2003 trabajaron intensamente vendiendo hamburguesas de soya en circuitos universitarios, y con el dinero recaudado arrendaron una casona de 12 habitaciones en el Barrio Brasil. Ahí instalaron su sala de ensayo (y su propia residencia), y el Año Nuevo del 2004 debutaron como banda en ese mismo lugar.

La llegada del tecladista Rodrigo Rojas, en marzo de 2004, selló su formación, que ya contaba además con dos percusionistas. La postulación a un Fondo de la Música, del estatal Consejo de la Cultura, les permitió grabar un primer disco. Las letras se nutrieron de un Taller de Memoria en la zona norte de Santiago, de donde es originario Juan Ayala: “Gracias a eso conocimos a los viejos pobladores de esa zona, y nos metimos en el corazón de lo que fue el gobierno de Allende. Vimos de cerca de personajes como la dirigenta de la Pincoya, Luzmenia Toro, que es un ejemplo de señora Juana”, dice Ayala.

Grabado con la producción del músico cubano David Ortega, el disco se llamó Con los pies en el barrio, y tuvo una singular gira promocional. Como parte del programa estatal “Gobierno más cerca”, el grupo estuvo en 20 poblaciones periféricas, pero tuvo lo que definen como su “primera derrota”. “Antes de nosotros actuaba un grupo de reggaeton antes unas 500 personas. Empezábamos a tocar y quedaban 30… Nos dimos cuenta que estábamos más tocando para nosotros que para ellos”, explica Ayala. Fue entonces cuando Juana fe resolvió acercarse más a la cumbia.

jUANA FE CallejeroEl conocimiento de grupos como lo cuequeros Los Trukeros, o el combo chileno colombiano Sindicato Sonoro, los llevó al acuñar un nuevo concepto para definir su música: afro rumba chilenera, que fue el nombre de su segundo disco, y la razón de una inesperada masividad: El tema “Callejero” – el cariñoso retrato de un vendedor ambulante incluido en ese disco- se convirtió en un hit popular, llegando incluso al escenario del Festival de Viña. Una actuación pequeña en todo caso: ocho minutos concedidos por Giolito y su Combo durante su presentación en el año 2008.

La maquinita imparable
Esa breve presencia les permitió acrecentar su agenda en vivo a lo largo de Chile, en un camino que luego se multiplicó con viajes al extranjero. Desde agosto del 2008, cuando salieron por primera vez de Chile para actuar en Buenos Aires, han estado en Europa, Cuba, México, con un promedio de presentaciones mensuales que supera la decena, y que combina shows gratuitos y pagados. “Somos la banda que más se presenta gratis en Chile”, asegura Juan Ayala.

Durante el segundo semestre del año 2009 grabaron su tercer disco, La makinita, donde ampliaron sus sonidos: Cumbias, pero también salsa, algo de hip hop (participa en un tema Guerrillero Oculto), sonidos latinos, y mucha crítica social: “Vamos con fuerza pa’ la calle / Fuego en la barricada / Y que el bombo no pare”, dicen en “Bombo y guitarra”. “Vienen con buenas intenciones / Hablan de democracia / con balas y cañones”, declaman en “Yankee man”. “Quien tiró la bala para Víctor Jara / nadie lo vio la cara / El que la disparaba / Y el que las órdenes mandaba” se preguntan en “La bala”.

Un poema de Mauricio Redolés y un salsero (y notable) cover de “La jardinera” de Violeta Parra son los demás ingredientes del tercer disco de la banda, que ha contado con bastante difusión radial y que ya es considerada una de las grandes agrupaciones de la música chilena del nuevo milenio. Su intensa actividad en vivo dentro y fuera de Chile son justamente la confirmación de esa condición.

El año 2014, sin embargo, Juana Fe enfrentó un significativo cambio, cuando el cantante Juan Ayala comenzó un camino solista y, según dijo, “pasó a la banca” de Juana Fe.  Su salida significó un proceso de reflexión en la banda y la incorporación de un nuevo cantante: Pablo Moraga, proveniente del grupo de boleros La Flor del Recuerdo, y que en diciembre de 2014 tuvo su debut en el disco Parilladas Vargas.

Foto:

Ese disco fue definido por ellos como “experimental” y es el registro de un concierto en el patio de su sello, La Makinita, con dos micrófonos ambientales y repertorio latinoamericano, más reposado que los ritmos que distinguen a la banda. A fines de 2015 dieron un nuevo paso: Adelantaron su cuarto disco con el alegre merengue “La carretera”, quye demostró que la actividad creativa del grupo estaba caminando de nuevo.

Dos nuevos sencillos anticiparon la salida del disco  Maleducao (que no incluyó “La carretera”) y que comenzaron a mostrar en vivo en noviembre de 2016. La historia de Juana Fe se sigue escribiendo.

Trilogía de Nueva York: mujeres sacan la voz

Desde la gran ciudad de la música, el año arranca con publicaciones de nuevo material. Tras una década de silencio, la cantante Claudia Acuña presentó Turning pages, editado por su propio sello, mientras que la gran saxofonista Melissa Aldana lidera un quinteto en Visions, y la guitarrista Camila Meza adelanta Ambar, junto a una pequeña orquesta.

Paloma Mami, siempre un poco más

Las audiencias de la música pop se inclinan hoy por el streaming y según reportes allí la estrella del trap pasó a ser el fenómeno nacional más resonante de Spotify.