BBs Paranoicos

El panteón de bandas punk chilenas reserva un espacio destacado para BBs Paranoicos, grupo activo a lo largo de varias décadas (aunque con interrupciones) y que ostenta una prolífica discografía vinculada al hardcore melódico y la crítica.

Leer más

Años

Santiago, 1991 -

Décadas

1990 |2000 |2010 |

Géneros

BBs Paranoicos

Integrantes

Álex Patiño, voz (1991-1996).
Pedro López, guitarra (1991 - •).
Carlos Ozzo Kretschmer, bajo (1991 - •).
Juan Herrera, batería (1991-2005).
Cedric, guitarra (1994-1996).
Omar Acosta, voz y guitarra (1996 - •).
Daniel Tobar, batería (2005 - •).

Marisol García

Desde la independencia
Fundados en 1991, puede considerarse a BBs Paranoicos como parte de la segunda generación punk chilena; cuando la represión militar ya no determinaba el curso de una banda contestataria. Sus integrantes fundadores llegaron a la banda con experiencia acumulada en grupos como Los Indeseables (Pedro López y Juan Herrera), Toque de Queda (Álex Patiño) y Los KK (Carlos Kretschmer).

El grupo ha tenido dos etapas bien marcadas en su historia. La inicial, con el cantante Álex Patiño, se extendió hasta 1996, cuando el vocalista se alejó para formar parte de Cirrosis. Junto a él se publicaron tres álbumes, se realizó una primera gira a Argentina (en 1995) y se afianzó una formación de quinteto (con la incorporación, en 1994, de un segundo guitarrista, Cedric). El álbum Hardcore para señoritas (1996) fue un punto de inflexión en su historia: se grabó justo en el umbral de la salida de Álex y Cedric, y la llegada de Omar Acosta como nuevo guitarrista. «Se supone que Cedric iba y volvía a Europa, pero no volvió. Y luego se fue Álex. El que cantaba menos mal era yo, y quedé como cantante», ha explicado Omar.

Con su nuevo frontman, BBs Paranoicos se afianzó en un sonido más melódico y con influencia del punk estadounidense de primera generación levantado a comienzos de los ochenta por grupos como Circle Jerks, Descendents o 7 Seconds. A través del trabajo con etiquetas independientes (y con la filial Alerta Discos, de Alerce), el grupo asumió que sería el escenario, y no los grandes medios de comunicación, la plataforma natural para la difusión de su trabajo. Continuas giras por el país, otra gira a Argentina, un primer viaje promocional a España (en el año 2001), y el teloneo de bandas extranjeras como Misfits y 2 Minutos mantuvieron al grupo en una agenda en vivo activa y desafiante.

La edición de Capital afirmó su queja urgente por una calidad de vida deficiente, alienante y agresiva; ajustada al tipo de rutina que se iba asentando en el Chile de transición democrática. «Las calles sin fin me miran pasar / vigila tus pies, hacia dónde vas», es un verso de un tema homónimo. Su edición fue apoyada por conciertos en Argentina, Brasil y Uruguay.

En el año 2008, Antídoto vino a cerrar una larga espera coronada con la difusión radial del single “La rabia”. El álbum incluía “Nada es justo”, un tema compuesto en tributo a su amigo Alejandro Inostroza, muerto a golpes de bate en una plaza de Providencia en un caso de violencia juvenil muy difundido por los medios de comunicación.

El grupo ganó nuevos bríos en 2011 con la decisión de celebrar a gran escala sus veinte años de historia. Se embarcaron en una gira nacional junto a Criminal y fueron confirmados como uno de los fichajes nacionales para Lollapalooza 2012. El ímpetu continuó durante los años siguientes, hasta llegar a un gran concierto de celebración de su cuarto de siglo, en 2016, con una cita fijada en noviembre en el Teatro Caupolicán, junto a músicos invitados.

Las canciones del mes en que Chile cambió

Canciones, la mayoría originales, discos y beats electrónicos han grabado los músicos chilenos desde el 18 de octubre. Inspirados en el caceroleo, en la respuesta represiva y en las demandas que la gente ha expresado en calles y cabildos. Aquí, MusicaPopular.cl retrata la música del primer mes del Chile que cambió. (Foto: Daniel Miranda)

Mon Laferte protesta por Chile

Luciendo la pañoleta verde del movimiento feminista, la cantante fue reconocida como el Mejor Álbum de Música Alternativa, por Norma, y se manifestó contra la represión en Chile. Al recibir galardón, leyó una décima de Fabiola González, La Chinganera.