Donfango

La búsqueda de un vocalista que cumpliera las expectativas del resto de los integrantes y que demostrara inquietudes por experimentar en la música hizo que por este grupo desfilara una serie de postulantes que al final no tuvieron el mérito de quedarse con el puesto. Fue precisamente esta carencia la que con el tiempo se convirtió en la ventaja y el sello distintivo de Donfango a partir de 1994: una banda instrumental que sólo a veces ocupaba el micrófono para lanzar frases con ataques a emblemas del sistema capitalista como alguna marca de comida rápida o mensajes en pro de la defensa animal.

Leer más

Años

Santiago, 1994 -

Décadas

1990 |2000 |

Géneros

Donfango

Integrantes

Lautaro Vera, guitarra y voz.
Yerko Galinovic, bajo y voz.
Mauricio Muñoz, batería.
Percy Lam, guitarra.

Carla Arias

La densidad sonora de Donfango

De forma simultánea a su desempeño como integrante de Disturbio Menor, el guitarrista Lautaro Vera decidió canalizar sus aficiones por el post punk y el noise en este grupo. A mediados de 1994 se reunió con el baterista Mauricio Muñoz, con quien compartía filas en una banda llamada Canutos Presos, y más tarde integraron al bajista Yerko Galinovic, iniciado en Silencio Absoluto, para dar forma a la base de Donfango y comenzar la infructuosa búsqueda de vocalista.

Pese a la diversidad de gustos entre sus miembros, había un punto en común en bandas estadounidenses como Slint, Season To Risk, Engine Kid y en el sonido del productor estadounidense Steve Albini en sus propios grupos (Big Black y principalmente Shellac) y como ingeniero en discos fundamentales de la llamada música alternativa de los años ’90, para bandas claves en la masificación de estilos musicales hasta entonces poco valorados comercialmente: Pixies, The Breeders, the Wedding Present, Helmet, PJ Harvey e incluso Nirvana se cuentan entre quienes consolidaron su sonido de la mano de las guitarras filosas y la masa de sonido producida por Albini.

Es justamente esa densidad sonora la que Donfango trabajó en lo que podría considerarse una apuesta musical arriesgada e innovadora en una época donde lo más extremo en Chile provenía del hardcore. Era un desafío ante un público acostumbrado a asistir a actuaciones para participar en el baile a empellones del pogo más que para prestar atención a la música. En este sentido, Donfango fue una especie de bicho raro en medio de carteles que congregaban a un público no siempre inclinado a comprender bien la propuesta de estos músicos.

Completados con Percy Lam (guitarra) y con el apoyo esporádico de algunas voces de Pablo Cortés, de Enfermos Terminales, el grupo grabó el casete Donfango (1997), editado por el sello Deifer Records, cuya calidad no alcanzó a hacer justicia a lo que eran capaces de entregar en vivo. Años más tarde editaron su disco Dos (2000), que marcaría la última etapa del sello Deifer, y el final abrupto del grupo llegó en 2002. En ese año se extravió la grabación original del que iba a ser su tercer disco, tras lo cual los músicos decidieron terminar con el grupo.

El estrecho nexo que la banda estableció desde un principio con la escena musical argentina, donde actuaron en varias ocasiones, permitió a Lautaro Vera integrarse al cuarteto bonaerense Cucsifae, lo que también motivó una pausa en la labor de Donfango. Fue el primer paso de la internacionalización a escala underground de la banda, traducida en su aparición en el disco Algo de música de un país con nombre de ají ’95 ’96, editado por el sello francés Darbouka Records y compartido con las bandas Alternocidio, Silencio Absoluto o Justicia Final, o en compilados como como Youth against policial (sic) violence (1998) junto a los argentinos Loquero, los eslovenos 2227, los estadounidense Stinkaholic, los peruanos Dios Hastío y los chilenos Nos Independencia entre otros, distribuido en América del Norte y del Sur y en Japón.

Esa proyección desemboca además en la peregrinación por distintas escenas y bandas que ha caracterizado la carrera de Lautaro Vera. En 2004 el guitarrista se radicó en Inglaterra y se concentró en Intimate Stranger, el dúo al que había dado forma en Chile junto a la cantante y bajista Tessie Woodgate en 2003 y que en Londres completó el baterista Ric Jonston, mientras el baterista Mauricio Muñoz se asoció con Cristián Olea (cantante de Disturbio Menor y Pornostalgia) en La Última Pelea de la Noche; ambos proyectos más ligados al rock y al pop que al hardcore punk que los vio nacer musicalmente en la década pasada. A su vez, el bajista Yerko Galinovic ha integrado Silencio Absoluto, Total Mosh y Enfermos Terminales, el guitarrista Percy Lam formó la banda de punk melódico Neighbour, y a estas alturas Donfango es un grupo de culto entre los seguidores del underground de la década de los ’90.

Clásicos: cine y música junto a Horacio Salinas

En 1996, el director de Inti Illimani Histórico creó una banda sonora para El húsar de la muerte, la película de Pedro Sienna en torno a Manuel Rodríguez. Este 27 de marzo y 3 de abril, a las 19 horas, se pone al frente de la Orquesta Clásica Usach para musicalizar en vivo el filme, en el Aula Magna de la institución.

Cumpleaños con Quilapayún

El programa El Zócalo Nacional, que se emite en Radio Universidad de Chile, cumple 20 años al aire y festeja con un concierto de Quilapayún. El jueves 21 de marzo, en la Sala Master (20:30 hrs.).