Chico Trujillo

La cumbia ha sido la razón y sustento de Chico Trujillo, un grupo con integrantes mayoritariamente venidos del rock, pero que a partir del 2000 abrió camino para la fusión rockera-tropical por la que luego continuaron una serie de bandas más jóvenes. Su historia ha sido esencialmente cosmopolita —su inicial formación y desarrollo se dio en Alemania, en paralelo al trabajo de varios de sus integrantes en LaFloripondio— pero su arraigo en Chile es innegable, como lo confirma la excepcional masividad de su difusión en vivo y radios. Una discografía de publicaciones pausadas sólo confirma que el eje central del trabajo del grupo es el de los conciertos. A Chico Trujillo se le entiende mejor en vivo.

Leer más

Años

Villa Alemana, 1999 -

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

Integrantes

Macha (Aldo Asenjo), voz (1999 – ).
Víctor Tuto Vargas, bajo (1999 – •).
Juan Gronemeyer, batería y percusión (1999 – ).
Tio Rodi (Rodolfo Fuica), batería y percusión (1999 – ).
Chapa Schiappacasse, percusión (1999 – 2000).
Michael Magliochetti, guitarra y voz (2001 – ).
Sebastián Cabezas, trompeta (2002 – ).
Ben Abarbelnof, (2004 – 2005).
Jason Liebert, trombón (2004 – 2005).
Miguel Toro, batería y percusión (2004 – 2005).
Merly Donoso, percusión (2004 – 2005).
Carlos Colipi, trompeta (2005).
Luis Tabilo, trombón (2007).
Pepe Michael, saxo.
Luis Oso Tabilo, trombón.
Joselo Osses, teclado. 

Gabriela Bade / Marisol García

Herederos de LaFloripondio
El segundo viaje de LaFloripondio a Alemania, en 1998, hizo recordar a sus integrantes melodías y ritmos inscritos en su memoria, y su exposición infantil a grupos como la Orquesta Huambaly o Los Viking’s 5. En sus improvisaciones callejeras a pura guitarra no salían cuecas ni tonadas, sino que cumbias. Víctor Vargas (bajo) y Juan Gronemeyer (percusión) acompañaron a Macha en su idea de crear un grupo paralelo a LaFloripondio. Nació así Chico Trujillo.

De regreso en Chile, Macha se encerró en Villa Alemana a componer las primeras canciones del nuevo grupo. Salieron boleros y guarachas como “Cabildo”, “Déjame decirte algo” y “Me convertiste en santo”, originales que se irían alternando en su repertorio en vivo con nuevas versiones para cumbias tan conocidas como “Daniela” y “El galeón español”. La formación definitiva del conjunto se afirmó hacia 2001 con Chapa en percusiones, Tío Rodi en bateria y Michael Magliochetti en guitarra. Juntos grabaron Chico Trujillo y la señora imaginación (2001), editado tanto en Chile como en Alemania (la edición europea lleva el título Arriba las nalgas).

Lo importante estaba hecho: registrar ese primer impulso de encuentro con lo propio en el sentido más auténtico. Las cumbias combinadas con boleros, ska, reggae y rock encontraron su lugar en el disco y fueron sobre todo bien acogidas en vivo, donde históricamente Macha y sus compañeros despliegan sus mejores argumentos. La fusión resultó señera, como lo demostró luego toda una escena de bandas ancladas en el capitalino Galpón Víctor Jara, como Juana Fe, Banda Conmoción y La Mano Ajena. «Un amigo me decía que Chico Trujillo es la excusa perfecta para que el rockero se meta en la cumbia: puede aportar al rock toda la soltura, alegría y baile que éste no tiene. Y ése es el mejor cumplido que puedo tener», le contaba poco después Macha a la Zona de Contacto.

Momentos importantes para el grupo fueron sus actuaciones de 2002 y 2003 en el Festival del Huaso de Olmué; especialmente la segunda, donde la banda fue parte de una cumbre tropical junto las dos sonoras tradicionales en Chile: Tommy Rey y Giolito y su Combo. Luego de eso, un nuevo viaje a Europa (para presentaciones en Holanda, Austria, Francia, Alemania) y la residencia temporal como banda en vivo del Café Zapata, en Berlín, donde se grabó el disco Fiesta de reyes (2003); «un álbum que grabamos de forma azarosa y sin muchas expectativas, pero resultó una buena muestra de la energía que despliega la banda en su hábitat natural, que es el escenario», según Macha.

Plato único bailable (2008), nuevo mix de canciones originales y covers, apareció en paralelo a la realización de un documental alemán sobre la experiencia europea del grupo: ¡Todo el mundo arriba!, aún no estrenado en Chile. Su experiencia internacional se reforzó a mediados del 2010 con una primera gira por Estados Unidos; sumada a sus constantes presentaciones por Europa. Para entonces, la canción “Loca” tenía al grupo convertido en uno de los de mayor difusión radial local, tanto así como para permitirse rechazar dos sucesivas invitaciones al Festival de Viña del Mar, y crispar a editores y periodistas por la decisión de Macha de no dar entrevistas en Chile.

Chico Trujillo es un grupo de firme autonomía, que no necesitó a los grandes medios para arraigarse entre su audiencia y que mantiene esa independencia como uno de los escudos más efectivos en su tránsito por la fama. Gran pecador (2012) fue un disco grabado en locaciones geográficas diversas, junto a invitados como Ángel Parra, Nano Stern y La Sonora Palacios; con una mezcla de composiciones propias y ajenas, y que refuerza la decisión del grupo de ver sus grabaciones tan sólo como registros de su actividad central: los conciertos. «Somos una banda en vivo. No planificamos discos. Si tenemos un rato libre y hay canciones nuevas, las vamos grabando y después hacemos un compilado». Música de baile. Música espontánea. Música en movimiento.

Natalino sale a recorrer Chile con nueva canción

El trío romántico abre su itinerario el 14 de diciembre con un concierto en Valdivia. Seguirán en Puerto Varas, Casablanca, Panquehue, Maullín, Curacaví, Quintero y Papudo, entre otras localidades. Con miras a su nuevo álbum, titulado Natalino vivo, el grupo liberó además la balada “No volveré a caer”, del autor curicano Lenny Zing.

El año de Jorge Peña Hen

A 45 años de su asesinato a manos de la Caravana de la Muerte, en La Serena se levantó un monumento que recuerda su pionera labor como educador.